Policiales
Miércoles 26 de Octubre de 2016

Preventiva para cinco de los acusados de formar "la banda de los palieres"

Les imputaron unos 25 robos a departamentos céntricos utilizando llaves robadas por falsos gasistas. Una mujer quedó libre.

Tras una maratónica audiencia que superó las doce horas en dos sesiones, el juez Luis María Caterina le dictó prisión preventiva a cinco integrantes de "La banda de los palieres", un grupo de maleantes que se dedicó a cometer robos en edificios céntricos rosarinos en los últimos 14 meses utilizando copias de llaves sustraídas por falsos plomeros. Gustavo Gabriel V., Emanuel M., Ricardo Roberto "Pitu" G.D., Miguel Angel G., Fabián "Huevo" P. y Anahí F. fueron acusados por el fiscal Nicolás Foppiani por asociación ilícita, robo agravado en poblado y en banda y privación ilegítima de la libertad. A los cuatro primeros el juez les dictó prisión preventiva sin plazo, a Fabián G. lo mandó 30 días tras las rejas y a Anahí F. (madre de una nena de 8 años y un varón de 15) le otorgó libertad controlada y seguirá ligada al proceso.

Fueron ocho horas de audiencia imputativa y más de cuatro horas para analizar las medidas cautelares. En todo ese tiempo el accionar de la gavilla fue desglosado por el fiscal, quien echó mano a testimonios de víctimas y varias horas de escuchas telefónicas. El acusador le imputó a Gustavo Gabriel V. 25 robos a departamentos. El hombre, que reside en Mar del Plata, era "el jefe u organizador de una asociación ilícita que realizaba robos en departamentos céntricos".

Por debajo de Gustavo V., en el organigrama estaban un hermanastro del muchacho, Emanuel M. (al que le imputan 20 robos) y Ricardo "Pitu" G.D. (acusado por 17 hechos). Ellos "se encargaban de la logística de los golpes". Fingiendo ser gasistas se hacían con las llaves de los departamentos a robar.

El joyero Miguel G., en tanto, fue el reducidor de los botines en al menos tres de los hechos. Mientras que Fabián P. y Anahí F. participaron en dos y un hecho respectivamente.

Para el juez Caterina todos, incluyendo la mujer, son miembros de una asociación ilícita.

Los fundamentos. En la audiencia desarrollada el lunes a la tarde se leyeron las 45 imputaciones y ayer el debate fue dedicado a las medidas cautelares. Los números sobre los que se asentó la acusación del fiscal Foppiani fueron demoledores para pedir la prisión preventiva de todos los imputados, sin posibilidad de discutir una morigeración: "El 76 por ciento de las víctimas de la banda fueron mujeres con un promedio de edad de 79 años. Son personas doblemente vulnerables. Por ser mujeres y por ser ancianas. Y fueron vulneradas en sus domicilios", explicó el fiscal. Luego leyó las penas en expectativa que, según la calificación otorgada, van desde los 3 a los 50 años de prisión, aunque para ello es determinante inferir si se está en presencia de una asociación ilícita o no.

Respuestas. El primer defensor en responder fue Rodrigo Mazzuchini, en representación de Emanuel M.. El abogado atacó, como todos sus colegas, que su cliente sea parte de una asociación ilícita. El profesional planteó un debate dogmático entendiendo que se trataba de una pluralidad de hechos enmarcados en robos en poblado y en banda. Luego Germán Mahieu, en representación del joyero Miguel G., desgranó en una hora y media los 28 robos que se repartieron entre los imputados. Citó como jurisprudencia uno de los pocos casos donde se pudo probar asociación ilícita en este tipo de episodios, y destacó que para que se conforme ese delito "se debe perturbar la tranquilidad pública o paz social". También dejó flotando la pregunta si en los casos descriptos por el fiscal actuaron una o varias bandas. Y pidió que su cliente fuera acusado por encubrimiento agravado por ánimo de lucro.

La defensora pública Melania Carrara representó a Néstor P. y también atacó la calificación de la asociación ilícita, por lo que pidió la recalificación del delito para su pupilo, un remisero sin antecedentes penales que, según dijo, "fue involucrado por una escucha telefónica".

El defensor oficial Diego Villar representó a Gabriel V. "Es imposible entablar una defensa por 26 hechos sin poder acceder a una sóla página de los cinco biblioratos que tiene en su escritorio en fiscal", dijo el letrado. Y atacó como sus colegas la figura de la asociación ilícita.

Cansado. La abogada Marta Macat, defensora de Ricardo Roberto "Pitu" G.D. (imputado de 17 hechos), también atacó la asociación ilícita y analizó hecho por hecho los lugares poco claros en los que se imputa a su cliente. Eso hasta que el juez Caterina, agobiado por las horas de debate le pidió que fuera más escueta. Por último Verónica Stizza habló por Anahí F. La abogada se concentró en la asociación ilícita y luego en la posible actuación de la mujer en el delito. Le recordó a los presentes en la sala que Anahí no tiene antecedentes, tiene trabajo y dos hijos. La mujer es pareja de Emanuel M. y cuñada de Germán V., dos de los implicados.

El juez se tomó 45 minutos para decidir y tras ello explicó lo que para la ley es una asociación ilícita, dándole la derecha a la fiscalía. Desarrolló los roles que tenía cada uno de los imputados y dictó las prisiones preventivas para cinco de los acusados.

Comentarios