Rosario Central
Viernes 10 de Febrero de 2017

Primero fue derrota

Si el amistoso lo tomó como tal, Montero no se debe hacer demasiados problemas por el resultado, pero sí el DT tiene que haber tomado nota del apenas discreto rendimiento del equipo alternativo, que cayó por 2 a 0 contra Atlético Paraná. Es que hubo una floja producción futbolística en líneas generales, con escasa incidencia en el ataque y con errores en el fondo que se terminaron pagando caros.

La mayoría del equipo estuvo conformada por juveniles de las divisiones inferiores. A ellos se les sumaron algunos pocos de experiencia como Menosse, Gissi, Burgos y el Chaqueño Herrera.

Lo mejor del canalla se vio en los primeros 45 minutos haciéndose dueño del juego, pero sin mostrar demasiado peso en el área rival. En ese contexto, el que mejor entendió el partido fue Maximiliano Lovera, el más parejo en cuanto a trato de balón y búsqueda de espacios.

En ese período la más clara para Central. Gissi metió un cambio de frente desde la derecha, Palavecino se la entregó de taco a Rizzi y el centro del defensor encontró a Herrera solo bajo el arco, pero el Chaqueño la tiró afuera. Un par de minutos después Jeremías Ledesma tuvo una doble tapada muy buena. Primero tras un tiro libre y después en el rebote ahogándole el grito de gol a Enzo Noir. Hasta ahí poco y nada.

Y eso se extendió al complemento, donde a partir de las variantes que hizo Montero el equipo se fue desdibujando. Lovera por ejemplo salió en el entretiempo y a los pocos minutos ingresó, pero en otra posición.

Lo cierto es que el modesto Atlético Paraná facturó en las dos que tuvo. A los 58' por intermedio de Ftacla y a los 66' con gol de Noir. En ninguno de los dos goles el juvenil Miño (había ingresado por Ledesma) pudo imponerse.

Después, algunos intentos aislados de Central, pero ninguna jugada con la claridad necesaria como para emparejar el resultado.

Comentarios