Policiales
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Presentaron nuevo hábeas corpus a favor de un menor que es víctima de acoso policial

Tiene 16 años y desde agosto de 2015 sufre persecuciones. Su caso fue analizado por la Cidh, que recomendó al Estado atender su situación.

La vida de Brian F., a sus 16 años, se ha tornado por demás de difícil. Desde agosto de 2015 sufre una persecución y acoso policial sin parangón. Su caso, incluso, fue presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) por el Defensor General de la provincia, Gabriel Ganón. Pero las cosas siguieron igual y ayer fue víctima de un nuevo hecho de violencia a manos de uniformados por lo que la Defensoría presentó un nuevo hábeas corpus preventivo en su favor.

Según fuentes de la Defensoría, el recurso se presentó porque ayer Brian "se encontraba vendiendo bolsas de residuos junto a su primo cuando fueron interceptados por un móvil policial. Los efectivos les solicitaron que se identifiquen y ambos dieron sus nombres y apellidos. Cuando los agentes escucharon el nombre de Brian F. decidieron trasladarlo junto a su familiar a la comisaría 13ª para corroborar que no haya pedido de captura sobre él y confirmar la identidad. El primo de Brian fue liberado rápidamente y se puso en contacto con los familiares del chico quienes se comunicaron a su vez con el Ministerio Público de la Defensa, desde donde se decidió interponer el recurso preventivo ante la gravedad de la situación denunciada y debido a la reiteración de los hostigamientos".

Cautelar de la Cidh. Vale recordar que respecto de este adolescente se encuentra vigente una medida cautelar dictada por la Cidh el 23 de mayo pasado en la que se solicita al Estado argentino que "adopte las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad personal de Brian F. y sus familiares directos; se concerte medidas a adoptarse con los beneficiarios y sus representantes; y se informe sobre las acciones adoptadas a fin de investigar los presuntos hechos que dieron lugar a la adopción de la medida cautelar y así evitar su repetición".

Esa medida cautelar de la Cidh le fue presentada al senador provincial Lisandro Enrico en su carácter de presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cárama alta santafesina, el mismo que impulsa la destitución del Defensor General de la provincia. Por eso ayer Ganón se preguntó: "¿Qué hizo el senador para preservar la vida de Brian ante los reiterados actos de acoso por parte de la policía santafesina?".

Asimismo, otro hábeas corpus también presentado por la Defensoría en favor de Brian fue resuelto el 21 de junio pasado por el juez penal Alejandro Negroni, quien declaró ilegal la detención del adolescente el 23 de diciembre de 2015, hecho que se produjo en circunstancias similares a las ayer denunciadas.

Un largo peregrinar. El primer hecho comunicado a la Defensoría contra Brian data del 22 de agosto de 2015 cuando el adolescente "se encontraba paseando en su moto junto a un amigo cuando escuchó que un agente de policía retirado le gritó que si seguían haciendo ruido con el caño de escape de la moto los iba a matar". Y tras ello empezó a disparar su arma contra los menores que iban en el rodado alcanzando a Brian, quien cayó de la moto.

Entonces el ex policía se acercó al adolescente e intentó dispararle nuevamente pero una vecina que observó la escena dio cuenta de lo acontecido y aseguró que fue ella quien impidió que el ex agente continuara disparando contra Brian. El joven fue derivado al Hospital de Emergencias en grave estado y permaneció internado cerca dos meses, fue operado en dos ocasiones y por ello arrastra secuelas respiratorias y dificultades para moverse.

Luego de ese incidente, personal de la comisaría 18ª que intervino en el caso "falsificó la escena y montó un robo realizado por Brian contra el cuñado del atacante". Al recuperarse de sus lesiones, y enterado de ello, el adolescente interpuso una denuncia contra los agentes que realizaron el operativo.

Como represalia, dijeron desde la Defensoría, el 23 de diciembre de 2015 policías de la misma seccional ingresaron a la casa de Brian F. en barrio San Francisquito de manera violenta y lo detuvieron por el supuesto robo. También fue detenida su madre por supuestas amenazas contra los policías. Poco más tarde ambos fueron liberados, no sin que mediara un hábeas corpus de la Defensa Pública que fue rechazado por el juez penal Hernán Postma, quien no ordenó investigar la detención ilegal del adolescente.

Un año movido. El 15 de enero de este año, el menor volvió a denunciar otro ataque por parte de la policía. Según su relato, "sucedió cuando no detuvo su recorrido en moto ante el requerimiento de los uniformados". El adolescente afirmó entonces que los agentes utilizaron balas de goma contra él y que también dispararon hacia su casa con balas de plomo mientras estaba su familia. Al ser apresado, Brian fue golpeado, detenido y derivado una vez más a la comisaría 18ª, donde lo amenazaron diciéndole que "si no retiraba la denuncia contra los policías por el caso de agosto de 2015 iba a terminar muerto".

Finalmente, el 28 de abril último Brian fue llevado una vez más a la comisaría 18ª, donde "permaneció amarrado a los barrotes con las esposas puestas durante dos horas y sufrió golpizas para que se hiciese cargo de hechos que jamás cometió", dice el hábeas corpus. Los oficiales le preguntaron si el era un tal Brian Maciel (joven que al día siguiente fue asesinado por un ex agente de seguridad en el barrio San Francisquito). Y cuando dijo que no lo derivaron al Instituto de Rehabilitación del Adolescente de Rosario (Irar), lugar donde permaneció aislado sin comida hasta el día siguiente, cuando fue puesto en libertad por disposición de la Justicia de Menores en turno quien, a su vez, dispuso que el policía que lo había golpeado sea quien controle su estadía dentro del hogar familiar.

Comentarios