Política
Martes 13 de Junio de 2017

Tregua en la pelea del transporte en Córdoba

Tras una semana de paro y luego de una masiva movilización, hubo acuerdo y los choferes levantaron la huelga. Reincorporan despedidos

Tras una semana de paro y luego de una multitudinaria manifestación obrera, los choferes de colectivos de la ciudad de Córdoba levantaron anoche la medida de fuerza. Fue luego de acordar con el Ministerio de Trabajo de la provincia mediterránea la reincorporación de los despedidos y un compromiso de rediscusión de la paritaria del sector.

El acuerdo llegó sobre el final de un día de tensión, durante el cual el gobierno municipal de Ramón Mestre sacó 200 colectivos a la calle para romper la huelga. Las unidades fueron custodiadas por más de mil agentes de fuerzas de seguridad provinciales y nacionales. Los sindicatos nucleados en las distintas CGT de la ciudad mediterránea respondieron con una masiva movilización por el centro de la capital provincial.

En la ciudad de Buenos Aires hubo una concentración en la puerta de la Casa de Córdoba. Y desde Rosario llegaron las adhesiones de la Federación Nacional Aceitera, Obras Sanitarias, ceramistas, seguros, distintos sindicatos industriales y gremios nucleados en el MSR (Bancarios, Luz y Fuerza, Judiciales de Santa Fe).

En Córdoba, miles de manifestantes nucleados en la mayoría de sindicatos y centrales de esa ciudad marcharon a la sede la UTA para respaldar a los choferes en lucha. Los trabajadores cuestionaron al aumento paritario del 21 por ciento en tres cuotas acordado por el gremio a nivel nacional, con el que tienen un enfrentamiento. El conflicto escaló porque las empresas respondieron con despidos.

De la movilización participaron sindicatos que responden a la CGT Regional Córdoba, la CGT Rodríguez Peña, CTA, partidos políticos de izquierda y organizaciones sociales. Entre los manifestantes había delegados del Sindicato Unico de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac), de la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC), Luz y Fuerza, Bancarios, el Frente de Izquierda, MAS, el abogado e histórico referente del movimiento obrero cordobés Lucio Garzón Maceda y el dirigente Claudio Dellecarbonara.

Frente a esa movilización, el secretario de Interior de la UTA central, Jorge Kiener, acusó a los delegados cordobeses de llevar a los trabajadores "a una situación que se torna hasta peligrosa para cada uno de ellos".

La conducción nacional del gremio se alineó con los gobiernos municipal, provincial y nacional, que ayer militarizaron el conflicto. El intendente radical Ramón Mestre se reunió también con el gobernador Juan Schiaretti y legisladores nacionales para insistir en que se declare al transporte urbano como servicio esencial.

Finalmente, por la noche se abrió un nuevo canal de diálogo con las autoridades, que permitió desactivar la medida.

En el marco de la fuerte ofensiva lanzada este año por el gobierno para asegurarse paritarias que anclen los salarios por debajo de la inflación y flexibilizar el mercado laboral, el estallido cordobés amenazaba con replicarse.

Docentes bonaerenses

En la provincia de Buenos Aires, una de las pocas que no cerró la negociación salarial con los docentes, ayer fracasó un nuevo encuentro entre los funcionarios de María Eugenia Vidal y el frente de gremios que nuclean a los maestros del sector público. Los sindicatos anunciaron un paro de 24 horas para mañana y el ministro de Economía de ese distrito, Hernán Lacunza, redobló la apuesta advirtiendo que descontará los días de paro.

En la reunión de ayer, el gobierno provincial ofreció un aumento del 21 por ciento en dos tramos, con cláusula gatillo por inflación y una suma de 2.000 pesos por cargo por la pérdida de poder adquisitivo de 2016. Ratificó además que no restituirán los descuentos por paro y que en los próximos días pagarán una suma de entre 1.000 y 2.500 pesos como adelanto de futuros aumentos.

La última reunión por salarios se había concretado el 2 de mayo pasado, mientras el último paro se había llevado a cabo el 11 de abril. Durante casi dos meses, los gremios docentes evitaron realizar paros y sólo convocaron a protestas en los establecimientos educativos y en redes sociales.

Comentarios