Política
Domingo 23 de Abril de 2017

Trabajadores estatales marcharon ayer para repudiar la represión

La concentración comenzó cerca de las 18 en las calle Kirchner y San Martín y, desde allí, marcharon hacia la Casa de Gobierno, en forma pacífica y con banderas argentinas.

Cientos de personas volvieron a manifestarse ayer frente a la Gobernación de Santa Cruz en repudio a la represión que sufrieron anteanoche los trabajadores estatales que habían manifestado en el mismo lugar para exigir el pago de sueldos adeudados.

   La concentración comenzó cerca de las 18 en las calle Kirchner y San Martín y, desde allí, marcharon hacia la Casa de Gobierno, en forma pacífica y con banderas argentinas.

   Entre los carteles de los manifestantes denunciaron el "vaciamiento" de la salud pública y la educación, con cánticos que exigían la renuncia de la gobernadora, Alicia Kirchner.

   La nueva marcha fue convocada por la Mesa de Unidad Sindical y participan ATE, los gremios docentes Adosac y Amet, Aprosa (del sector de la salud), empleados judiciales y jubilados.

   El secretario general de Adosac, Pedro Cornack, sostuvo que el accionar policial, cuando manifestantes intentaron ingresar a la residencia de la gobernadora, fue un hecho de "altísima violencia". Agregó que

también "es violento tener a los jubilados esperando en una carpa a la intemperie, a los chicos sin clases, hospitales vaciados y una obra social que no da respuestas".

   Los gremios convocaron a la marcha de ayer no sólo para repudiar lo sucedido antenoche, cuando se dispersó la movilización con gases lacrimógenos y balas de goma, sino porque afirman que la situación que atraviesan "es desesperante" debido a la falta de pago de salarios a muchos sectores.

   "Hay gente que no tiene para comer, estamos a día 21 y los que tienen tarjeta de crédito la tienen cortada", explicó el secretario administrativo de la CTA Santa Cruz, Miguel del Pla, quien sostuvo que el gobierno provincial "paga por sectores" y que, por ejemplo, "adeuda sueldos de maestros, judiciales, legislativos y una parte de jubilados".

   "Estamos desesperados, nadie nos ayuda, estamos solos, somos argentinos, mis hijos no tienen clases, yo soy docente y tenemos que estar en las aulas, no podemos andar en la calle así, es conmovedor que nadie nos ayude", expresó llorando una mujer en la movilización de ayer. "Estamos desvalidos frente a los atorrantes que nos han robado todo", agregó.

Comentarios