Policiales
Sábado 21 de Mayo de 2016

Preventiva sin plazo por un homicidio perpetrado en Empalme Graneros

Sobre él pesaba un pedido de captura como sospechoso del crimen de Marcos Lorenzo Villalba, hecho ocurrido el pasado 12 de marzo en el barrio EmpalmeGraneros.

Diego Daniel L. tiene 28 años y el pasado miércoles fue apresado por agentes de la comisaría 22ª de Pérez en un control vehicular de rutina cuando andaba en un auto sin documentación. Sobre él pesaba un pedido de captura como sospechoso del crimen de Marcos Lorenzo Villalba, hecho ocurrido el pasado 12 de marzo en el barrio EmpalmeGraneros. En ese marco la mañana de ayer se realizó la audiencia imputativa correspondiente en los Tribunales provinciales. Tras el descargo de las partes, el juez penal Juan Carlos Felipe Vienna dispuso imputarle al muchacho el delito de homicidio agravado por uso de arma de fuego y participación de un menor de edad, en concurso real con la portación de un arma de fuego y le dictó la prisión preventiva sin plazo.

Villalba tenía 20 años cuando la noche del sábado 12 de marzo pasado recibió un tiro mortal en la cabeza mientras se encontraba frente a una verdulería de Olavarría al 1300 bis (a la altura de Génova al 5800). Allí, sin diálogo previo, fue atacado por otro hombre con el cual mantenía una vieja rivalidad. Poco más tarde la víctima fue trasladada al Hospital de Emergencias donde falleció horas después por las gravísimas lesiones recibidas.

Conflictos previos. Aquel día una fuente policial sostuvo que el atacante había arribado al lugar caminando mientras que un portavoz de la Fiscalía de Homicidios señaló que Villalba tenía conflictos previos con un tal "Anguila" por motivos no precisados. Así lo indicaron ante los investigadores familiares de la víctima y testigos del trágico hecho.

La investigación quedó a cargo de la fiscal Marisol Fabbro y efectivos de la seccional 20ª, quienes después de acudir a la escena del incidente y recoger algunos testimonios se dirigieron al Heca para conocer el estado de salud de Villalba. Pero cuando regresaron a Olavarría al 1300 bis se encontraron con una sorpresa inquietante. "Los vecinos habían lavado la vereda donde cayó muerto el joven y habían puesto un auto arriba eliminando todo tipo de pruebas", un grosero error de preservación de la escena criminal. Al respecto, la fiscal dijo que "se presume que pueden haber sido personas vinculadas con el agresor".

Sin papeles. Lo cierto es que transcurridos dos meses del crimen, la noche del miércoles pasado efectivos de la seccional 22ª de Pérez realizaban un control vehicular de rutina en el cruce de avenida San Martin y 9 de Julio cuando detuvieron el pasdo de una camioneta Izusu patente UBO 806 en la que viajaban dos hombres. Cuando les requirieron la documentación del rodado, éstos no la pudieron exhibir por lo que fueron llevados a la comisaría.

En un primer momento los hombres dieron falsas identidades, pero por sus huellas dactilares se comprobaron sus verdaderos nombres y así saltó que uno de ellos era Diego Daniel L., sobre quien pesaba el pedido de captura por el crimen de Villalba. Quien lo acompañaba era Angel Gabriel A., con domicilio en Garzón al 1400 bis, muy cerca de donde se cometió el homicidio.

Ayer, con la defensa del abogado Rodrigo Mazzuchini, el acusado negó su participación en el episodio y se declaró inocente, mientras que la fiscal Fabbro pidió que se le achaque el delito de homicidio agravado por uso de arma de fuego y participación de un menor, en concurso real con la portación de un arma de fuego de uso civil, y que se le den 60 días de prisión preventiva, a lo que el defensor se opuso por haber tramitado oportunamente un hábeas corpus preventivo en favor de su pupilo y que no le informaron la existencia de un pedido de captura sobre el mismo. Por lo que subsidiariamente solicitó 30 días de prisión preventiva. Finalmente el juez Vienna aceptó la petición fiscal y dispuso que Diego Daniel L. pase los próximos dos meses tras las rejas.

Comentarios