Lavado de dinero
Domingo 26 de Junio de 2016

Presionan a los Báez para que se arrepientan y apunten hacia Cristina

Carrió dijo que el empresario "ya está perdido" y debe decir la "verdad". Garavano le tiende un puente a los hijos de Lázaro

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, advirtió ayer que los hijos del detenido empresario kirchnerista Lázaro Báez "pueden acogerse a la figura del arrepentido" vigente para casos de lavado de activos, mientras que para la diputada nacional Elisa Carrió el dueño de Austral Construcciones "ya está perdido".

La referente de la Coalición Cívica-Cambiemos también afirmó que "lo más terrible de este proceso" es que Báez hizo "delincuentes a sus hijos", quienes fueron citados a indagatoria por el juez federal Sebastián Casanello ante la existencia de cuentas no declaradas en el exterior con operaciones por más de 25 millones de dólares.

En tanto, luego de que la UIF, querellante en la causa por supuesto lavado de activos, pidió la detención de Luciana, Martín, Leandro y Melina Báez, Garavano recordó que "cualquier persona imputada por delito de lavado de dinero puede hacerse eco de la figura del arrepentido".

"Al ser un caso de lavado dinero, está vigente la ley que prevé explícitamente que tanto él (por Lázaro Báez), como sus hijos, como cualquiera que esté imputado puede acogerse a esta figura", remarcó el ministro de Justicia.

Para Carrió, la situación judicial de los hijos de Báez enfrenta al empresario "a la necesidad de hablar y contar toda la verdad" y le recomendó "decir qué cosas están a su nombre, cuáles son los bienes que tienen los Kirchner, qué pertenece a uno y qué pertenece a otro".

Testaferros. Frente a esta situación, la diputada nacional también instó al empresario a "decir de quién era el «prestanombres»" porque "él ya está perdido, pero puede hacer ganar a la Nación".

A su vez, afirmó que con las propiedades del titular de Austral Construcciones se puede "hacer la reforma agraria en el sur, pero también en la provincia de Buenos Aires, porque estamos buscando, hay quintas y lugares de él en todos los lugares de la Argentina".

Por su parte, Garavano cuestionó al ex director de la Afip Ricardo Echegaray y al ex presidente de la Unidad de Información Financiera (UIF) José Sbatella porque "ninguno de los organismo saltó" para detectar antes estas presuntas maniobras de lavado que involucran a empresarios y a ex funcionarios kirchneristas, "si no, no se podrían haber hecho las cosas que se hicieron de un modo tan grosero".

El ministro también señaló que durante el kirchnerismo había "organismos absolutamente utilizados de un modo político" y recordó que "la UIF hasta avanzó contra líderes opositores, que motivó la filtración de información".

Consultado sobre si Echegaray y Sbatella eran parte de "la misma banda" que permitió que se realizaran las supuestas maniobras de lavado de dinero, respondió que "esa es la sensación".

Causas. En medio de la activación de múltiples causas contra ex funcionarios kirchneristas, el ministro también sostuvo que "la sociedad reclama que todas estas personas estén sentadas en el banquillo de los acusados" y que "la Justicia diga si son culpables o son inocentes, y si es plata pública, que vuelva al Estado".

Ante la pregunta sobre si la Justicia va a avanzar contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner , el funcionario contestó que "los jueces son los mismos jueces que eran antes", no obstante resaltó que "estamos asistiendo a una reacción por esta presión de la gente y por determinados mensajes y hechos que ha enviado el gobierno para tratar de romper con este círculo vicioso entre los gobiernos y la Justicia".

Comentarios