Turismo
Domingo 27 de Noviembre de 2016

Porto SeguroBahía, Tierra Madre de Brasil

La maravillosa Costa do Descubrimento y las bellezas naturales de Trancoso y Arraial d'Ajuda

La Costa do Descubrimento, que se extiende a lo largo de 85 kilómetros en el sur del Estado de Bahía en el noreste brasileño, se ubica en el tercer lugar entre los principales atractivos turísticos de Brasil, si se toman en cuenta las cifras que arrojan las operadoras de turismo en la región. Sin embargo, es considerada como el principal destino a la hora de evaluar la amplitud de oferta recreativa que descansa sobre el imponente marco natural que brinda la mata atlántica, las hermosas playas de arenas blancas y aguas tibias, el clima veraniego constante, la infraestructura hotelera y gastronómica y la calidez de los anfitriones. También es privilegiada por la ubicación geográfica y los matices étnicos, y las reservas naturales e históricas que ubicaron a la región como Patrimonio Histórico y Natural de la Humanidad, según la declaración de la Unesco de 1999.

   La ciudad de Porto Seguro, con más de 140 mil habitantes, es la puerta de entrada del noreste de Brasil, posee unos 15 kilómetros de playas cercanas y el resto corresponden a poblados vecinos y solares tan solitarios como paradisíacos. Se extienden desde Caraiva, al sur de la playa Mutá en la costa norte.

   El segmento de sol y playa se convirtió en la principal característica del destino pero desde hace unos años Porto Seguro tiene otra cara para mostrar en la escena del turismo nacional e internacional: la diversificación y la innovación de sus atracciones con un potencial turístico que ningún otro lugar tiene. Aproximadamente 48 mil plazas ponen a la Madre Tierra de Brasil en la posición del tercer mayor centro hotelero del país, sólo por detrás de Río de Janeiro y Sao Paulo.

   Uno de los atractivos más destacados lo constituye la ciudad histórica, una opción que lleva al visitante en un viaje a los orígenes de Brasil. Allí es posible volver a la época del descubrimiento, cuando Pedro Alvares Cabral desembarcó en tierras brasileñas, precisamente en este punto, donde una escollera natural protegía sus embarcaciones.

   La ciudad histórica es el primer asentamiento poblacional de Brasil. Allí se emplazan edificios de la época perfectamente conservados y valiosas piezas del siglo XVI. Tiene una geografía privilegiada que hace de la zona un verdadero museo al aire libre natural que enmarca al monumento histórico.

   Se destaca sobre la costa el landmark (mojón) del descubrimiento, traído de Portugal, junto con las carabelas de la flota de Cabral; la iglesia de Nuestra Señora de la Peña, patrona de la ciudad, la iglesia de Nuestra Señora de la Merced; la iglesia de San Benito, construida por los jesuitas y las ruinas de la primera escuela de la Compañía en Brasil. También se emplazan allí el antiguo Ayuntamiento y cárcel, que ahora alberga el Museo Porto Seguro. Además de esta "vuelta al pasado", una vista panorámica de toda la costa norte se abre ante los ojos.

   A pocos metros de la entrada al puerto se encuentra el Memorial de la Epopeya del Descubrimiento, un parque donde se respira historia y cultura. En un enorme jardín botánico con vegetación típica del bosque atlántico se ubica una réplica a tamaño natural de la Nau Capitƒnia, buque insignia de la flota de Cabral. A través de los documentos, objetos y piezas que se exhiben se puede recorrer la historia de los orígenes coloniales de Brasil.

   Al recorrer los 85 kilómetros que conectan la playa Mutá en el extremo norte de Porto Seguro con Caraíva, al sur de la ciudad, se puede observar una gran variedad de cabañas de playa con la mejor infraestructura en Brasil. Si la preferencia del visitante es ir por un poco más de ritmo, simplemente hay que optar por la playa de Taperapuan, la Cuenca del Norte, y disfrutar de la emoción de cabañas de playa, restaurantes de calidad, circuitos aeróbicos y espectáculos musicales. Aún en la costa norte, la ubicación es ideal para la familia, pero especialmente para los deportes acuáticos como el kitesurf, el windsurf y pie peaddle.

   Junto a la desembocadura del río se encuentra la Pasarela del Descubrimiento. Las coloridas casas coloniales del siglo XVII dan forma a una de las postales más famosas de Porto Seguro. Con una hermosa vista del muelle, y justo frente a unión del río Buranhém con las aguas del Atlántico. El lugar atrae a miles de turistas cada año. Los viejos almacenes y las casas de los pescadores constituyen un mosaico de colores vibrantes, que en la actualidad albergan numerosos bares, restaurantes, boutiques, tiendas y el mercado de artesanías.


Arraial d'Ajuda


   Esta población vecina, que también pertenece al distrito Porto Seguro, es otra de las grandes atracciones de la región. Un ferry permite cruzar en cinco minutos el río Buranhém para llegar a las pintorescas calles del barrio. Justo en el centro de Arraial se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Ayuda. Construido en el siglo XVI, se considera el primer templo católico en Brasil. Detrás de la iglesia se encuentra uno de los mayores atractivos de Arraial: una vista impresionante del mar, con Porto Seguro como telón de fondo. Para completar la gira, los visitantes pueden conocer las artesanías locales en la feria de las calles aledañas.

   El principal atractivo, sin embargo, es Mucugˆ, "la calle con más encanto de Brasil". Allí se pueden encontrar acogedores restaurantes de cocina internacional, y, por supuesto, los colores y sabores de la cocina local. Tiendas de productos locales y marcas conocidas completan el cuadro que sorprende por la fresca armonía visual. Para aquellos que disfrutan de una buena noche, bares con música en vivo presentan un desfile imperdible de bandas de rock, blues, jazz, MPB y otros ritmos.

   Arraial d'Ajuda es una gran opción para aquellos que disfrutan de paseos en el mar y tomar un agradable baño en las cálidas aguas que bañan la arena blanca. La Playa Taípe, con acantilados que alcanzan los 45 metros de altura y las campanas de Mucugˆ y Brill playa son los más buscados por los turistas y vale la pena la visita. La Playa de Pitinga es una opción más refinada que sorprende por su belleza.

   En este punto también se encuentra Arraial d'Ajuda Eco Park, un parque acuático con atracciones para todas las edades compuesto por juegos diseñados por el mismo proveedor de los parques de Disney. Uniéndose a la rusticidad original de un pueblo de pescadores, un ambiente muy encantador, el distrito de villa d'Ajuda conquista con su sencillez, la amabilidad de los lugareños e invita a la relajación aprovechando la excepcional belleza natural.


Trancoso

   Este lugar es realmente único. Sólo hay que preguntar a celebridades como Naomi Campbell, Will Smith, Beyoncé, el príncipe Harry, Al Gore, Neymar y muchos otros que ya probaron los numerosos encantos de esta localidad ubicada a 26 kilómetros de la cabecera de distrito. Su acta de fundación dice que se originó en un antiguo pueblo jesuita llamado San Juan Bautista de los Indios, nombre que le dio la pequeña iglesia que se encuentra en la plaza histórica, en el centro del pueblo.

   En sus alrededores hay casas antiguas transformadas ahora en tiendas, bares, restaurantes y albergues de alto nivel que contribuyen a una atmósfera distintiva del conjunto. El ajuste se completa con la cortina verde formada por árboles que enmarcan un ámbito de paz y tranquilidad, la mejor expresión para describir Trancoso.

   En este paraíso es imposible resistir la tentación de un baño en el mar azul profundo. La belleza de las playas es otra buena razón para llegar hasta aquí y visitar Rio da Barra o Coqueiros. Poco a poco la escena revela sus secretos en forma de ríos cristalinos y paisajes insólitos. Con la firme sensación de estar en un lugar mágico, se puede disfrutar de clubes de playa, casas de huéspedes, bares y restaurantes.

   La naturaleza y la calidad de los servicios no es el único aspecto a señalar sino también el fervor cultural presente en forma de eventos de alta calidad artística. La mayor prueba de que el distrito respira cultura es que en 2012, el pueblo ganó un regalo digno de su aura de exclusividad: La Música en Trancoso, festival de música clásica y popular que en ocho días de presentaciones, atrae a miles de personas. Esto sucede en el teatro L'Occitane, un singular edificio diseñado por el arquitecto François Valentiny, reconocido profesional en el mundo en la construcción de anfiteatros al aire libre.

   Todo un espectáculo en medio de la exuberancia natural que hizo la fama del lugar, rodeado de campos de golf, resorts y condominios exclusivos, como el Terravista Vilas y el Club Med Trancoso entre otros. Entre la población local, la mezcla de lenguas y etnias está siempre presente y contribuye a la magia del lugar. Nacionales y extranjeros, celebridades y pescadores viven juntos en armonía y comparten un sentimiento común de integración con la naturaleza. No es de extrañar que Trancoso es el sueño de la mayoría de los turistas que buscan la simplicidad, comodidad y el encanto.

   La plaza histórica de Trancoso es tan famosa como sus playas. Siguiendo la tradición portuguesa de la época, el centro es la iglesia y alrededor, formando un cuadrado, se ubican las casas de colores. Algunas de ellas albergan a los nativos y en otras se instalaron comercios, talleres de artesanía, restaurantes de alta cocina y posadas con encanto.

Praia do Espelho    Praia do Espelho fue elegida por los medios especializados como una de las más bellas de Brasil. Pero el turista puede despejar sus dudas y disfrutar de esta paraje sin igual apartado del ruido y situado entre Caraíva y Trancoso. Para aprovecharse de su generosidad es necesario observar las mareas y entender sus matices. En la marea baja, las aguas, pintadas de azul, forman piscinas naturales que ofrecen tranquilidad absoluta en un ámbito que también invita a paseos y al relax pleno.

Reserva Jaqueira    Los Pataxó son la etnia aborigen más numerosa del Brasil, y la mayoría de ellos hoy reside en el sur del estado de Bahía, en las cercanías de Porto Seguro, en las distintas aldeas que se despliegan desde Caraíva a Cabralia, pero sobre todo en Coroa Vermelha, en la Reserva Indígena de Jaqueira, junto a las playas de Mutá. La Reserva Jaqueira Porto Seguro tiene una diferencia espectacular con respecto a otros destinos brasileños. Sólo aquí se puede conocer y experimentar la cultura indígena legítima, los habitantes originales de estas tierras, que están bien representados en este lugar que se encuentra a 12 kilómetros del centro de la ciudad y ocupa 827 hectáreas de bosque natural.

   La reserva preserva la historia y las costumbres de los pataxó y le da al turista la posibilidad de compartir una experiencia única durante algunas horas e incluso se puede alojar en cabañas autóctonas con servicios provistos por los nativos. Así, los visitantes pueden aprender sobre la vida de la comunidad e incluso compartir las sensaciones de utilizar su atuendo y pintarse según la tradición.

   Durante el recorrido se puede hacer una caminata por un sendero agreste dentro de la reserva, lo que permite la observación de especies de árboles nativos y animales en peligro de extinción. Al final del recorrido, los visitantes tienen la oportunidad de probar la cocina aborígen. El famoso pescado a las brasas en hoja de patioba (palmera), uno de los mejores manjares que probará en la estadía.

Arraial d'Ajuda


   Esta población vecina, que también pertenece al distrito Porto Seguro, es otra de las grandes atracciones de la región. Un ferry permite cruzar en cinco minutos el río Buranhém para llegar a las pintorescas calles del barrio. Justo en el centro de Arraial se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Ayuda. Construido en el siglo XVI, se considera el primer templo católico en Brasil. Detrás de la iglesia se encuentra uno de los mayores atractivos de Arraial: una vista impresionante del mar, con Porto Seguro como telón de fondo. Para completar la gira, los visitantes pueden conocer las artesanías locales en la feria de las calles aledañas.

   El principal atractivo, sin embargo, es Mucugˆ, "la calle con más encanto de Brasil". Allí se pueden encontrar acogedores restaurantes de cocina internacional, y, por supuesto, los colores y sabores de la cocina local. Tiendas de productos locales y marcas conocidas completan el cuadro que sorprende por la fresca armonía visual. Para aquellos que disfrutan de una buena noche, bares con música en vivo presentan un desfile imperdible de bandas de rock, blues, jazz, MPB y otros ritmos.

   Arraial d'Ajuda es una gran opción para aquellos que disfrutan de paseos en el mar y tomar un agradable baño en las cálidas aguas que bañan la arena blanca. La Playa Taípe, con acantilados que alcanzan los 45 metros de altura y las campanas de Mucug y Brill playa son los más buscados por los turistas y vale la pena la visita. La Playa de Pitinga es una opción más refinada que sorprende por su belleza.

   En este punto también se encuentra Arraial d'Ajuda Eco Park, un parque acuático con atracciones para todas las edades compuesto por juegos diseñados por el mismo proveedor de los parques de Disney. Uniéndose a la rusticidad original de un pueblo de pescadores, un ambiente muy encantador, el distrito de villa d'Ajuda conquista con su sencillez, la amabilidad de los lugareños e invita a la relajación aprovechando la excepcional belleza natural.


Trancoso

   Este lugar es realmente único. Sólo hay que preguntar a celebridades como Naomi Campbell, Will Smith, Beyoncé, el príncipe Harry, Al Gore, Neymar y muchos otros que ya probaron los numerosos encantos de esta localidad ubicada a 26 kilómetros de la cabecera de distrito. Su acta de fundación dice que se originó en un antiguo pueblo jesuita llamado San Juan Bautista de los Indios, nombre que le dio la pequeña iglesia que se encuentra en la plaza histórica, en el centro del pueblo.

   En sus alrededores hay casas antiguas transformadas ahora en tiendas, bares, restaurantes y albergues de alto nivel que contribuyen a una atmósfera distintiva del conjunto. El ajuste se completa con la cortina verde formada por árboles que enmarcan un ámbito de paz y tranquilidad, la mejor expresión para describir Trancoso.

   En este paraíso es imposible resistir la tentación de un baño en el mar azul profundo. La belleza de las playas es otra buena razón para llegar hasta aquí y visitar Rio da Barra o Coqueiros. Poco a poco la escena revela sus secretos en forma de ríos cristalinos y paisajes insólitos. Con la firme sensación de estar en un lugar mágico, se puede disfrutar de clubes de playa, casas de huéspedes, bares y restaurantes.

   La naturaleza y la calidad de los servicios no es el único aspecto a señalar sino también el fervor cultural presente en forma de eventos de alta calidad artística. La mayor prueba de que el distrito respira cultura es que en 2012, el pueblo ganó un regalo digno de su aura de exclusividad: La Música en Trancoso, festival de música clásica y popular que en ocho días de presentaciones, atrae a miles de personas. Esto sucede en el teatro L'Occitane, un singular edificio diseñado por el arquitecto François Valentiny, reconocido profesional en el mundo en la construcción de anfiteatros al aire libre.

   Todo un espectáculo en medio de la exuberancia natural que hizo la fama del lugar, rodeado de campos de golf, resorts y condominios exclusivos, como el Terravista Vilas y el Club Med Trancoso entre otros. Entre la población local, la mezcla de lenguas y etnias está siempre presente y contribuye a la magia del lugar. Nacionales y extranjeros, celebridades y pescadores viven juntos en armonía y comparten un sentimiento común de integración con la naturaleza. No es de extrañar que Trancoso es el sueño de la mayoría de los turistas que buscan la simplicidad, comodidad y el encanto.

   La plaza histórica de Trancoso es tan famosa como sus playas. Siguiendo la tradición portuguesa de la época, el centro es la iglesia y alrededor, formando un cuadrado, se ubican las casas de colores. Algunas de ellas albergan a los nativos y en otras se instalaron comercios, talleres de artesanía, restaurantes de alta cocina y posadas con encanto.

Praia do Espelho

   Praia do Espelho fue elegida por los medios especializados como una de las más bellas de Brasil. Pero el turista puede despejar sus dudas y disfrutar de esta paraje sin igual apartado del ruido y situado entre Caraíva y Trancoso. Para aprovecharse de su generosidad es necesario observar las mareas y entender sus matices. En la marea baja, las aguas, pintadas de azul, forman piscinas naturales que ofrecen tranquilidad absoluta en un ámbito que también invita a paseos y al relax pleno.

Reserva Jaqueira    Los Pataxó son la etnia aborigen más numerosa del Brasil, y la mayoría de ellos hoy reside en el sur del estado de Bahía, en las cercanías de Porto Seguro, en las distintas aldeas que se despliegan desde Caraíva a Cabralia, pero sobre todo en Coroa Vermelha, en la Reserva Indígena de Jaqueira, junto a las playas de Mutá. La Reserva Jaqueira Porto Seguro tiene una diferencia espectacular con respecto a otros destinos brasileños. Sólo aquí se puede conocer y experimentar la cultura indígena legítima, los habitantes originales de estas tierras, que están bien representados en este lugar que se encuentra a 12 kilómetros del centro de la ciudad y ocupa 827 hectáreas de bosque natural.

   La reserva preserva la historia y las costumbres de los pataxó y le da al turista la posibilidad de compartir una experiencia única durante algunas horas e incluso se puede alojar en cabañas autóctonas con servicios provistos por los nativos. Así, los visitantes pueden aprender sobre la vida de la comunidad e incluso compartir las sensaciones de utilizar su atuendo y pintarse según la tradición.

   Durante el recorrido se puede hacer una caminata por un sendero agreste dentro de la reserva, lo que permite la observación de especies de árboles nativos y animales en peligro de extinción. Al final del recorrido, los visitantes tienen la oportunidad de probar la cocina aborígen. El famoso pescado a las brasas en hoja de patioba (palmera), uno de los mejores manjares que probará en la estadía.

   En sus alrededores hay casas antiguas transformadas ahora en tiendas, bares, restaurantes y albergues de alto nivel que contribuyen a una atmósfera distintiva del conjunto. El ajuste se completa con la cortina verde formada por árboles que enmarcan un ámbito de paz y tranquilidad, la mejor expresión para describir Trancoso.

   En este paraíso es imposible resistir la tentación de un baño en el mar azul profundo. La belleza de las playas es otra buena razón para llegar hasta aquí y visitar Rio da Barra o Coqueiros. Poco a poco la escena revela sus secretos en forma de ríos cristalinos y paisajes insólitos. Con la firme sensación de estar en un lugar mágico, se puede disfrutar de clubes de playa, casas de huéspedes, bares y restaurantes.

   La naturaleza y la calidad de los servicios no es el único aspecto a señalar sino también el fervor cultural presente en forma de eventos de alta calidad artística. La mayor prueba de que el distrito respira cultura es que en 2012, el pueblo ganó un regalo digno de su aura de exclusividad: La Música en Trancoso, festival de música clásica y popular que en ocho días de presentaciones, atrae a miles de personas. Esto sucede en el teatro L'Occitane, un singular edificio diseñado por el arquitecto François Valentiny, reconocido profesional en el mundo en la construcción de anfiteatros al aire libre.

   Todo un espectáculo en medio de la exuberancia natural que hizo la fama del lugar, rodeado de campos de golf, resorts y condominios exclusivos, como el Terravista Vilas y el Club Med Trancoso entre otros. Entre la población local, la mezcla de lenguas y etnias está siempre presente y contribuye a la magia del lugar. Nacionales y extranjeros, celebridades y pescadores viven juntos en armonía y comparten un sentimiento común de integración con la naturaleza. No es de extrañar que Trancoso es el sueño de la mayoría de los turistas que buscan la simplicidad, comodidad y el encanto.

   La plaza histórica de Trancoso es tan famosa como sus playas. Siguiendo la tradición portuguesa de la época, el centro es la iglesia y alrededor, formando un cuadrado, se ubican las casas de colores. Algunas de ellas albergan a los nativos y en otras se instalaron comercios, talleres de artesanía, restaurantes de alta cocina y posadas con encanto.

Praia do Espelho

   Praia do Espelho fue elegida por los medios especializados como una de las más bellas de Brasil. Pero el turista puede despejar sus dudas y disfrutar de esta paraje sin igual apartado del ruido y situado entre Caraíva y Trancoso. Para aprovecharse de su generosidad es necesario observar las mareas y entender sus matices. En la marea baja, las aguas, pintadas de azul, forman piscinas naturales que ofrecen tranquilidad absoluta en un ámbito que también invita a paseos y al relax pleno

Reserva Jaqueira

   Los Pataxó son la etnia aborigen más numerosa del Brasil, y la mayoría de ellos hoy reside en el sur del estado de Bahía, en las cercanías de Porto Seguro, en las distintas aldeas que se despliegan desde Caraíva a Cabralia, pero sobre todo en Coroa Vermelha, en la Reserva Indígena de Jaqueira, junto a las playas de Mutá. La Reserva Jaqueira Porto Seguro tiene una diferencia espectacular con respecto a otros destinos brasileños. Sólo aquí se puede conocer y experimentar la cultura indígena legítima, los habitantes originales de estas tierras, que están bien representados en este lugar que se encuentra a 12 kilómetros del centro de la ciudad y ocupa 827 hectáreas de bosque natural.

   La reserva preserva la historia y las costumbres de los pataxó y le da al turista la posibilidad de compartir una experiencia única durante algunas horas e incluso se puede alojar en cabañas autóctonas con servicios provistos por los nativos. Así, los visitantes pueden aprender sobre la vida de la comunidad e incluso compartir las sensaciones de utilizar su atuendo y pintarse según la tradición.

   Durante el recorrido se puede hacer una caminata por un sendero agreste dentro de la reserva, lo que permite la observación de especies de árboles nativos y animales en peligro de extinción. Al final del recorrido, los visitantes tienen la oportunidad de probar la cocina aborigen. El famoso pescado a las brasas en hoja de patioba (palmera), uno de los mejores manjares que probará en la estadía.

La Torre Resort

Consagrado por el irrebatible site TripAdvisor como uno de los mejores resort family de la Bahía, y el mejor de Porto Seguro, es también el mayor complejo hotelero de toda la Costa do Descubrimento. Son 100 mil metros cuadrados a la altura de su imaginación.

   Un complejo de más de 250 departamentos, seis piscinas, sistema de consumición all inclusive, spa, cuatro patios de comida; el lounge bar, y ahora también su restaurante la Carte. Ahí, sobre la estupenda playa de Mutá, el Club de Playa propio –exclusivo para sus huéspedes–, donde cada noche hay una fiesta temática distinta y durante todo el día atracciones y distracciones para todas las edades, música en vivo, animación y juegos. Estos, son apenas algunos ejemplos de la infraestructura, las emociones y los servicios que ofrece La Torre Resort.

   Además todo es realzado por el sistema all inclusive que permite a los huéspedes disfrutar su día sin preocuparse con cuentas, adiciones ni pagos, porque la sola exhibición de la pulsera del hotel, le bastará para acceder a todos los servicios, tanto en el ámbito del resort como en el club de playa, en su propia fábrica de pizzas, y en los bares de sus piscina.

   Sus cinco categorías de hospedaje (estándar, lujo, suites superiores, family, master), satisfacen las exigencias de confort y seguridad contempladas. A lo que se agrega la majestuosa Villa la Torre, con casas de dos plantas, piscina y jardín propios. Para los que prefieren la piscina al mar, el resort tiene seis, y cada una con su área de seguridad para los niños, animación y juegos, espacios para nadar, resposeras, sombrillas y un bar siempre a mano.

   Para los más chicos está el Kids Club con juegos y coordinadores especialmente capacitados. Para los adolescentes hay slackline, tirolesas, plataformas de arborismo, muro para escaladas, deportes, competencias y teatro.

   Temprano por la mañana, zarpa desde la playa de Mutá la goleta exclusiva de La Torre Resort, rumbo a las maravillas del Parque Marino Recife da Fora, la inolvidable aventura de navegar y bucear entre arrecifes de coral y peces de todos los colores.

   El Club de Playa de La Torre Resort garantiza el placer. Con su exclusivo sistema beach Inclusive, el huésped del complejo no tiene más que desear, para que le sea concedido. La única obligación del visitante, allí, es disfrutar a full

Otras opciones

   • El campo de golf Terravista, situado en los acantilados multicolores de Trancoso, se integra con la perfección y la armonía de las características naturales del litoral marítimo. El audaz diseño del campo de golf se amalgama con la vegetación y el magnífico paisaje. Los practicantes de este deporte tienen la oportunidad de jugar entre el mar turquesa y el verde intenso del bosque conservado, con el sonido de las olas y el canto de los pájaros. Puede programar una clase y arrendar el equipo para tener el privilegio de jugar en uno de los campos más exclusivos de Brasil y más bellos del mundo, con diversidad de opciones para hospedarse. Entre otros el imponente Club Med Trancoso que emulsiona la excelencia en servicios con las increíbles características del lugar.

• Completamente integrado a la naturaleza exhuberante de la mata atlántica de Arraial d´Ajuda, el hotel Saint Tropez une arquitectura, confort, clase y belleza de un gran servicio con la tranquilidad y la hospitalidad que sólo Bahía tiene. La estructura de hospedaje se divide en 60 departamentos suites y chalets equipados con todas las comodidades.

• El complejo Arraial d´Ajuda Eco Resort muestra sofisticación, elegancia y buen gusto en cada uno de sus ambientes. Diseñado para ofrecer el máximo de comodidad, satisface las más altas expectativas: gastronomia premiada, distintas actividades de entretenimiento y servicios diferenciados. Su ubicación es privilegiada ya que se emplaza en la maravillosa confluencia del río Buranhém con el océano Atlántico.

• Solar do Imperador. es un hotel diseñado para combinar el buen gusto, con el bagaje cultural e histórico del litoral atlántico de Bahía. La majestuosa construcción de estilo colonial ocupa 20 mil metros cuadrados con jardines, parques, lagos, cascadas y una vista panorámica de la ciudad y el mar. Con la vegetación de la selva tropical alrededor de ellos y también por una profusión de flores, entre ellas cerca de dos mil orquídeas plantadas en sus árboles.

• Hotel Estalajem. En el corredor cultural y gastronómico de Porto Seguro, se encuentra el Hotel Estalagem Porto Seguro, con su fachada, catalogada como conjunto histórico, artístico y cultural. En el interior, se destaca la construcción del portal imponente de 1810, construido con piedras tomadas de los arrecifes de coral y aceite de ballena. Este hotel incluye paseos y excursiones en bicicletas con distintos niveles de dificultad y duración. Informes

   Para mayor información de los destinos mencionados u otros comprendidos dentro del territorio brasileño se puede consultar al Sector de Turismo de la Embajada del Brasil en Buenos Aires, organismo que pone a disposición del turista un equipo de especialistas que lo ayudará a programar su viaje.

• Vuelos de GOL. Los pasajes pueden adquirirse en el sitio web (www.voegol.com.br/es) y en la tienda de la empresa, así como en agencias de viajes. Los precios Buenos Aires-Porto Seguro, a partir de enero, parten desde los 320 dólares, sin tasas de embarque.


Comentarios