Edición Impresa
Sábado 25 de Septiembre de 2010

Pregunta de escritora: "¿Quién no ha jugado con las nubes?"

"¿Qué ven en esa nube?", se escucha preguntar. "¡Un pato!", gritan varios niños. En medio de esas voces, Bruno trata de hacerse escuchar: perdón, perdón, perdón, pero acá ¡yo vi otra cosa! Lautaro disiente y da una larga explicación. "¿Están de acuerdo?", pregunta la escritora uruguaya Ruth Kaufman y parece que las opiniones se dividieron. Esa nube tiene tantas figuras expuestas como chicos tiene el taller de la Cachilo.

"Qué ven en esa nube?", se escucha preguntar. "¡Un pato!", gritan varios niños. En medio de esas voces, Bruno trata de hacerse escuchar: perdón, perdón, perdón, pero acá ¡yo vi otra cosa! Lautaro disiente y da una larga explicación. "¿Están de acuerdo?", pregunta Ruth y parece que las opiniones se dividieron. Esa nube tiene tantas figuras expuestas como chicos tiene el taller de la Cachilo. Otra nube se proyecta sobre la pantalla y otra vez habrá múltiples opiniones. ¿Un ratón?, ¡Cuanta imaginación!

Ruth Kaufman vino desde el Uruguay, lugar donde reside, para conocer la experiencia que desde hace diez años se desarrolla en el oeste de la ciudad: la Biblioteca Popular Cachilo.

¿Quién es Ruth Kaufman? lo cuenta ella: "Soy docente, escritora, editora, hago libros para chicos hace muchísimos años y ahora volvía a escribir libros de textos para la escuela. En 2003, con mi marido y una imprenta de Buenos Aires, fundamos una editorial que se llama Pequeño Editor. En su catálogo hay géneros que no son tenidos en cuenta por otras editoriales como la poesía o la historieta. Editamos libros ilustrados para pequeños lectores y grandes curiosos y allí hay varios rosarinos: Max Cachimba, la Compañía de Objetos El Pingüinazo, con Silvia Lenardón y Guillermo Martínez (pinguinazo.blogspot.com). Y ahora le tocará el turno a Sergio Kern".

Taller y libro

Diego Bianchi (Bianki), su compañero en la vida, es ilustrador y además el fundador de la editorial. El tuvo la idea cuando vio que no podían conseguir editores. "Nos rebotaban proyectos en las editoriales, entonces dijimos ¡está! vamos a hacerlos nosotros. Después te das cuenta que es muy complicado pero ya estás en el barco y de verdad nos da satisfacciones".

"Con la cabeza en las nubes" es el libro que le dio origen al taller que le propuso la Cachilo (lacachilo.wordpress.com). Lo hizo Diego con un grupo grande de ilustradores y Ruth participó en la redacción del texto. Diego sacó cerca de 3 mil fotos. Es una obra donde uno encuentra fotos de nubes intervenidas. "Uno en la infancia lo hacía y a nosotros nos dura, te colgás así".

Figuras en el cielo

Ruth levanta su vista hacia el cielo y detiene su búsqueda en una nube e intenta buscar qué figura aparece: un elefante, una cara o como dijo Valentina en el encuentro: "Hay una gallina, tres patos y un sapo".

Diego y Ruth se preguntaron "¿Por qué no hacemos un libro con eso? Vos lo dibujas mentalmente en la vida cotidiana, en cambio, acá lo podes dibujar y queda arriba de la foto. Y bueno, ese es el proyecto del libro. Ahora armamos un blog (www.libroconlacabezaenlasnubes.blogspot.com) y allí subimos fotos de nubes. Los chicos las intervienen y luego las suben. Hay fotos que llegan desde todo el país".

Alma eligió su foto de nube, pero no parece decidida. Mélani le aconseja seguir mirando, antes de retirar su hoja. Ruth las mira y cuenta asombrada la participación y el respeto con que esperaron a que todos dibujaran sobre la pantalla. Y no eran pocos, casi 30 chicos, más mamás, papás y abuelas.

Promover la creatividad

"¿Quién no ha jugado con nubes? Se pregunta, es una idea tan simple que sirve para promover la creatividad de niñas y niños. Ruth se impresiona cuando cuenta que muchas miradas detectaron un sapo, en una imagen casi imperceptible.

"Esto sobrepaso mis altísimas expectativas de la Cachilo, los mediadores del taller crearon un clima alucinante, todos los pibes conviviendo, respetándose", dirá en el final mientras le piden que pose para las fotos que sellan el recuerdo de una agradable jornada de juego, imaginación y sueños compartidos.

 

Comentarios