la_region
Jueves 25 de Agosto de 2016

Prescribió definitivamente la causa por la tragedia del Colegio Ecos

Se trata del choque entre un ómnibus con estudiantes y un camión en la ruta 11. Ocurrió en el 2006 y provocó 12 muertos

La causa por la tragedia del Colegio Ecos, en torno al accidente ocurrido en 2006 en la ruta nacional 11 en Margarita, Santa Fe, cuando un camión chocó contra un micro en el que estudiantes secundarios regresaban a Buenos Aires tras cumplir con tareas solidarias en Chaco, prescribió definitivamente luego que la Corte Suprema de Justicia santafesina convalidó un fallo de la Cámara de Apelaciones de Rafaela.

Así, quedó trunco el pedido de los familiares de las víctimas para reabrir la causa por un accidente que le costó la vida a nueve estudiantes, una docente, y el camionero y su acompañante, y que provocó además 40 heridos. La prescripción de la causa ya había sido establecida previamente por la Cámara Penal de Rafaela en mayo del año pasado.

El siniestro ocurrió el 8 de octubre de 2006, pasadas las 22, en el kilómetro 650 de la ruta 11, en el lugar conocido como Paraje 213, en jurisdicción de la localidad de Margarita, perteneciente al norteño departamento santafesino de Vera, a 403 kilómetros de Rosario.

La tragedia se desató cuando el micro en el que viajaban los alumnos del Colegio Ecos, ubicado en calle Serrano al 900, del barrio porteño de Villa Crespo, chocó contra un camión de la empresa Sarita cargado con cueros que estaba fuera de control porque su conductor y su acompañante estaban alcoholizados, según se estableció en las pericias.

Los jóvenes regresaban en un ómnibus de la empresa Godoy, interno 137, desde la provincia de Chaco, adonde habían viajado para realizar tareas solidarias en una escuela rural de Colonia El Paraisal.

Condenas. En julio de 2013, el chofer del ómnibus, Oscar Atamañuk, fue condenado por la Justicia de Reconquista a la pena de dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional e inhabilitación especial para conducir vehículos durante cinco años, por los delitos de homicidio culposo múltiple agravado y lesiones culposas agravadas en concurso ideal. Antes de esto, un juez de Reconquista ya había condenado al chofer, en un fallo que finalmente fue anulado por irregularidades procedimentales.

No obstante, la sentencia no quedó firme, y el año pasado la Cámara de Rafaela determinó la prescripción del caso, mientras que esta semana esa decisión fue ratificada por la Corte provincial.

"Luego de 10 años, nadie chocó, nadie tomó alcohol, nadie condujo mal, pero murieron nueve chicos y una docente", se lamentó pocos días atrás Sergio Levin, padre de uno de los adolescentes fallecidos e impulsor de la ONG Conduciendo a Conciencia.

Levin alertó sobre la última decisión judicial: "La Corte Suprema de Santa Fe no da lugar a la apelación de las familias de las víctimas del colectivo de Ecos. La causa prescribió definitivamente".

De acuerdo con las pericias y testimonios, el ómnibus que trasladaba a los jóvenes, y que avanzaba con rumbo sur, habría intentado esquivar, cambiando de carril, a un camión con acoplado que avanzaba hacia el norte por el carril contrario al que le correspondía y que en el segundo final intentó retomar su senda, la que a su vez en ese momento ocupada por el ómnibus.

Para Sergio Levín, papá de uno de los chicos fallecidos, la resolución de la Corte Suprema de Santa Fe de rechazar una apelación "dejó todo como si no hubiera ocurrido nada, y ocurrió". Asimismo, admitió que esperaban un fallo de la Corte adverso "porque la causa llevaba muchos años sin avance. Se esperaba esto. Hace más de un año que la causa estaba en la Corte de Santa Fe. Al estar parada tanto tiempo comprendimos que iba a prescribir ante las mentiras que nos dijeron muchos funcionarios que dijeron que iban a investigar. Nosotros no pedíamos una condena de cárcel para nadie. Lo que pedíamos era que, ante lo dicho por jueces anteriores que habían declarado a Oscar Atamañuk como partícipe, se le aplicara de 8 a 10 años de inhabilitación para conducir. Lamentablemente, esto es como que nada pasó, y realmente pasó".

El fallo de la Corte Suprema provincial hace un pormenorizado racconto del derrotero de la causa, que pasó por distintas manos, tuvo fallos condenatorios y absolutorios, y se dilató al extremo de que el máximo tribunal santafesino, habla de "demoras injustificadas por parte de los diversos operadores del sistema penal" (ver nota complementaria).

Comentarios