Política
Lunes 22 de Mayo de 2017

"Son inaplicables beneficios como el 2x1 en delitos de lesa humanidad"

Miguel Piedecasas | Bío | Nació el 17 de febrero de 1964 en Junín (Buenos Aires). Es abogado, notario, profesor y autor. Egresó de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y preside (en suplencia) el Consejo de la Magistratura de la Nación.

Al tiempo que crece la expectativa sobre los próximos pasos a dar por la Corte Suprema de Justicia nacional, Miguel Piedecasas, presidente (en suplencia) del Consejo de la Magistratura, traza una valoración positiva de la ley recientemente alumbrada por el Congreso para limitar la aplicación del beneficio del 2x1 a condenados por delitos de lesa humanidad. "Es una nota de madurez democrática", asegura a La Capital.

De paso por Rosario para darle nuevo impulso al proyecto de "Ciudad Judicial Federal", Piedecasas no elude el polémico fallo del máximo tribunal emitido a principios de mayo y rechaza la aparición de "obstáculos formales o beneficios procesales" frente a crímenes de lesa humanidad como los perpetrados durante la última dictadura militar. Y sentencia: "Esos delitos son imprescriptibles".

—La resolución de la Corte Suprema sobre el 2x1 provocó un tembladeral político. ¿Cuál es su evaluación?

—Es un fallo que ha generado una reacción de la sociedad y de la dirigencia política. Veo como muy importante e inteligente la decisión del Congreso de aprobar una ley interpretativa que coloca límites claros al 2x1. El legislador es el primer intérprete y lo aprobado días atrás en el Parlamento es una nota de madurez democrática.

—Paralelamente, llovieron los pedidos de juicio político a los magistrados que emitieron el controvertido fallo.

—Es un punto cuya evaluación corresponde al Congreso. Tenemos que acostumbrarnos a una madurez democrática y a que las instituciones funcionen. Así como elogio esta ley interpretativa que refleja un altísimo nivel de consenso entre la dirigencia, hay que habituarse a que el encargado de juzgar o no el desempeño político-institucional es el Parlamento. La Corte Suprema emitió un fallo que provocó una valoración política y creo que, hasta allí, es correcto.

—¿Cuál es su posición frente al beneficio del 2x1 a represores?

—En su momento llevé la acusación respecto de algunos magistrados que fueron relacionados a los servicios de Inteligencia en otros tiempos de la Argentina y siempre sostuve que, frente a delitos de lesa humanidad que afecten lo valores y los principios de la sociedad, son inaplicables los obstáculos formales o los beneficios procesales. La universalidad en las convenciones ha definido su posición al respecto y así lo sostuve. Los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles.

—Ahora crece la expectativa por un nuevo pronunciamiento del máximo tribunal al respecto.

—El de la Corte Suprema es un fallo por mayoría. Leí los votos y, mas allá de sus fundamentos jurídicos e institucionales, habrá que ver qué sentido y valor le dará a la nueva normativa. Es una ley y, para dejar de aplicarla, hay que declararla inconstitucional. El nuevo pronunciamiento, si existiere en un plazo razonable, será valorar la constitucionalidad y convencionalidad de lo aprobado por el Congreso. Una norma que considero constitucional, válida y, por ende, aplicable.

—Según la agrupación Justicia Legítima, hay magistrados de la Corte Suprema que "perdieron conexión con la realidad"...

—Más allá de la conexión con la realidad o no, los magistrados, unos y otros, se vincularon con una estructura jurídica convencional y constitucional que mereció diversas interpretaciones. Hablamos de caminos alternativos que se evaluaron y que llevaron a un resultado que uno puede o no compartir. En lo personal, creo que el cambio de posición está ligado a jueces que recién se incorporaron al alto tribunal (Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz) y tenían todo el derecho a manifestar su postura. Y el cambio de posición de una de sus integrantes (Elena Highton de Nolasco) obliga a una valoración concreta frente a la ley que acaba de aprobar el Congreso. Está abierto un nuevo debate.

—Tanto en este caso, como en otros de impacto público, la ciudadanía no calló su voluntad de fijarle límites a la Justicia.

—Siempre es positivo que la ciudadanía se manifieste con respeto, tolerancia y sin violencia. Creo en la exigencia a la dirigencia política. El reclamo de la sociedad a sus representantes en el Congreso para que rápidamente revirtieran los efectos de la interpretación de un órgano jurisdiccional también es interesante y positivo como madurez democrática. De lo contrario, estaríamos en escenarios que no podríamos manejar. Los legisladores se han expresado en consonancia con el requerimiento de los argentinos.

efecto. "El fallo del 2x1 generó una reacción de la sociedad y la dirigencia", dijo Piedecasas.

Comentarios