Agroclave
Jueves 30 de Junio de 2016

"¡Por Dios, váyase!"

Los dos grandes partidos británicos siguen sumidos en una crisis de liderazgo y el saliente premier conservador, David Cameron, instó ayer al líder laborista, Jeremy Corbyn, a que se vaya tras perder la confianza de sus parlamentarios tras su débil campaña a favor de la permanencia.

Los dos grandes partidos británicos siguen sumidos en una crisis de liderazgo y el saliente premier conservador, David Cameron, instó ayer al líder laborista, Jeremy Corbyn, a que se vaya tras perder la confianza de sus parlamentarios tras su débil campaña a favor de la permanencia. El líder laborista se niega a renunciar. "A mi partido podría interesarle que siguiese ahí, pero eso no serviría al interés nacional y yo le diría: «¡por Dios, váyase!»", le espetó Cameron.

Comentarios