Edición Impresa
Sábado 26 de Abril de 2014

Por mejores rindes, elevan la estimación de cosecha de soja

El GEA pronosticó una producción final de la oleaginosa de 55 millones, un 0,4 por ciento más que en marzo. El maíz caería 17 por ciento respecto al año pasado.

El aporte de zonas clave de producción agropecuaria compensará con mejores rindes las pérdidas en soja originadas en los problemas climáticos, por lo que la producción final de la oleaginosa de la campaña 13/14 se estima en 54,9 millones de toneladas.

"A pesar de la caída esperada en los rindes en el sur de Santa Fe y oeste bonaerense y del aumento de superficie que podría no cosecharse —unas 455 mil hectáreas—, la producción de soja 2013/14 se estima en 54,9 millones de toneladas", aseguró la Bolsa de Comercio de Rosario en su último informe de estimaciones publicado la semana pasada.

La mejora vino sobre todo por el comportamiento de los rindes en la provincia de Córdoba, particularmente en el este y el sur, así como en el norte del país, que vienen a contrarrestar las pérdidas de otras regiones para empujar el rinde nacional hasta los 27,7 quintales por hectárea 8qq/ha).

Por otra parte, el informe señala que la cosecha de soja viene trabada y retrasada en 15 puntos respecto del año pasado, ya que con sólo un 25 por ciento del área sojera cosechada todavía faltan muchas regiones productoras de importancia por trabajar.

Igualmente, con el avance que exhiben, hay zonas que permiten avizorar caídas de rindes respecto de sus expectativas iniciales, mientras que otras áreas están arrojando resultados favorablemente sorprendentes.

Esto era lo observable hasta una semana atrás: los próximos días, si no hay inconvenientes en la recolección, empezarán a dar una visión más ajustada en productividad unitaria.

Por el lado del maíz, con el 23 por ciento del área maicera cosechada, se ajustó hacia arriba la estimación de producción del grano respecto del informe anterior, alcanzando las 23 millones de toneladas. El rinde promedio nacional de maíz fue ajustado en casi un quintal, pasando de 66 a 67 qq/ha.

Soja. El avance de la cosecha de soja llega al 25 por ciento del área, por lo que con nuevos datos de rendimiento es posible ajustar el número de producción a las 54,9 millones de toneladas, un 0,4 por ciento superior al guarismo de marzo. Se parte de considerar una superficie sembrada de 20,3 millones de hectáreas, una superficie no cosechable de 455.000 hectáreas —que representa el 2,3 por ciento del total implantado—, y un rinde nacional promedio de 27,7 qq/ha.

Si bien los resultados han caído respecto de las expectativas iniciales en buena parte de la zona núcleo, se confirman mejores resultados en Córdoba. En Chaco y Santiago del Estero, la primera tanda cosechada confirmaría las expectativas de una campaña excelente para la oleaginosa.

En la provincia de Entre Ríos, en función del relevamiento satelital hecho por el Siber (Bolsa de Cereales de Entre Ríos) se ha corregido la superficie provincial a 1,36 millones de hectáreas de soja.

Mientras tanto, las recientes tormentas han complicado algunas zonas de la provincia de Buenos Aires por lo que se estimó un aumento en el área provincial que quedaría marginada de la cosecha, pasando de 172 mil a 186 mil hectáreas.

En Córdoba también se incrementó el área perdida, particularmente en los departamentos Marcos Juárez y Unión.

Con varios ajustes de distinto signo en las productividades unitarias estimadas para distintas zonas de la provincia de Buenos Aires, el total provincial fue recortado respecto del informe anterior, quedando en 26,6 quintales por hectárea.

A esto se suma que hay una marcada desmejora en la provincia de Santa Fe (34,3 qq/ha vs 33,0 qq/ha de la estimación anterior), particularmente en los departamentos del sur, donde las expectativas se ubican en dos quintales menos.

Por su parte el progreso de la cosecha en Córdoba sigue arrojando valores muy variables, pero que han acercado gratas sorpresas. En el oeste de los departamentos de Unión y Marcos Juárez se afirman rindes de 37 a 38 quintales como media a pesar de los problemas que causaron las últimas tormentas.

El sur de la provincia, a pesar del fuerte estrés termohídrico que sufrió entre diciembre y enero, está posicionándose con 3 quintales por encima de las expectativas anteriores (22 qq/ha) mientras lleva recolectado el 30 por ciento de los cuadros. El promedio de la provincia de Córdoba quedó ajustado en 28,3 quintales, vs los 27,4 qq/ha del mes anterior.

Maíz. Con el 23 por ciento del maíz cosechado, se ha hecho un ajuste en el rinde estimado y, por lo tanto, en la producción del cereal. En esta nueva estimación de la Bolsa se considera un rinde promedio nacional de 67 qq/ha, que resulta superior a los 66 qq/ha estimados en el informe pasado.

De todas formas, sigue contrastando negativamente con los 70 qq/ha obtenidos en la campaña 2012/13. Estimándose en 890.000 ha la superficie que no entraría a circuito comercial, la producción nacional es estimada en 23 millones de toneladas, poco más del 17 por ciento por debajo del ciclo pasado.

Los ajustes negativos que más se destacan fueron hechos en las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos, llevándolos a 64 qq/ha (medio quintal menos que en la estimación de marzo) y 47,2 qq/ha (casi 6 quintales menos), respectivamente.

En Santa Fe los rindes cosechados y las expectativas permiten ajustar las estimaciones a la suba pasando de 81,2 a 82,6 qq/ha. También hubo un pequeño ajuste positivo en Córdoba, pasando de 76,8, qq/ha a 77,7 qq/ha.

Para el conjunto de las provincias conformadas por Santiago del Estero, Chaco, Salta y Tucumán, la productividad unitaria fue ajustada a 60 qq/ha, frente a los 54 quintales calculados en marzo, proyectando un aporte adicional de 250.000 toneladas de producción en relación con la estimación anterior.

Norte provincial. En los departamentos del norte de la provincia se registraron óptimas condiciones climáticas, con buenas perspectivas de rendimientos en la cosecha de soja de primera y de segunda tal como lo consignó el último informe de estimaciones agrícolas elaborado por la Bolsa de Santa Fe.

Para la soja de primera, al presentarse condiciones de estabilidad climática y mejorar día a día las condiciones de piso en lotes, caminos y accesibilidad y porcentajes de humedad ambiente media a baja permitieron que el proceso de cosecha se generalice en gran parte del área y a ritmo sostenido. "Todo el parque de maquinarias y equipos estén en plena actividad".

Comentarios