Ovación
Viernes 21 de Octubre de 2016

Por ahora abren el paraguas

Coudet y Osella no pueden confirmar los equipos, en una semana atípica por lesiones y posibles cambios tácticos.

Se habló, se dijo, se escribió la semana pasada sobre que en general, en las historias de los clásicos, en las citas previas los entrenadores reservaban a jugadores que venían tocados para que pueden enfrentar el partido más importante de la ciudad. La del último fin de semana no fue la excepción, pero de todas formas los técnicos se encontraron a partir de ellas con más inconvenientes. Del lado de Central, con más lesionados que le trajeron a Eduardo Coudet nuevos interrogantes, a los que parece que puede agregarle cambios tácticos. Sin dudas, del lado de Arroyito la estatura del equipo aparece más revuelta. Del lado de Newell's, pese a preservar, Diego Osella no pudo solucionar los problemas que tenía, que por cierto son muy importantes para su estructura: nada menos que no puede tener a un 9, ni al titular ni al suplente. Y por eso aspira a modificar de la línea de los doble 5 en adelante. Los dos probaron ayer, ninguno de los dos definidos. No tienen nada seguro. Los dos abren el paraguas.

Coudet tenía en mente el plan del clásico. Cuidó a Teófilo Gutiérrez y Cristian Villagra en el último encuentro frente a Estudiantes (2-3) y tendrá a los dos para enfrentar a Newell's. Pero le surgieron nuevos dolores de cabeza con la expulsión de Giovani Lo Celso y la lesión de otro futbolista importante como Walter Montoya, que más allá de que no está descartado, es prácticamente imposible que se recupere bien y a tiempo de un esguince de rodilla. El volante se suma al 5 indiscutible de su equipo como es Damián Musto, al que aún no le sacaron la férula por otro problema ligamentario. Entonces, de repente el Chacho tuvo que modificar tanto que hasta piensa en variantes tácticas defensivas, porque le quedó bastante claro que ante el líder del torneo hubo demasiados desaciertos.

Osella también cuidó, pero no fue suficiente. Aquella caída de Nacho Scocco en el final del partido con Temperley, que parecía totalmente inocua, le sigue trayendo dolores de cabeza porque no le permite recuperarse a tiempo. Tampoco está descartado, aunque no pudo entrenar bien y ese tipo de ventajas en un clásico puede ser determinante. Pero el técnico tiene otro dilema, porque el otro 9 natural como es Mauro Matos no está tampoco en óptimas condiciones. Por eso el entrenador leproso está en una encrucijada y parece dispuesto a no repetir todos los nombres arriba respecto a la victoria ante Gimnasia (1-0), con el retorno de Maxi Rodríguez y el corrimiento de otros jugadores.

Será un clásico con muchos nombres renovados respecto al último. Igual de atrapante, por supuesto, y donde ni las previsiones una fecha antes sirvieron demasiado.

Comentarios