El Mundo
Jueves 14 de Julio de 2016

Preocupa la salud del emperador Akihito

El emperador Akihito de Japón quiere —al parecer— dejar el trono en vida y, según señalan medios japoneses remitiéndose a fuentes del gobierno, el jefe de Estado de 82 años está considerando desde hace tiempo abdicar en los próximos años.

El emperador Akihito de Japón quiere —al parecer— dejar el trono en vida y, según señalan medios japoneses remitiéndose a fuentes del gobierno, el jefe de Estado de 82 años está considerando desde hace tiempo abdicar en los próximos años. Un destacado funcionario del corte imperial desmintió que el monarca esté dispuesto a abdicar, según señaló la agencia de noticias japonesa Kyodo. Pero no quedó del todo claro qué significa exactamente este desmentido.

Aunque desde hace años al pueblo japonés le preocupa de la salud del emperador, su condición no es tal como para que tenga que abdicar de inmediato, según las informaciones. La ley de sucesión al trono imperial de Japón no contempla la abdicación, por lo que antes habría que cambiarla. En la jerarquía imperial a Akihito debería sucederle en el trono su hijo mayor, el heredero Naruhito (de 56 años).

Trabajador incansable. Desde que el emperador Akihito llegase al trono un 7 de enero de 1989, el más anciano de todos los monarcas del mundo no ha dejado de trabajar incansablemente por sus súbditos. Es el que da aliento tras las catástrofes naturales, el que visita geriátricos e instalaciones para discapacitados y el que se presenta en los viajes internacionales como majestuoso símbolo de su país. Y eso a pesar de que el emperador Akihito, que el 23 de diciembre cumple 83 años, padece una salud delicada. Y ni él ni su mujer, la canciller Michiko, han dejado que se notase. Son muchos los japoneses que opinan desde hace tiempo que el emperador, que trabaja infatigablemente, debería reservar las fuerzas.

Pero también son muchos los que se cuestionan si no sería mejor que el emperador abdicase. Los medios japoneses aseguran saber que el es el propio emperador el que se lo está planteando y hace medio año ya lo expuso en la corte.

Para mitigar la carta de la pareja, la corte imperial comunicó recientemente que se iban a acortar los compromisos oficiales como las reuniones con destacados funcionarios. Ya en 2008 Akihito sufrió problemas de salud ligados al estrés como úlceras. En 2003, el emperador fue operado de próstata y también sometido a una operación para implantarle un marcapasos.

Comentarios