Economía
Domingo 31 de Julio de 2016

Precios: la tímida rebelión de la política

El gobierno busca contener a los empresarios.

Por un momento, los CEO's del gobierno escondieron el manual de la ortodoxia y se metieron a discutir con los formadores de precios. El Ejecutivo acordó con las grandes industrias aceiteras cuotificar el aumento del aceite, comenzó a discutir con un sector de los laboratorios el congelamiento de los valores de un listado de medicamentos y convocó a una cumbre con los supermercadistas para pedirles mayor compromiso en la moderación de la inflación y el abastecimiento de productos claves de la canasta familiar.

El súbito intervencionismo oficial fue desplegado con cautela y pidiendo públicas disculpas. Sus colegas del otro lado del mostrador tomaron nota de esa "rebelión de la política" pero economizaron gestos de apoyo a esta nueva estrategia. Tímidos compromisos devolvieron a este cambio de estrategia oficial, forzado por la resistencia de la inflación, cuyo control fue el hit de campaña de Cambiemos.

La tensión entre CEO's privados y estatales se cuela en la alianza política y económica que gobierna en esta etapa. Las corporaciones que la sustentan consideran que han guerreado contra el populismo desde el conflicto con el campo y que, como base material del proyecto que llevó al presidente Mauricio Macri a la Presidencia, están más allá de la interpelación política. Es probable que esta próxima semana, en el congreso de agronegocios de Aapresid, esta postura quede más expuesta.

Esta tensión también abre grietas en el gabinete, lo que obligó al presidente a salir al ruedo en las semanas más duras de lo que va de su mandato, cuando todos los indicadores mostraron los estragos de la recesión fabricada por la actual política económica: caídas abruptas de la industria, la construcción, el consumo y los puestos de trabajo. Por primera vez el Ministerio de Trabajo admitió la pérdida de empleos en el sector privado formal, a través de una medición que queda chica respecto de los datos privados. Una ola de suspensiones y despidos, y de cierres de establecimientos comerciales e industriales ya se adelantó a las estadísticas.

En la misma semana en que el Ministerio de Producción y la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) lanzaron el observatorio de importaciones, como herramienta para advertir y luchar contra el crecimiento acelerado del ingreso de mercadería del exterior. El vocal de la UIA, José Urtubey, lo expresó crudamente luego de conocerse las estadísticas del Indec sobre el desplome de la actividad manufacturera: "Hay que cortar con el ajuste permanente", se fastidió.

En el peor momento, el gobierno nacional y buena parte de la clase política apuestan todas su fichas a la reactivación de la obra pública, luego de seis meses de parálisis, y a volcar al gasto la deuda tomada a troche y noche y del blanqueo que se reglamentó en la semana. Todavía no está claro cuánto juntarán pero esta semana volverá a reunirse el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con los gobernadores, para actualizar la discusión sobre el reparto de recursos. La nueva ronda de conversaciones viene precedida de disputas y chisporroteos sobre la distribución de fondos nacionales para trabajos de infraestructura en Argentina. Santa Fe es uno de los campos de batalla más activos. Por las dudas, el gobierno de Santa Fe puso en marcha el mecanismo para tomar deuda por u$s 500 millones.

En medio de un reacomodamiento del mapa político, los jefes territoriales buscarán levantar con la billetera los estragos que la economía están provocando en el territorio. Allí también se despliega la puja distributiva. Los productores tamberos, que atraviesan una de las peores crisis de la historia, protestarán esta semana en Rafaela. La problemática del sector articula alianzas de otro tipo, como se pudo ver en la exposición rural con el proyecto de ley de ordenamiento lechero que presentaron diputados massistas, del GEN y socialistas.

En una semana de protestas, también madura en los próximos días un nuevo ruidazo contra el aumento de tarifas, un tema que aún no está saldado.

Comentarios