Clásico Copa Santa Fe
Lunes 25 de Julio de 2016

Por las manos seguras de Ledesma

El arquero canalla siempre dio confianza y prevaleció en la acción más clara del partido, al taparle un mano a mano a Treppo.

La pelota llegó desde un costado o del otro y rara vez no terminó en las manos de Jeremías Ledesma. El número uno fue el dueño del área canalla. Su figura se agigantó aún más cuando evitó que la entrada solitaria de Milton Treppo culmine en el fondo del arco. A partir de esa acción y de la seguridad que mostró durante toda la tarde, el arquero nacido en Pergamino hace 23 años fue clave para el empate que Central se llevó del Coloso.

La sobriedad de Ledesma para sostener a Central en los momentos menos favorables fue la imagen del que se siente cómodo, confiado. Fue la voz de mando de la defensa y el que con aplomo consumió minutos ante cada pelota en su poder, cuando el partido se acercaba a su fin y el canalla se aferraba al 0-0.

El rendimiento que tuvo cerró el arco canalla a cualquier intento. Mantuvo la valla sin goles, al igual que ante Independiente de Chañar Ladeado (3-0) por octavos de final de la Copa Santa Fe, en lo que fue su primer partido oficial en la primera canalla. Es que anteriormente había estado en el banco, en 18 oportunidades (2 por el Nacional B, 15 por la primera y 1 por Copa Argentina), pero nunca le tocó ingresar. A esa estadística se le agrega que luego del partido con los de Chañar fue al banco ante Villa Mitre por Copa Argentina.

Números al margen, Ledesma estuvo ayer bien ubicado y atento a los envíos aéreos de la Lepra, recurso que utilizó asiduamente el local en el segundo tiempo. Otra virtud es que utilizó bien el pie para sacar desde el arco, en procura de generar contras.

Su arco casi es vencido con ese centro de Valenzuela desde la izquierda y el toque de Treppo casi encima suyo que salió junto al poste. Pero si en esa Ledesma no tuvo intervención, sí en la siguiente.

Cuando Treppo encaró por el medio sin oposición, allí Ledesma interceptó con la mano izquierda el tiro del atacante rojinegro. Corría el minuto 29 y de esa manera evitaba el gol en la mejor ocasión de la Lepra.

Después, se encargó de descolgar uno y otro centro, alguno de Valenzuela, otro que aprobó. Pero el uno sacó una mínima ventaja en la consideración, con aquella atajada que sostuvo el 0-0.

Comentarios