Panamá Papers
Jueves 02 de Febrero de 2017

Piden profundizar la investigación sobre Mauricio y Franco Macri

La solicitud al juez Casanello es para que tome medidas con el objetivo de determinar si hubo maniobras de lavado de dinero.

El fiscal federal Federico Delgado pidió ayer la inclusión del empresario Franco Macri —por presunto lavado de dinero— en el caso conocido como Panamá Papers, donde también se intenta determinar si el presidente Mauricio Macri omitió su participación en sociedades offshore.

El pedido del fiscal fue presentado ante el juez federal Sebastián Casanello luego de que el propio empresario reconociera que pagó los 9 millones y medio de dólares con los cuales Fleg Trading se hizo del 99 por ciento de las acciones de Owners de Brasil.

El padre del jefe del Estado se sumó, de ese modo, como eventual imputado en la investigación que la Justicia sigue contra su hijo por dos delitos: lavado de dinero y omisión maliciosa en sus declaraciones juradas de bienes.

En la causa se investiga si Mauricio Macri omitió su eventual participación en las sociedades offshore Fleg Trading y Kagemusha, radicadas en Bahamas y Panamá, respectivamente.

Pero la investigación se centra ahora sobre Fleg Trading: pocos días atrás, Franco Macri reconoció que él pagó 9,5 millones de dólares el 1º de enero de 1998 y que recién aquella sociedad se constituyó tres meses después, el 31 de marzo de ese año.

El 21 de septiembre de 1998, Fleg Trading, con el dinero aportado por Franco Macri, se hizo de Socma Americana, la cual integraba parte de Owners (radicada en Brasil).

Según acreditó Delgado, Owners giró luego parte de esos 9,5 millones de dólares a la empresas Hotel Nurague Portorotondo, en Italia.

"Esa circunstancia refleja, al menos, una situación oscura o poco clara sobre la operación financiera que involucra a las empresas", sostuvo el fiscal.

Al respecto, añadió: "Se trata de inversiones cuyo origen se desconoce, sociedades que se disuelven dentro de otras sociedades y, muchas veces, compartiendo domicilios, e incluso socios, de sociedades que al disolverse se van mudando de país".

El pedido fiscal fue presentado el martes pasado ante Casanello, quien ayer reanudó sus funciones tras un mes de receso judicial por la feria de verano.

Delgado, a su vez, advirtió dos problemas que tiene la investigación: el primero es que los instrumentos para colaborar con la investigación dependen del Ejecutivo, el cual ejerce propiamente Mauricio Macri (eso en referencia a los exhortos con pedidos de información que tramita el Ministerio de Relaciones Exteriores) y, el restante, es la ayuda monetaria a la Unidad de Información Financiera (UIF).

Otro problema más grave es que el delito de lavado de dinero se implementó por ley en 2011 y la norma no es aplicable si el hecho fue cometido con anterioridad a esa fecha.

"Es preciso que el Ministerio de Relaciones Exteriores y la UIF ponderen la necesidad de elaborar mecanismos de colaboración que revelen acciones sustantivas", agregó el fiscal en su escrito.

Frente al juez, Delgado pidió que nuevamente que se analicen las declaraciones juradas de bienes que Mauricio Macri presentó tanto ante la Oficina Anticorrupción (OA) como en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires antes de asumir como presidente. Es que surgen diferencias entre ambas porque los respectivos formularios solicitan diferente información.

Paralelamente, el fiscal pidió que se obtengan los informes bancarios sobre los 9,5 millones de dólares que se debitaron desde la cuenta de Franco Macri para comprar las acciones de Owners.

Descargo

Semanas atrás, Franco Macri había aludido al caso: "Los Panamá Papers son un absurdo total. Ese tema no se entiende. Mauricio no ha querido que yo me metiera".

"Cuando quise competir por obras en el Canal de Panamá con China, para poder cotizar y participar de cualquier licitación allí necesitaba de una empresa panameña para presentar la oferta. ¿Si las declaré? Estoy casi seguro que sí", afirmó.

En ese sentido, añadió: "Mis empresas seguían todas las normas. Cualquier irregularidad es imposible esconderla. Para mí, los Panamá Papers son un tema político, una payasada superada por los hechos. En Brasil, seguramente, he tenido empresas offshore para poder presentar ofertas allí. Y eso no quiere decir que fuera a evadir nada".

En abril de 2016, a través de un comunicado, Presidencia de la Nación aseguró que el primer mandatario "nunca tuvo" una participación en una empresa en un paraíso fiscal.

Luego, el propio jefe del Estado afirmó: "La sociedad dejó de operar en 2008 porque no hizo la inversión. Está todo perfecto, no hay nada extraño. Fue declarada ante la DGI".

Comentarios