Policiales
Lunes 11 de Julio de 2016

Por qué le dieron 13 años al Pollo Vinardi, hombre ligado a Los Monos

Lo juzgaron por matar a Sergio Pared. Los jueces entendieron que hubo testigos que, por miedo, cambiaron sus dichos para favorecerlo.

El último día de junio, en un juicio oral y público, Leandro "Pollo" Vinardi fue condenado a 13 años de prisión por el crimen de Sergio Pared, ocurrido el 14 de febrero de 2013. Al Pollo se lo vinculó a la banda de Los Monos y a Sergio "Quemado" Rodríguez. La lectura de los fundamentos de la sentencia exponen cómo el tribunal compuesto por Julio Kesuani, Gustavo Salvador y José Luis Mascali debió hacer equilibrio entre testimonios que, con incongruencias, incriminaban al Pollo y testigos que declararon en la instrucción pero se negaron a ir ante el estrado por miedo, entre ellos uno que dijo haber sufrido tres infartos. Y un telón de fondo que cae sobre una disputa territorial ligada a la narcodelincuencia.

   A las 7 de la mañana del jueves 14 de febrero de 2013 Pared esperaba a un proveedor frente a su almacén de Doctor Riva 2785. Entonces pasó un Chevrolet Astra negro con dos ocupantes y el conductor efectuó un único tiro con un revólver 32 largo que le perforó el pecho. Antes de morir el hombre de 50 años dijo siete palabras, escuchadas por su hija Brenda, su concubina Ramona y un vecino: "Fue el Pollo; el de Puente Gallegos", en alusión a Vinardi.


El duelo. El fiscal Guillermo Corbella había pedido 22 años de cárcel para Vinardi basándose en los testigos que lo sindican como quien disparó. El defensor Fausto Yrure pidió la absolución por falta de evidencias. Los jueces debieron tamizar entre los testimonios de los familiares de Pared, testigos que no pudieron ser hallados y otros que cambiaron sus declaraciones. También debieron admitir el tratamiento de denuncias de testigos que dijeron, los días previos a la audiencia, haber sido "apretados" para no perjudicar al Pollo.

   Sobre las mujeres testigos de la familia Pared la defensa hizo constar que ambas están presas. La hija por el crimen de Pamela Spinetti, el 26 de julio pasado en Coulin al 2000, y la mujer en una causa de tenencia de drogas. "Las hijas y la concubina eran las más interesadas en que se haga justicia para con la muerte de su ser querido, con lo cual no es coherente con ese interés endilgar una responsabilidad a una persona desde los albores de la investigación a quien nada haya tenido que ver con el mismo", dijeron los jueces.

   El tercer testigo fuerte de la fiscalía, un vecino que declaró al menos cuatro veces y reconoció a Vinardi en rueda de personas, no concurrió a la cita. No fue hallado ni aún buscado por la policía. Esto llevó al fiscal a plantear la hipótesis de que "fue amenazado o sobornado" para que no fuera a la audiencia, en la que su testimonio fue leído. Dijo que esa mañana "pasó por Doctor Riva y Pared estaba en la puerta de su casa con su hija Brenda y los saludó. Siguió hasta la esquina y cuando volvió caminando por vio venir de frente un Astra negro con vidrios polarizados. Agregó que el que manejaba gritó «hijo de puta» y efectuó un disparo hacia Pared, quien seguía en la vereda pero sin su hija. Vio caer a la víctima mientras el auto aceleraba por Doctor Riva hacia Ovidio Lagos doblando hacia el sur pudiendo alcanzar a ver los tres números de la patente «641»".

   Agregó que asistió al herido junto a la hija y la concubina. Y que escuchó la acusación contra el Pollo que hizo Pared mientras agonizaba. Dijo que podría reconocer a los hombres del Astra negro y que al Pollo lo conoce de vista de los boliches como "Yamper" y "La Tienda". Un año más tarde el mismo testigo reconoció al Pollo en rueda de personas sin titubear. El tribunal dio como fidedigno ese testimonio.


Apriete. Siguiendo la línea de que el testigo fue intimidado, la resolución indica que el apriete fue "la verdadera motivación del giro notorio en el discurso del testigo durante del proceso (cuatro declaraciones en las que comienza con una postura incriminante hacia el imputado y que fuera la que se valoró anteriormente y con posterioridad termina favoreciendo al mismo aduciendo ahora que estaba amenazado, pero por la familia de la víctima). Colofón: no fue al juicio; pero su principal versión, a pedido de parte y sobre lo que se manifestó objeción alguna, se leyó y se valora en este acto".

   Otro testigo presuntamente intimidado fue quien le alquilaba parte de su garaje al Pollo para guardar el Vectra negro. En el juicio no reconoció como propios sus dichos en el acta policial. Los jueces validaron la declaración en la que el testigo dijo conocer al Pollo del barrio y que le alquiló parte de su garaje. "Un día él sacó el auto a la mañana como a las 9 y luego me entero por el diario que habían matado a una persona y luego la madre de Leandro me dijo que él estaba metido en esa muerte. Desde ese día no llevó más el auto, ni lo vi", se lee en el fallo.

   "Vinardi no tiene coartada porque es inocente", dijo su defensor, y afirmó que no había conflictos previos entre su cliente y Pared. "Se conocían. Mi cliente trabajaba en el hipódromo y Pared lo frecuentaba. Los familiares de la víctima dijeron que no había problemas entre ellos", agregó.

   El tribunal tuvo en cuenta dos aspectos. Primero, la hora en la que fue cometido el hecho. Un horario en el que circula poca gente, lo que dificulta la presencia de testigos. La segunda fue que hubo planificación. El atenuante es que el Pollo no tenía antecedentes condenatorios.


Comentarios