Política
Lunes 19 de Junio de 2017

Recalde cruzó a Macri por sus dichos sobre la mafia de los juicios laborales

El presidente del bloque del Frente para la Victoria en Diputados, Héctor Recalde, cruzó ayer al gobierno nacional por sus críticas contra "la mafia de los juicios laborales" y sostuvo que "con este juego se deja de hablar de los problemas que está atravesando el pueblo cotidianamente".

El presidente del bloque del Frente para la Victoria en Diputados, Héctor Recalde, cruzó ayer al gobierno nacional por sus críticas contra "la mafia de los juicios laborales" y sostuvo que "con este juego se deja de hablar de los problemas que está atravesando el pueblo cotidianamente".

"Un psicoanalista diría que, cuando el gobierno habla de mafias, hay una proyección", ironizó el diputado, al tiempo que cuestionó: "Con este juego se deja de hablar de los problemas que está atravesando el pueblo cotidianamente".

En ese sentido, el legislador consideró que hay "un ataque a la Justicia del Trabajo" y se preguntó "¿cómo puede ser que el presidente, en una República, diga: «Necesitamos jueces que nos representen»?".

Además, el diputado opositor buscó justificar los escraches del fin de semana pasado contra el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal: "En un caso, fueron trabajadores que reclamaban por sus paritarias y, en el otro, protestaban por el tema del Correo".

"Lo que ocurre es que existe mucha queja ciudadana y considero que, en estos casos, no hubo escrache ni violencia, sí manifestaciones", argumentó.

"Con este juego se deja de hablar de los problemas que está atravesando el pueblo cotidianamente"

En esa línea, Recalde opinó que "no existe conflicto de intereses" en el caso por la deuda del Correo Argentino "sino que hay corrupción".

"Una empresa en concurso de acreedores no puede pagar gastos de firmas de Socma, porque es un delito. Va en defraudación de los intereses de los acreedores, entre ellos el principal, que es el Estado argentino", sostuvo.

Detonante

Una semana atrás, durante la jura de Jorge Faurie como nuevo canciller, Macri se extendió en su discurso con una nueva apelación a enfrentar "comportamientos mafiosos", en este caso enfocado en "un grupo de estudios y magistrados laboralistas" dedicados a la llamada industria del juicio.

Por primera vez, el jefe del Estado tuvo un blanco directo, Recalde, al que Macri le atribuyó la "conducción" de esos jueces y abogados. "Le hicieron mucho daño a la Argentina", lanzó en la Casa Rosada.

Previamente, en un acto del Colegio de Abogados porteño, el presidente había nombrado a los magistrados laborales Enrique Arias Gibert y Graciela Marino, integrantes de la Cámara Nacional del Trabajo, contra los que el gobierno había pedido juicio político por avalar la paritaria de los bancarios. Y, en ese sentido, los acusó de perjudicar a las pymes con sus sentencias.


Comentarios