Edición Impresa
Viernes 30 de Abril de 2010

Premiada por incentivar a los docentes a leer por placer

Un proyecto que propone incentivar la lectura de textos literarios en los docentes será distinguido el próximo viernes en Buenos Aires. Se trata de una propuesta de biblioteca móvil ideada por la docente y supervisora de Cañada de Gómez, Stella Michalek, quien busca acercar a los maestros a la lectura por placer. En la entrega del premio —la suma de 20 mil pesos— estará el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, y el escritor Luis María Pescetti.

Un proyecto que propone incentivar la lectura de textos literarios en los docentes será distinguido el próximo viernes en Buenos Aires. Se trata de una propuesta de biblioteca móvil ideada por la docente y supervisora de Cañada de Gómez, Stella Michalek, quien busca acercar a los maestros a la lectura por placer. En la entrega del premio —la suma de 20 mil pesos— estará el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, y el escritor Luis María Pescetti.

El proyecto "De la lectura por deber a la lectura por placer" fue seleccionado como ganador en la categoría "Lectura entre docentes" del concurso Vivalectura 2010, un certamen nacional que organiza el Ministerio de Educación de la Nación y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación (OEI). El premio cuenta con el auspicio de la Fundación Santillana. El concurso también distinguió a una experiencia rosarina sobre un voluntariado de horas de lectura (ver aparte).

Según explica Michalek, la idea comenzó a gestarse el año pasado, para confrontar aquella premisa que dice que los docentes no leen. "En realidad —apunta— los maestros leen y mucho, sobre todo textos que tienen que ver con su profesión. Toda la capacitación docente está orientada a fortalecer esto, pero no siempre hay instancias para el crecimiento personal y para ser transmisores de cultura".

Acceso a la cultura

Partiendo de la necesidad de mejorar el acceso de los docentes al cine, el teatro y la literatura —y los costos que muchas de estas instancias implican para el bolsillo de los educadores— la supervisora se puso en contacto con directivos y bibliotecarios de una veintena de escuelas de Cañada de Gómez, Bustinza y Carcarañá, entre otras localidades. Allí surgió la idea de armar, con el financiamiento de las comunas e intendencias, una biblioteca móvil de más de 400 libros, que circulan por las distintas escuelas a pedido de los docentes.

"Nadie puede despertar pasión por la lectura si no la practica, y los docentes necesitamos leer otras lecturas más allá de nuestra disciplina para poder formar alumnos críticos y reflexivos de la realidad", explica la ex dirigente de Amsafé. Los textos escogidos, que ya circulan por las escuelas primarias y bibliotecas de la Región V, van desde textos de Kafka hasta los autores latinoamericanos, como Carlos Fuentes, García Márquez y Eduardo Galeano.

Esta acción fue acompañada con talleres literarios "donde empezamos a escribir sobre lo que leíamos, pero también sobre las historias personales que esto nos provocaba", agrega la educadora. Considera que los docentes muchas veces leen por deber, "por eso la necesidad de tener un espacio para encontrarnos con la lectura por placer, para debatir sobre lo que escribimos y leemos, en especial aquello que nos enriquece".



 

Comentarios