Iglesia
Jueves 04 de Agosto de 2016

"Poner coto a los más poderosos para defender a los más pobres"

Lo reclamó el arzobispo de la ciudad, Eduardo Martín, tras una reunión con representantes del Movimiento Sindical Rosarino

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, se mostró preocupado por el aumento del desempleo y pidió "poner coto a los más poderosos para defender a los que menos tienen". Lo declaró tras reunirse con representantes del Movimiento Sindical Rosarino (MSR), que le transmitieron su preocupación por los despidos, las suspensiones y el deterioro de la situación social de la región.

"Tiene que haber una política que ponga coto a los excesos de los más poderosos para defender a los que menos tienen, este es el principio de justicia y es una tarea que le corresponde a las autoridades", sentenció el titular de la Diócesis rosarina luego del cónclave en la sede local de la Asociación Bancaria.

Martín pidió que el gobierno, los gremios y las empresas conformen una mesa de diálogo para resolver "una situación que afecta a muchos trabajadores".

El cónclave surgió por la inquietud gremial ante un escenario de recesión económica, despido de trabajadores, tarifazos y apertura de la importación.

"La intención es que reflexionemos juntos sobre lo que nosotros entendemos como una situación por demás de delicada que tiene que ver con el desempleo y los despidos en sectores muy específicos, como es el caso de los metalúrgicos, la recesión económica, la falta de consumo", expresó Matías Layús, dirigente de La Bancaria.

Alberto Botto, secretario general de Luz y Fuerza, señaló: "Es muy importante que la Iglesia escuche a los trabajadores y que favorezca a espacios de diálogo ante una situación que empeora día a día en vastos sectores del ámbito laboral".

Para el arzobispo, "la falta de empleo es uno de los factores de injusticia más grandes y graves porque sin el trabajo la persona no alcanza su dignidad de persona y genera una baja de su autoestima, genera desunión en la familia y vive una cantidad de males enormes; por eso, la deuda principal y el desafío grande es poder tener trabajo para todos".

"El trabajo digno es el ordenador de la vida social, no tener trabajo es como que te dijeran que no servís para nada", agregó.

Consultado por las cifras relevadas por la Universidad Católica Argentina sobre los índices de pobreza, Martín explicó que "el año pasado el índice daba 29 puntos y este año, haciendo una proyección, aumentaba entre 3 y 5 puntos más". "Esto no significa solamente cifras, números, sino familias, personas, niños, gente que sufre", destacó.

Al referirse a los tarifazos, si bien reconoció que se vive "una situación social delicada", admitió que "era necesario realizar un ajuste, pero debió hacerse de forma escalonada para que no se perjudique al conjunto social".

La situación social de la región llevó a un grupo de diputados provinciales a evaluar la posibilidad de presentar un proyecto de ley para frenar los despidos.

El tema se analizó durante la sesión que la comisión de Asuntos Laborales de la Cámara baja santafesina realizó el martes en la planta de Acindar Rosario, en apoyo a los obreros que ya sufrieron la baja de un turno de producción, con el que se perdieron 20 puestos de trabajo.

Escucharon nuestros reclamos sobre Acindar y la región, donde la producción está muy comprometida", fue el balance del titular de la UOM local, Antonio Donello, tras esa sesión.

En el encuentro, del que participaron los diputados provinciales Miguel Solís, Verónica Benas, Claudia Moyano, Mercedes Meier, Luis Rubeo y Cesira Arcando, estuvieron también los representantes de la UOM de Rosario, referentes del mismo gremio pero de la seccional Villa Constitución, dirigentes de la CGT y la CTA.

En la reunión surgida por iniciativa del diputado Carlos Del Frade, los trabajadores denunciaron "la política que viene llevando a cabo Acindar". Tras el encuentro, la planta de Rosario paró su producción y se realizó una asamblea general en la que se discutió cómo enfrentar la nueva etapa.

Comentarios