Policiales
Miércoles 24 de Agosto de 2016

Preso por dos robos fue imputado ayer por un asesinato en Tablada

Detenido desde hace un año y diez meses condenado por dos robos a mano armada, Franco Ezequiel Garay fue imputado ayer del crimen de Francisco Grondona, ocurrido hace dos años en Tablada.

Detenido desde hace un año y diez meses condenado por dos robos a mano armada, Franco Ezequiel Garay fue imputado ayer del crimen de Francisco Grondona, ocurrido hace dos años en Tablada. Por el crimen, el juez penal José Luis Suárez le dictó la prisión preventiva sin plazos al joven de 21 años tal como requirió el fiscal de Homicidios Ademar Bianchini.

Según la reconstrucción del fiscal en la audiencia imputativa de ayer, a las 22.10 del 26 de septiembre de 2014 Garay abordó a Grondona en un pasillo de Colón al 4900 y, sin diálogo previo, le disparó varias veces. El joven de 22 años recibió balazos en cráneo, abdomen y tórax que le provocaron la muerte mientras era llevado por familiares al Hospital Roque Sáenz Peña.

La pesquisa atribuyó el episodio a la histórica disputa entre bandas de las calles Centeno y Ameghino. El primer dato sobre la posible participación de Garay, según Bianchini, lo obtuvieron efectivos de Gendarmería en la escena del crimen. "Fueron el Negro Garay y un tal Marcio", dijeron vecinos.

Testimonios. Entre las evidencias el fiscal remarcó los dichos de Alfredo, un hermano de Grondona que estaba con él cuando lo mataron. "Vinieron dos chabones y empezaron a tirar, pero no los conozco", dijo en su primera declaración, que luego rectificó: "Apareció el Negro. Le apuntó y le efectuó varios disparos, pero no vi a otro".

Bianchini también dio cuenta de los dichos de un testigo de identidad reservada: "El Negro Garay le apuntó a la cabeza y le disparó. Y una vez que estaba en el suelo le siguió tirando. El que le disparó se junta con los de Ameghino".

Por el hecho el fiscal imputó a Garay de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de guerra.

Otro hecho. Bianchini también endilgó a Garay una balacera del 25 de septiembre de 2014 en Grandoli y Gutiérrez, frente a la escuela John Kennedy. Fueron al menos ocho disparos en un episodio que conmocionó al vecindario ya que a esa hora el ingreso de los alumnos del turno tarde coincidía con una jornada especial en un dispensario ubicado a media cuadra donde estaba la intendenta Mónica Fein.

Las víctimas del ataque fueron la viuda y un hijo de Norberto Armanino, un antiguo barra de Central asesinado en mayo de 2011. La mujer, Miriam García, recibió cinco balazos y su hijo dos.

¿Cómo vinculó Bianchini a Garay con este episodio? Sostuvo que llegó a la esquina de Grandoli y Gutiérrez y le entregó el arma con la que un joven identificado como Milton le disparó a la mujer y a su hijo "discapacitado". Para atribuirle su participación en el hecho el fiscal recordó los dichos de Miriam apenas vio al agresor: "Le grité ¡no Milton, no!", contó, y agregó que los atacantes eran "de la barrita de Quintana y mi hijo pertenece a la banda del Fonavi".

Por este caso el responsable de la acusación lo acusó de tentativa de homicidio agravado por uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de guerra como partícipe primario. No obstante, el juez le dictó a Garay prisión preventiva por el crimen pero no por este caso.

Comentarios