Ovación
Lunes 29 de Agosto de 2016

Por un objetivo de oro

Ardusso hizo podio y Angelini casi gana el TC en Paraná. Los zonales clasificaron e irán por una copa esquiva

Domingo de graduaciones en Paraná. Guillermo Ortelli se recibió, ahora sí, de "gran candidato". Facundo Ardusso, de "candidato firme, como nunca antes". Juan Marcos Angelini, de "candidato". Mientras el séxtuple obtuvo la victoria que venía amagando en todo el año y tiene el potencial para luchar por el hepta, el automovilismo de la región dejó el autodrómo del Club de Volantes Entrerrianos con la certeza de estar para los grandes logros. Por el parejense, ante todo, y el de Carreras, que están en la Copa de Oro otra vez pero ahora con un medio mecánico como para ilusionarse. En las próximas 5 fechas todo puede ser.

La categoría le dio a Dodge 100 rpm más y a la primera de cambio el Flaco y el Tati obtuvieron sus series. Y si Angelini no ganó fue porque, muy presionado por Ortelli, cometió un error a 5 vueltas del final, perdió la cola y se fue al pasto cuando punteaba y no sólo se metía en la Copa de Oro sino que obtenía la victoria obligatoria. No cumplió este último requisito, pero sí el primero y, gracias a que recompuso la línea, se abroqueló en el 5º lugar y contuvo los embates de Mariano Altuna, que lo hubiera desplazado del 12º y último puesto clasificatorio si lo superaba en pista.

Angelini ganó la serie con autoridad y en el 5º giro de la final desplazó a Mariano Werner de la punta en una maniobra espectacular por afuera, mientras Ortelli aprovechaba y quedaba como escolta. Al final, lo dicho, el de Carreras se aferró con uñas y dientes al 5º lugar que lo dejaba apenas 1,5 puntos arriba de Altuna y zafó. Lo bueno para él es que su Dodge volvió a ser candidato a la victoria.

Menos el Tati Ardusso, pese a ganar también la primera manga en otra superación no menos superlativa a Matías Rossi. Es que pese a la equiparación que al fin hizo la ACTC con los motores Dodge, el suyo viene arrastrando un problema en el block que lo condiciona en la velocidad en rectas, ya que en curvas el Dodge anda perfecto. Ayer subió al podio, buscó en todo momento superar a Werner para permitirle a su compañero Ortelli además ganar la etapa regular, pero necesita solucionar ese problema. Igual, como nunca se siente que es candidato al título, en un JP Racing que pelea con sus dos pilotos por la corona.

Mientras tanto, el rafaelino Nicolás González fue tercero en su serie, el mejor resultado en su año debut en el TC pero después abandonó. Para el otro piloto zonal los objetivos son otros. Ardusso y Angelini tienen para ir por más, para soñar con ser el primer piloto de la región que consigue un título del TC desde 1968, cuando festejó el de Clucellas Carlos Pairetti, con el famoso Trueno Naranja. Un honor, un objetivo de oro que merecería el mayor de los sacrificios.

Comentarios