Política
Jueves 22 de Diciembre de 2016

Primera gran baja de Macri: Isela Costantini dejó la presidencia de Aerolíneas

La ex GM argumentó que se iba por razones personales, aunque la movida causó sorpresa y sospechas. La reemplaza un ex Techint.

Isela Costantini renunció ayer por "razones personales" a la presidencia de Aerolíneas Argentinas y será reemplazada por Mario Dell'Acqua, quien estaba al frente de Intercargo, la empresa de atención de aviones en tierra. Se trata de la primera baja de relieve en el gobierno de Mauricio Macri.
El Ministerio de Transporte dijo que una vez que se cumpla un "período de transición" de algunas semanas se concretará el cambio.
La renuncia de Costantini tomó por sorpresa al mercado aeronáutico, ya que hace una semana le había enviado una carta al personal en la que no daba indicios de su salida.
La cartera de Transporte destacó que "durante su gestión Costantini estuvo enfocada fuertemente en la reducción del déficit del grupo, la consolidación de las rutas y de la operación, el refinanciamiento de contratos de renovación de flota y el fuerte foco en el servicio".
La ejecutiva, de origen brasileño, había sido presidenta de General Motors Argentina. Fue designada como reemplazante de Mariano Recalde, y su promesa fue reducir el déficit de la aerolínea de bandera, reestatizada por el kirchnerismo luego del desmantelamiento que sufrió de parte de grupos españoles que la operaron. Una de sus primeras medidas fue la rescisión del contrato con la rosarina Sol.
Costantini tensó su relación con dos vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui (un ex LAN), por los "cielos abiertos" y la irrupción de las aéreas "low cost". La ejecutiva tuvo dificultades a la hora de tratar de imponer, en la ruta Buenos Aires-Roma, los Airbus A-330 de fuselaje ancho, porque los tripulaciones de los A-340 no pasaban a esa versión. Y más reciente, se enfrentó con las agencias de viaje por eliminar la comisión que les pagaba por pasaje vendido.
Hace unos días, la empresa rubricó un acuerdo con la fabricante de aviones Boeing, mediante el cual incorporará 20 nuevas aeronaves a su flota.
La sorpresiva renuncia disparó distintas especulaciones sobre las verdaderas razones de su decisión. La primera pregunta que se hace el sector aeronáutico es si decidió irse o le pidieron que se fuera. El segundo interrogante es si se retiró porque vio que no podía avanzar en el ajuste que pretendía o, por el contrario, si su gestión fue evaluada como demasiado gradualista. La más temeraria de las hipótesis _circulada por dirigentes de la oposición_ sostiene que, en realidad, el gobierno de Mauricio Macri avanza hacia una nueva privatización de la aerolínea.

Comentarios