Edición Impresa
Sábado 15 de Octubre de 2011

Prevención y educación sexual

La vacuna que protege contra el contagio del virus de papiloma humano (VPH, también conocido como HPV) "toca" necesariamente aspectos vinculados a la educación sexual. A diferencia de otras vacunas que deben aplicarse en la infancia, ésta se relaciona en forma directa con las enfermedades de transmisión sexual, ya que, precisamente, el VPH es un virus que se adquiere por el contacto íntimo entre las personas.

No son pocos los padres que se preguntan por qué aplicársela a nenas tan pequeñas. La pediatra e infectóloga Ana Chiossone, explicó que "la vacuna es preventiva y está comprobado que alcanza su máxima protección en la pre adolescencia, antes de que se entre en contacto con el virus. La mayor efectividad se demostró antes de los 15 años". Por otra parte, dijo, la edad promedio de iniciación sexual de las adolescentes en la Argentina se ubica entre los 13 y 16 años.

"Esto no quiere decir que la niña tendrá relaciones a esa edad, pero sí que hay un porcentaje relevante que inicia su sexualidad en esa etapa, y es necesario protegerlas", agregó. Una vez iniciada la vida sexual, sigue siendo imprescindible para evitar el contagio de enfermedades "el uso del preservativo". Tampoco se excluyen los controles ginecológicos anuales.

Comentarios