Policiales
Domingo 18 de Septiembre de 2016

Preventiva para los dos rumanos por estafa en cajeros automáticos

Los dos operaban en cajeros por medio de un dispositivo denominado "pescador". Al momento de la detención, realizada el viernes al mediodía, se les incautó 18 mil pesos en efectivo...

Los dos ciudadanos rumanos detectados in fraganti cometiendo un ardid para sacar dinero de un cajero automático fueron imputados por estafa ayer al mediodía en una audiencia judicial por la fiscal Valeria Haurigot. Los implicados fueron identificados como Viorel Marius Suica, de 39 años y Gabriel Cordale, de 20. Los dos operaban en cajeros por medio de un dispositivo denominado "pescador". Al momento de la detención, realizada el viernes al mediodía, se les incautó 18 mil pesos en efectivo y el mecanismo que consiste en dos chapitas unidas por una pequeña bisagra que al colocarla en la ranura del cajero automático impide que la víctima saque el dinero. Segundos después los delincuentes retiran el dinero y dispositivo.

En un primer momento los rumanos argumentaron que no comprendían el castellano. Pero este impedimento idiomático no fue escollo para la fiscal Haurigot, que se contactó con la embajada rumana en Buenos Aires y logró que llegaran a Rosario funcionarios encabezados por la cónsul Carmen Podgorean, que asistieron a los detenidos.

La fiscal les explicó a los imputados por medio de la traducción que sobrellevaban tres hechos por estafa. "Dos comprobados en diferentes cajeros: uno en el Nuevo Banco de Santa Fe y otro en el Banco de Entre Ríos y un tercero en grado de tentativa en un cajero de otra sucursal del Nuevo Banco de Santa Fe".

La defensa, a cargo de Mariano Bufarini, rebatió la imputación argumentando que no estaba debidamente comprobado el hecho. La fiscal sostuvo la postura amparada en investigaciones anteriores y registros fílmicos e insistió con el pedido de prisión. Dijo la fiscal que "el caso es extraño porque en realidad el perjudicado en su patrimonio es el banco, no el cliente. El sistema que usan con este dispositivo arroja un error en el sistema contable del banco y no en la cuenta del cliente", aseguró.

En su resolución el juez Curto dictaminó la preventiva para ambos y se produjo un hecho casi gracioso: "Cuando les explicamos a los dos que quedaban detenidos se indignaron y uno de ellos dijo: «¿En Rosario que todos andan con armas nos meten presos a nosotros?». La fiscal agregó que los acusados "ni siquiera dieron un domicilio real ni el número de pasaporte y no se sabe si tienen antecedentes o captura pendiente", dijo.

El día de la captura la PDI llegó al cajero donde antes de las 23 un cliente ingresó, trató de sacar dinero y no pudo. Los rumanos quisieron quedarse con el dinero y los detuvieron.


Comentarios