Entrevista | Agustín Rossi
Sábado 31 de Diciembre de 2016

"Si algunos tienen miedo de perder, que hagan una lista para ganarme"

El legislador del Parlasur y ex ministro kirchnerista sostuvo: "si quieren destruir al peronismo, no voy a participar de esa movida".

Agustín Rossi | Bío | Nació el 18 de octubre de 1959. Ingeniero. Ex presidente del bloque de diputados del FpV, ex ministro de Defensa de la Nación y actual legislador por el Parlasur. En 2017 quiere volver a la Cámara baja.


"Quiero ir a la primaria por adentro del PJ. ¿Por qué no quieren ir a la primaria, tienen miedo de perder? Problema de ellos, armen una lista para ganarme. Si quieren destruir al peronismo, no voy a participar de esa movida". Agustín Rossi ya definió que competirá por adentro del PJ en los comicios a diputado nacional y rechaza de forma enérgica la posibilidad de que el partido habilite la conformación de frentes, como en el 2009, año en que nadie fue como candidato orgánico.

En una entrevista con La Capital, el actual legislador por el Parlasur traza un balance crítico del año de Cambiemos en el poder, reivindica a Cristina Kirchner y sostiene que el kirchnerismo es el verdadero adversario del gobierno nacional.

"La expectativa del programa económico estaba puesta en el sector exportador y en la inversión extranjera directa. A la par deprimió el consumo y el mercado interno. Esa apuesta salió mal para los argentinos: no hay inversión extranjera y apostar al sector exportador no tracciona la economía. El consumo y el mercado interno, con inflación, devaluación y tarifazo, generan una fuerte recesión económica. Cuando hago el balance, el 90 por ciento de los argentinos está viviendo peor que cómo vivía hace un año", apunta.

—Pero no se observó en las calles rosarinas una pulseada social como en años anteriores. Casi ni hubo marchas ni reclamos...

—Veníamos de un nivel de inclusión lo suficientemente alto, con fuertes medidas. En los sectores populares la AUH y la inclusión jubilatoria es un dato importante. Hay una malla de contención social mucho más poderosa que antes. Ha ido creciendo el malhumor social en el último trimestre, y sin desbordes sociales, hay indicadores elocuentes. En Rosario, los comedores escolares aumentaron su matrícula el 40 por ciento. Bienvenido sea que no haya estallidos sociales, pero hay que reconocer que todos los indicadores sociales son negativos, nadie puede reconocer otra cosa.

—Ahora bien, el gobierno les dio 30 mil millones de pesos a la CGT y 30 mil millones a organizaciones sociales. En paralelo, se habla de déficit fiscal...

—En cualquiera de los dos casos es mucho menos que lo que el Banco Central paga de interés por los Lebac. El problema del déficit fiscal es por el modelo económico. Generó disminución de carga impositiva a los sectores más concentrados y una política monetaria altamente costosa. Bienvenida la asistencia social, pero a no engañarse: el problema es el modelo económico. Si no hay incentivos al consumo no hay crecimiento económico. El gobierno va a apostar a la baja del costo laboral.

—¿Los cambios en Economía son gatopardismo o una profundización de lo que usted llama "nuevo modelo"?

—Lo que antes era el Ministerio de Economía, como orientador de la actividad económica, no existe más. Hay dos áreas que tienen que ver exclusivamente con la disminución del déficit fiscal. Lo quieren resolver con mayor deuda, y por eso el ingreso de Caputo; y lo quieren reducir con menos gasto, con Dujovne.

—Sería inédito que el oficialismo gane las elecciones de mitad de mandato blandiendo el déficit fiscal como bandera revolucionaria.

—Carlos Menem ganó su reelección en el 95 con más del 18 por ciento de desocupación. De todos modos, el gobierno no tiene ganadas las elecciones. El oficialismo en las elecciones intermedias compite contra sí mismo. Se va a encontrar con distintos niveles de oposición en diferentes provincias, y deberá sacar el 38 por ciento o el 40 por ciento de los votos. Si el oficialismo saca el 31 por ciento de los votos, aunque llegue primero, hará una mala elección, porque 7 de cada diez argentinos le habrá dicho que no a Macri. Pero yo creo que son fundamentalistas ideológicos, están convencidos. Y no me sorprendería que profundicen el ajuste o resuelvan el déficit fiscal endeudando más al país. Hay que tomar dimensión del endeudamiento de 50 mil millones de este año, que es la totalidad de la deuda externa de la dictadura, a valores nominales.

—En el gobierno hay una línea que sostiene que la puja es y será Macri vs. Cristina. Y que en el medio no hay nada. ¿Coincide?

—En todas las elecciones parlamentarias se juzga al gobierno. Será entre los que están a favor de Macri y los que están en contra. La oposición más clara, nítida y contundente es el Frente para la Victoria, cuya principal figura es Cristina. Habrá distintos canales para el voto de censura, pero el más genuino es el de Cristina. No sé si será candidata, pero tiene un rol importante para jugar. Me la imagino haciendo campaña en todo el país por los candidatos del kirchnerismo. Espero que me acompañe en Santa Fe. Hay más kirchnerismo en la gente que en los dirigentes. Con Cristina estábamos mejor, lo reconoce la mayoría de los argentinos.

—Pero cambiará el curso de la campaña el hecho de que Cristina esté procesada. Es una carga muy difícil para ustedes...

—Sobre Cristina hay una campaña de persecución política que tiene en el partido judicial su ariete más incisivo. Es una carambola a tres bandas que va más allá del kirchnerismo. Quieren sacar a Cristina de la cancha porque incomoda.

EM_DASHEM_DASH¿Cómo observa al PJ santafesino?

—El peronismo santafesino tiene que ser claramente opositor. Hoy lo es en la mayoría de los dirigentes, pero hay otros que no.

—¿Uno de los que no es opositor es Perotti?

—Compartí muchos años con Perotti, algunos de coincidencias y otros de diferencias. Mi coincidencia con Perotti se dio en la Cámara de Diputados, yo era presidente del bloque y era un diputado más que acompañó todas las iniciativas del kirchnerismo. En esta etapa, yo me siento más representado por el voto de la senadora Sacnun que por el que expresó Perotti. El peronismo santafesino tiene que representar a los afectados por las políticas del gobierno nacional. Si en esta idea se puede hacer una lista de unidad del peronismo, bienvenido sea.

—¿Aceptaría la posibilidad de que el PJ santafesino autorice la conformación de dos frentes como en 2009?

—No. La decisión del 2009 fue de Reutemann, quien no quiso ir a internas. Decía que si yo iba a la interna, sacaría el 25 por ciento y me tendría que llevar en la lista. Pero era un peronismo del 50 por ciento, que es lo que sacamos entre Reutemann y yo. Ahora estamos hablando de un peronismo del 30 por ciento de los votos. Si quieren hacer eso, me voy a oponer. Quiero ir a la primaria por adentro del PJ. ¿Por qué no quieren ir a la primaria, tienen miedo de perder? Problema de ellos, armen una lista para ganarme. Si quieren destruir al peronismo, no voy a participar de esa movida. La fractura del 2009 la pagué yo dos años después como candidato a gobernador. Y si hay fractura en el 2017 la vamos a terminar garpando en 2019. Entre Reutemann y yo sacamos 5 diputados nacionales, ahora si nos dividimos sacaríamos 2. Sería una vergüenza. Si quieren romper al peronismo, que lo rompan, pero no voy a ser parte de eso.

A LA CANCHA. Rossi se presentará en el 2017 como candidato a diputado nacional.

Comentarios