Clásico rosarino
Martes 18 de Octubre de 2016

Por un clásico sin teorías conspirativas

Más que el espíritu de una columna de opinión, estas líneas tienen la fuerza de un llamado a la meditación para los dirigentes de Central y Newell's. Un pedido encarecido para que esperen el clásico del domingo en el Gigante con la más pura ilusión de que todo se definirá por obra y gracias de los jugadores, técnicos y siempre adentro de la cancha. Todo esto viene a cuento porque no existe un Central-Newell's o viceversa en el que la previa no se impregne de sospechas y teorías conspirativas. Basta de escuchar esa misma cantilena que predispone mal a todo el mundo y que es una verdadera trivialidad a la hora de inclinar la balanza en un mundo tan insondable como un clásico. Mucho más por estas horas en la que la designación del árbitro se transforma en una cuestión de Estado. Como si el referí fuera más importante que Marco Ruben o Maxi Rodríguez, por citar a dos referentes que juegan seguro.

Por favor, hay que terminar de una vez por todas con que la antesala del clásico sea un desfile de directivos canallas y leprosos por llegar primeros a golpear la puerta indicada para pedir lo que más les conviene. Cómo estará de contaminado todo que desde el domingo las sedes de Central y Newell's se parecen más a un call center de llamadas, cuya única intención es bajar o levantar con broncas o sonrisas al árbitro que salga elegido. Que uno quiere a este, que el otro ya habló en la AFA para que no venga el otro y bla bla bla...

Todas habladurías de pasillo realmente incomprobables y que nunca definen nada. Que solo invitan a poner más histéricos a los hinchas y cada vez peor predispuestos a entrenadores, periodistas partidarios y dirigentes de uno y otro bando. En esta mezcolanza entran todos. No se salva ninguno. Es que nadie nunca fue capaz de tirar la piedra y mostrar la mano. Al contrario. Todos siempre la escondieron. Prefirieron escuchar la letra de fábula que endulza o amarga a los oídos. Por la salud del querido clásico rosarino, ojalá que esta semana sólo se hable de que Coudet ya inventó la fórmula para seguir invicto contra Newell's y que Osella ya tiene en el laboratorio de Bella Vista el experimento para terminar con esta racha nefasta que persigue a Newell's ante Central.

Comentarios