Ovación
Jueves 23 de Junio de 2016

Práctica para cocinarse al espiedo

Bajo un calor agobiante, el Tata Martino dejó ver el entrenamiento en Houston

Houston a las 10 de la mañana en las tribunas del campo de deportes de la Universidad Rice es como estar cocinándose al espiedo. En esta ciudad, las altas temperaturas agobian, hasta por momentos quitan la respiración. No se pueden hacer ni dos pasos seguidos sin tener a mano algún refresco o directamente una botellita de agua para saciar la sed o mojarse. Todo viene bien para quitarse esa transpiración que surca el rostro y molesta hasta para tomar algunos apuntes. Obvio que los enviados especiales de los distintos medios argentinos e internacionales, que ayer estuvieron durante un par horas bajo ese sol asesino, tomaron sus recaudos y pudieron cumplir con las rutinas de trabajo sin que el calor les alte rara los planes establecidos.

Además, el esfuerzo valió la pena porque fue una de las pocas prácticas en las que Gerardo Martino dejó verla completa. Sin restricciones de 15 minutos iniciales o finales, como venía haciendo hasta ahora. Es que el Tata decidió estirar la estadía en esta ciudad por un día más y no volar enseguida a Nueva Jersey para esperar la final del domingo.

Por eso recién la delegación se estará subiendo al avión hoy por la tarde para arribar a la noche a Nueva Jersey y arrancar directamente mañana con la preparación del partido decisivo. Esta decisión del cuerpo técnico fue muy bien recibida por los jugadores. Sobre todo porque invirtieron la tarde para descansar los músculos más de lo habitual y dormir más horas que las que les permite la competencia. También el menú en el anochecer texano incluyó observar las alternativas de la semifinal entre Chile y Colombia en las habitaciones del hotel The St. Regis Houston, un cinco estrellas tan lujoso que hay que caminar en puntas de pie, porque da lástima pisarlo.

Comentarios