Policiales
Martes 29 de Noviembre de 2016

Preventiva a un joven por balear y dejar parapléjico a un vecino en Nuevo Alberdi

Lo acusan de atacar a un muchacho de 21 años que era su amigo. Dos testigos que lo apuntaban ahora piden declarar para desligarlo.

Un joven de 20 años, encargado de un horno de ladrillos de Nuevo Alberdi, quedó en prisión preventiva por dos meses acusado del intento de homicidio de su vecino Ariel Pablo Aquino, quien el viernes recibió un disparo en la zona lumbar baja y según un primer informe médico está parapléjico. "Yo no tengo nada que ver", repitió el acusado, detenido con un revólver calibre 22 en su casa, mientras afuera de la sala de audiencias una situación fuera de lo común rompía la calma del feriado en Tribunales. Es que dos chicas citadas por la Fiscalía como testigos que incriminaron al acusado aseguraban haberlo apuntado bajo amenazas y pedían volver a declarar para desligarlo.

Hasta hace sólo unos mes Ariel Pablo Aquino y José Antonio D. eran amigos. Ahora uno está internado con un diagnóstico de paraplejia y el otro en prisión. El caso fue tratado ayer en una audiencia imputativa en un edificio de Tribunales casi desierto. D. tiene 20 años, le dicen "Chulo" y fue detenido el sábado en su casa de Bouchard y Servellera, donde se secuestró un revólver calibre 22 y una moto Yamaha de 110 centímetros cúbicos.

El fiscal Florentino Malaponte imputó a D. como autor de una tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la portación de un arma de uso civil. Lo acusó de haber baleado a Aquino, de 21 años, el viernes pasado a las 23.10 en la esquina de Ciudadela y Luzuriaga. Según planteó, se apersonó en el lugar y sin mediar palabra efectuó varios disparos contra Aquino con la intención de matarlo. Uno de esos tiros impactó en la zona lumbar baja de la víctima y le causó una lesión medular. Según un informe que citó de los médicos del hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde está internado, la bala que sigue alojada en su cuerpo le causó paraplejia. Tras el ataque, dijo el fiscal, D. huyó en una moto Yamaha 110.

Entre las evidencias señaló que tanto la víctima como su madre lo apuntaron como el autor de los disparos. La mujer dijo que escuchó tiros, salió a la calle y se encontró allí con la novia de su hijo mientras D. se alejaba en una moto. Según Malaponte, la novia del muchacho herido y su hermana, de 15 y 19 años, también apuntaron a D. como el autor tanto al declarar en la subcomisaría 2ª como ante dos policías de una brigada especial de la Fiscalía de Homicidios que las entrevistó en su casa. Pero las chicas acudieron ayer a Tribunales acompañadas por su madre para decir lo contrario y aclarar que habían sido presionadas para apuntar a D. (ver aparte).

En ese marco, efectivos de la subcomisaría 2ª detuvieron el sábado a D. tras un allanamiento en su casa, donde se secuestró la moto Yamaha y un revólver Pasper calibre 22 cargado con ocho proyectiles. El fiscal indicó que ante la llegada de la policía el joven salió "corriendo de su habitación" e intentó eludir el arresto. "Lo sindican tres testigos además de la víctima, que más allá de su paraplejia pudo declarar", resumió.

Descargo. "Yo no tengo nada que ver", se defendió D. en la estrecha sala de audiencias adonde sólo ingresaron su madre y un tío. El joven se negó a responder preguntas y el fiscal pidió su arresto preventivo sin plazo, teniendo en cuenta "el daño producido" y que la pena mínima del delito que le reprochan es de 5 años y 4 meses.

El pedido fue rechazado por Marcelo Argenti, abogado del muchacho. "Su madre está llorando desde que llegó a esta audiencia, mi defendido también, porque saben que no fue el autor del disparo", dijo. El defensor admitió que los dos jóvenes se conocen y que "hay una bronca anterior" pero consideró "exagerado" que lo apunten por el ataque a tiros.

Entonces planteó que las dos testigos estaban en la puerta para brindar una versión distinta: "Vinieron especialmente para aclarar que habían sido obligadas a declarar en contra de mi defendido. Son las testigos supuestamente presenciales y ellas dicen haber sido amenazadas por la madre de Aquino. Hay un mensaje de texto que así lo demuestra", dijo, y puso los celulares a disposición de la Fiscalía, que les tomará una nueva declaración a las chicas hoy a la mañana.

"¿Quién es José Antonio D.? Tiene un horno de ladrillos detrás de su casa con 12 personas a su cargo, padece una insuficiencia cardíaca desde los 13 años, no tiene antecedentes penales y ahora está envuelto en algo que sucedió, pero cuyo autor no fue detenido", describió antes de pedir el arresto domiciliario del joven lejos del lugar del conflicto, en casa de su tío. "Hoy vino al Tribunal todo el barrio para apoyarlo", dijo mientras unas veinte personas se agolpaban en el hall.

El juez Postma finalmente consideró que "las dos testigos no se encuentran aún desvirtuadas, pero aún dejando de lado estos testimonios las otras evidencias son más que suficientes. El cúmulo de evidencias tiene carga incriminante, no existiendo ningún elemento desincriminante. El arma se gatilló tres veces y en la cuarta salió el disparo. Estamos ante una lesión medular muy grave". Por esto, ordenò que D. siga en prisión preventiva por el plazo de ley, es decir que puede revisarse en sesenta días.

Comentarios