Escenario
Martes 20 de Septiembre de 2016

Premios Emmy: De la coronación de "Game of Thrones" a las críticas a Trump

La serie se alzó con 12 estatuillas y fue el mejor drama por segundo año consecutivo. Desfilaron para vapulear al candidato republicano.

"Game of Thrones'' conquistó anteanoche el reino de los Emmy, cuando se coronó como mejor serie de drama por segundo año consecutivo y se convirtió en la serie de TV norteamericana en horario estelar más galardonada, en una fiesta de sorpresas y agudos comentarios políticos.

"Veep'' volvió a alzarse con el premio a la mejor serie de comedia y su estrella, Julia-Louis Dreyfus, rompió un récord al ganar su sexto Emmy a mejor actriz cómica. Jeffrey Tambor recibió su segundo trofeo como mejor actor de comedia por "Transparent''.

Pero los máximos premios de actuación dramática no fueron nada predecibles: Rami Malek de "Mr. Robot'' y Tatiana Maslany de "Orphan Black'' resultaron ganadores, ambos entre una fuerte competencia.

"Ay, Dios mío. Por favor díganme que ustedes también están viendo esto'', dijo un atónito Malek, quien interpreta a un ingeniero con problemas emocionales atrapado en una peligrosa conspiración de piratería cibernética.

"Games of Thrones'', la saga de fantasía basada en las novelas de George R.R. Martin, recibió 12 galardones el domingo, superando a "Frasier'' como la serie con más Emmy en la historia.

Los Emmy fueron más hábiles que los Oscar al reconocer y honrar la diversidad en Hollywood con trofeos a actores de minorías y artistas detrás de las cámaras que incluyeron a los guionistas Aziz Ansari y Alan Yang de "Master of None''.

Pero Viola Davis de "How to Get Away with Murder'' no logró repetir su victoria como actriz de drama tras haber sido en 2015 la primera mujer de color en recibirlo.

Louis-Dreyfus usó su victoria para criticar al candidato presidencial republicano Donald Trump en una ceremonia que estuvo llena de comentarios sobre las elecciones.

Jeffrey Tambor conquistó su segundo trofeo consecutivo a mejor actor en una serie de comedia por "Transparent'', e hizo un llamado a Hollywood a hacer de él el último actor no transgénero en interpretar a uno.

Louis-Dreyfus, conmocionada, terminó su discurso dedicando el honor a su padre, que murió el viernes. Antes de eso, se pronunció sobre la campaña de Trump.

"También me gustaría aprovechar esta oportunidad para disculparme personalmente por el clima político actual'', dijo. "Creo que «Veep» derribó el muro entre comedia y política. Nuestro programa empezó como una sátira política pero ahora parece más un documental aleccionador''. Prometió "reconstruir ese muro y hacer que México pague por él''. La actriz ha ganado cinco Emmys por "Veep'' y uno por "The New Adventures of Old Christine''. Superó la marca que compartía con Candice Bergen y Mary Tyler Moore.

Maggie Smith fue honrada mejor actriz de reparto en una serie de drama por la temporada final de ``Downton Abbey''. Fue su tercer galardón por su papel de viuda formidable. Como ya es una costumbre, no asistió a la ceremonia. Kimmel dijo en broma que los Emmy no le enviarían por correo su trofeo sino que tendría que ir ella a buscarlo en la oficina de objetos perdidos del Teatro Microsoft.

Ben Mendelsohn, quien tampoco estuvo presente, ganó como mejor actor de reparto en una serie de drama por "Bloodline''.

John Oliver se llevó el premio al mejor programa de tertulia de variedades por "Last Week Tonight with John Oliver'', superando a contrincantes que incluían a Jerry Seinfeld y el anfitrión Jimmy Kimmel — quien recibió consuelo punzante en el escenario de Matt Damon, su antiguo enemigo ficticio. Su pérdida "tiene mucho sentido'', dijo Damon.

Fútbol y Obama. "The People v. O.J. Simpson'' se alzó con cinco premios el domingo. La versión dramatizada del juicio al astro del fútbol estadounidense fue honrada como mejor serie limitada y guion, y le mereció premios a sus astros Courtney B. Vance, Sterling K. Brown y Sarah Paulson.

"Obama para afuera, Hillary para adentro'', dijo Vance al terminar su discurso de aceptación.

Regina King obtuvo el premio a mejor actriz de reparto en una serie limitada por "American Crime'', su segundo trofeo por el programa. Mientras, Louie Anderson fue honrado con el premio al mejor actor en "Baskets''.

Kate McKinnon, miembro del elenco de "Saturday Night Live'', ganó el premio a la mejor actriz de reparto en una serie de comedia por, oficialmente, interpretar varios personajes. "Gracias, Ellen DeGeneres, gracias, Hillary Clinton'', dijo, nombrado a dos de las personas famosas a las que caricaturizó en el programa. La candidata presidencial demócrata respondió rápidamente con un tuit: "¡Felicidades por tu Emmy, Kate! Yo también te admiro mucho''.

La velada comenzó con un tono político. En un clip de video, Kimmel intenta llegar a la ceremonia y se encuentra con el excandidato republicano a la presidencia Jeb Bush conduciendo una limosina.

"¿Sabías que puedes ganar 12 dólares por hora trabajando para Uber?'', le dice Bush, sonriendo. Le aconsejó a Kimmel que "si uno hace una campaña positiva, los votantes terminan por tomar la decisión correcta''. Luego le dijo bruscamente que era un chiste.

En su monólogo de apertura, el anfitrión dijo que responsabilizaba al productor de "Celebrity Apprentice'' Mark Burnett por el ``fenómeno de Donald Trump''.

En un intento de chiste que no resultó muy gracioso, el anunciante de la ceremonia indicó que Bill Cosby subiría al escenario. Tras un incómodo silencio, Kimmel dijo que era una broma. El astro de la TV, acusado de abuso sexual, no estaba invitado.

Comentarios