Política
Miércoles 23 de Julio de 2008

Sergio Massa reemplaza a Alberto Fernández en la jefatura de Gabinete

El intendente de Tigre, Sergio Massa es el nuevo jefe de Gabinete del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, luego del alejamiento de Alberto Fernández, informaron fuentes oficiales.

El intendente de Tigre, Sergio Massa es el nuevo jefe de Gabinete del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, luego del alejamiento de Alberto Fernández,  informaron fuentes oficiales.

Alberto Fernández, hombre clave del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, así como del de su antecesor, Néstor Kirchner, finalmente renunció hoy a su cargo, como secuela de la grave crisis agropecuaria, y será reemplazado  por el actual intendente de Tigre y ex titular del Ansés, Sergio Massa.

En su carta de renuncia, Fernández expresó su “certeza” de que “se abre una nueva instancia” en el gobierno de la presidenta  Cristina Fernández y expresó su esperanza de que la Presidenta “pueda contar con un nuevo elenco de colaboradores para enfrentar” esa nueva etapa, con lo que dio a entender su opinión a favor más reemplazos en el equipo ministerial.

Fernández envió su carta a la jefa del Estado esta misma mañana y aguardaba ser recibido por ella en la residencia presidencial de Olivos, aunque su dimisión se difundió antes que se conociera la aceptación presidencial.

No se conocía si la nueva crisis en el gabinete nacional  concluirá con el alejamiento de Fernández o se cobrará más víctimas  dentro del equipo gubernamental, entre ellas al secretario de  Comercio Interior, Guillermo Moreno, cuyo desplazamiento vienen  reclamando insistentemente la oposición.

Simultáneamente, la Presidenta recibía en la residencia de  Olivos a Massa, a quien ofreció el reemplazo de Fernández. Massa dijo  que ese nombramiento lo “enorgulleció”.

La caída de Fernández es uno de las consecuencias más  importantes del fuerte impacto que tuvo en el Gobierno el largo paro del  campo, que se prolongó por cuatro meses y que tuvo como corolario  la derogación de la resolución que había dispuesto un fuerte  aumento en las retenciones a las exportaciones agropecuarias.

Esa medida, la polémica resolución 125 rechazada la semana pasada por el Congreso nacional, había causado la primera baja en la administración de Cristina Fernández: la del entonces ministro de Economía, Martín Lousteau, en marzo pasado, a pocas semanas de  haberla anunciado.

Entonces, las versiones indicaban que Lousteau había expresado  la necesidad de reformar aquella resolución en tanto también  habría manifestado su rechazo al fuerte poder que ostentaba en su  misma cartera el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

Posteriormente ayer se conoció la renuncia del secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, quien este mediodía fue reemplazado  por el hasta ahora titular del Inta, Carlos Cheppi, también como coletazo de la misma crisis que sacudió al gobierno de Cristina Fernández a pocas semanas de haber asumido.

A esos alejamientos se suma hoy el más significativo, el del  propio Alberto Fernández, quien finalmente confirmó su dimisión,  luego de que desde hace un par de meses se rumoreaba que tenía  intención de alejarse del Gobierno.

Alberto Fernández había negado rotundamente en varias  oportunidades las versiones sobre su alejamiento, al insistir en que el  era “fundador” del proyecto que comparte con el matrimonio Kirchner.

Las pirmeras especulaciones sobre la concreción de la renuncia  surgieron el lunes pasado, cuando llamó la atención la ausencia  de Alberto Fernández de la Casa Rosada en el acto en el que se  anunció la reestatización de Aerolíneas Argentinas, al que asistieron  cientos de invitados que festejaron la noticia.

Se dijo entonces que el jefe de Gabinete no concurrió porque  estaba afectado por una gripe, lo cual se seguía afirmando hoy, ya  que en toda la semana no se lo vio en público.

Alberto Fernández piloteó una serie de crisis pero la peor fue  la que le tocó asumir en las reuniones con representantes del  ruralismo, que también habían sido recibidos por la presidenta  Kirchner.

La sucesión de encuentros no sólo no arrojaron resultado  alguno sino que sirvieron para azuzar aún más los ánimos en el sector  del campo, que tras cada encuentro recrudecía sus protestas.

Hoy, ya los colaboradores de Fernández anticiparon a los  periodistas acreditados en la Casa de Gobierno que era un hecho la  presentación de su renuncia.

Sin que mediara ningún anuncio oficial, alrededor de las 12.45  Sergio Massa, que estuvo largamente dialogando con la Presidenta  en la residencia de Olivos, optó por confirmar él mismo, en  declaraciones a radio Diez, que le habían ofrecido remplazar a  Fernández.

“Si, la verdad que en principio, sí”, dijo al ser consultado  sobre si la primera mandataria le ofreció el puesto, pero agregó:  “Igual me gustaría que en todo caso sea la Presidenta la que  informe, pero efectivamente, me enorgulleció esa oferta”.

Dirigentes de la oposición recibieron la noticia en general  con pocas expectativas en torno a la posibilidad de que los cambios  se traduzcan en profundas modificaciones del cuestionado estilo de  gobierno de Kirchner.

El ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, calificó las  nuevas designaciones como “un cambio de figuritas” y estimó la  necesidad de que la primera mandataria asuma con fuerza una “profunda  modificación” de la situación política actual, habida cuenta de la  “fragilidad institucional” que para él está atravesando el país.

Por su parte, el titular del radicalismo, el senador Gerardo  Morales, consideró que ésta es la oportunidad para que Cristina  Fernández “construya un perfil propio” lejos del cual, según el  dirigente, imprimió su esposo y antecesor, Néstor Kirchner.

Referentes de la Coalición Cívica, como Adrián Perez y  Patricia Bullrich, estimaron también que éste es el momento en que la  Presidenta debería aprovechar para fortalecer su imagen, muy decaída  como consecuencia de la prolongada crisis agropecuaria que todavía  no terminó de resolverse.

Comentarios