Selección argentina
Jueves 23 de Junio de 2016

Posta de rosarinos: sale Lavezzi, entra Di María

Angelito se recuperó de la lesión y estará en la final del domingo. Ingresará en lugar del Pocho, quien se fracturó el codo izquierdo ante EEUU.

Con Martino de por medio la cosa siempre quedará entre rosarinos. Ya sea para bien o para mal. Como ocurre puntualmente con los casos de Angel Di María y Ezequiel Lavezzi. Es que Fideo ya se recuperó de la lesión en el aductor derecho y jugará la final del domingo de la Copa América Centenario. Mientras que el Pocho, quien viene de ayudar a la selección argentina con un gol en las semifinales contra Estados Unidos, se fracturó el codo izquierdo luego de una caída muy peligrosa el martes y se perderá la final en Nueva Jersey. Cara y ceca de una realidad que alcanza a los dos hinchas de Central que tiene el plantel.

Pero vayamos por parte, como dijo alguna vez Jack, el Destripador. Di María se entrenó ayer en la Universidad de Rice y mostró que está a punto caramelo para volver al equipo. El propio Tata en la conferencia de prensa posterior a la goleada contra Estados Unidos ya había adelantado que Angelito estaba disponible para jugar el martes. Lo que pasa es que se inclinó por cuidarlo atendiendo a los nefastos antecedentes que tiene el volante en el rubro lesiones. Todos recuerdan que se perdió la final contra Alemania en el Mundial 2014 porque se había desgarrado en cuartos contra Bélgica. También tuvo que salir en el primer tiempo en la final de la Copa América contra Chile del año pasado. Y cuando sintió el pinchazo en el aductor frente a Panamá en Chicago todos pensaron que a la copa la iba a ver sentado desde afuera. Luego se informó en el parte médico que la idea era recuperarlo para la final y, de no mediar imprevistos, todo indica que Angelito podrá tomarse la revancha personal por lo que le pasó primero en Río de Janeiro y luego en Santiago.

Además, Di María se exigió bastante en el fútbol reducido que participó ayer junto a los que no estuvieron contra Estados Unidos. Jugó como si nada y hasta sometió con un par de remates en el peloteo a los arqueros. Hasta con Guzmán mantuvo un duelo a cara de perro. Habrá que seguir la evolución, aunque está listo y a sus marcas para salir a surcar el andarivel izquierdo.

Di María entra y Lavezzi sale. Hacen postas entre los dos de Rosario. Fue increíble lo que le pasó al Pocho contra Estados Unidos. Se cayó detrás de los carteles de publicidad y realmente la sacó barata cuando se ven las imágenes por televisión que muestran la caída. Enseguida fue retirado en camilla y el diagnóstico fue fractura del codo izquierdo, lesión que lo obligará a pasar por el quirófano. Igual, ayer a la mañana estuvo en la práctica junto a sus compañeros, se lo vio con un yeso en la zona afectada y como siempre de muy buen humor. Como si no le hubiera pasado nada. Es que el Pocho es así. Se toma todo con una filosofía de vida que produce envidia sana. Cebó unos mates mientras el grupo practicaba y no se despegó casi nunca de su celular. Eso sí, habló por los manos libres y hasta se hizo un tiempo para bromear con Messi, Banega y Mascherano, tres de sus compañeros inseparables durante los pocos ratos libres que tienen. Se vio que el jugador oriundo de Villa Gobernador Gálvez anduvo a las risotadas limpias cuando cuando Masche lo jodía con el yeso o Banega le tiraba alguna punta para seguir consolidando la armonía entre los rosarinos.

Por la tarde, Novello, encargado de prensa de la selección, informó que Lavezzi viajó ayer mismo rumbo a Nueva York para ser evaluado por el doctor David Altchek, del hospital for Special Surjery, que es una eminencia en este tipo de lesiones. El jugador está acompañado del médico Donato Villani y el dirigente Juan Carlos Crespi.

Antes del viaje, el Pocho les dejó un mensaje vía Facebook a todos los que se preocuparon en este momento y aprovechó para agradecerles a sus compañeros y a la gente: "Quiero agradecerles a todos por su preocupación. Fue muy lindo recibir tantos mensajes de apoyo. Como informó el cuerpo médico de la selección, tuve una luxofractura en mi codo izquierdo y me tendré que operar en los próximos días. Me pierdo la final, pero voy a estar alentándolos desde afuera. Vamos Argentina", escribió.

Ovación / En Estados Unidos

Comentarios