Santiago Maldonado
Lunes 02 de Octubre de 2017

Un rostro multiplicado y un incidente menor

El rostro de Maldonado inundó cada rincón del centro porteño: estuvo en la plaza, en los edificios comerciales y administrativos aledaños.

Miles de personas llevaron ayer la imagen de Santiago Maldonado a Plaza de Mayo en carteles, remeras, pañuelos, mochilas y banderas para pedir su aparición con vida y renovar críticas al Estado.

El rostro de Maldonado inundó cada rincón del centro porteño: estuvo en la plaza, en los edificios comerciales y administrativos aledaños, entre la lluvia intensa, el humo de las parrillas y las banderas partidarias.

La concentración comenzó cerca de las 15, cuando agrupaciones sociales, políticas, militantes y ciudadanos emprendieron rumbo a la plaza por avenida de Mayo y también por las diagonales sur y norte.

Miles de personas se expresaron pacíficamente y aprovecharon el ritmo de los bombos, platillos y trompetas para ponerle color a una jornada gris. También para entonar cantos por Santiago y en contra de Gendarmería y de Patricia Bullrich.

Pasadas las 17, el micrófono del escenario se prendió y los familiares del artesano de 28 años comenzaron con sus discursos.

La desconcentración fue tranquila, aunque los fantasmas de lo ocurrido un mes atrás se hicieron presentes cuando menos de diez encapuchados tiraron bombas de estruendo cerca del Cabildo porteño y agredieron a manifestantes y periodistas que trabajaban en el lugar. Pero poco después fueron repudiados por las mismas personas que participaban de la marcha y echados entre corridas e insultos.

Comentarios