Policiales
Miércoles 23 de Noviembre de 2016

Preventiva sin plazo a un joven por un homicidioy un ataque a balazos

"Soy inocente", dijo Víctor Alejandro "Pipo" A., de 22 años, acusado de haber protagonizado dos hechos brutales en barrio Tablada en los dos últimos años.

"Soy inocente", dijo Víctor Alejandro "Pipo" A., de 22 años, acusado de haber protagonizado dos hechos brutales en barrio Tablada en los dos últimos años. Lo hizo antes de que la jueza penal Hebe Marcogliese le dictara la prisión preventiva sin plazo por balear a un joven en septiembre de 2014 en un cumpleaños que se realizaba en una casa de Ayacucho al 4000; y por matar a otro muchacho en una vivienda de Centeno y Necochea durante otro festejo familiar.

Durante la audiencia de ayer Víctor A. se despegó del crimen de Joaquín Julián Paré, ocurrido la fría noche del 25 de julio de 2015. Entonces la víctima, de 22 años, recibió cuatro balazos calibre 9 milímetros y un testigo de identidad reservada apuntó a "Pipo" como el autor del homicidio. En el incidente resultaron heridos Franco M., de 18 años, y Sofía C., una hermana del atacante.

En cuanto al hecho en el que fue baleado Axel V., el acusado no emitió opinión. Ese ataque, según el fiscal Florentino Malaponte, ocurrió a las 6 de la mañana del 13 de septiembre de 2014 cuando "Pipo" irrumpió en una casa de Ayacucho al 4000 con una tumbera (arma de fabricación casera) y le disparó a Axel, quien aún herido se defendió con otros disparos. Dos chicas que estaban en la fiesta también fueron alcanzadas por los proyectiles.

Por el crimen de Paré, el fiscal le atribuyó a "Pipo" los delitos de homicidio, lesiones graves y portación ilegítima de arma de guerra. A su vez, con relación al ataque a Axel V. le endilgó tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de guerra. Por eso Malaponte requirió la prisión preventiva sin plazo, pedido que fue convalidado por la jueza Marcogliese luego de que Marcos Cella, el defensor de "Pipo", pidiera la excarcelación y como medida alternativa el arresto domiciliario.

Testigo protegido. Una de las evidencias del fiscal para atribuir la participación de "Pipo" en el ataque contra Axel fueron los dichos de un testigo de identidad reservada en la Fiscalía de Homicidios. Esa persona contó que a las 3 del 13 de septiembre de 2014 el imputado llegó a la casa donde se desarrollaba una fiesta y distinguió que otro muchacho se "estaba haciendo el novio" con su pareja. Eso molestó a "Pipo" y provocó una discusión en la que Axel defendió al otro muchacho. "Aguantá que voy a mi casa", dijo "Pipo" y salió del lugar.

Enseguida regresó con una tumbera. "Pateó la puerta y le disparó un escopetazo a Axel, que con una pistola le tiró a Pipo y le dio en una pierna. Además hirió a dos chicas", contó el testigo.

Cella sostuvo que su cliente es "una víctima" del suceso. "El que empezó a los tiros fue Axel. Le disparó a mi asistido y le provocó heridas en el abdomen y en una pierna. Como le afectó la arteria femoral le hicieron un by pass", indicó el letrado. Y agregó: "Axel hizo siete balazos y Víctor tenía una tumbera de un solo tiro".

Por Facebook. En cuanto al crimen de Joaquín Julián Paré, el 25 de julio de 2015 en una fiesta en una casa de Centeno y Necochea, el fiscal dijo que "Pipo" llegó a las 6 de la mañana y no sólo mató a Paré sino que también hirió a Franco M. y a Sofía C., su hermana de entonces 13 años.

Algunos testigos contaron a La Capital que esa noche, en una página de Facebook, apareció una invitación: "Evento en Necochea y Centeno". A las 5.30 Julián y cinco amigos decidieron ir y "no los miraron bien al entrar", explicó un pibe. Ese testigo también contó que "al rato nos fuimos y cuando estábamos en la puerta escuchamos los balazos. Yo le pregunté a otro si alguno se había quedado adentro y me dijo que no, pero Julián quedó en medio del quilombo. Parece que uno sacó el fierro y empezó a tirar. Le dio a Julián, a Franco y hasta a su propia hermanita", dijo el muchacho.

En la escena del crimen los peritos de la Policía Científica recogieron tres vainas servidas y del cuerpo del joven fallecido se extrajo un proyectil calibre nueve milímetros.

Cuando la jueza le dio la palabra, Víctor A. proclamó su inocencia. "No conozco a la familia Paré. Esa noche estaba con mi familia". Y el abogado Marcos Cella señaló que "no había evidencias para acusar por el crimen a su cliente. La fiscalía solamente tiene la declaración del testigo de identidad reservada", afirmó el letrado.

Comentarios