Política
Lunes 24 de Julio de 2017

Oficialistas quieren dejar en evidencia a los que avalen a De Vido

Con dificultades para lograr la expulsión del ex ministro de Planificación, se abre una semana clave en la Cámara baja

Si bien el oficialismo y el Frente Renovador (FR) no renuncian a la tarea de negociar los votos que le permitirían avanzar en la expulsión de Julio De Vido el miércoles próximo en el recinto de la Cámara de Diputados nacional, lo cierto es que las perspectivas no son del todo alentadoras y, por eso, el plan alternativo es "marcar" a aquellos que levanten la mano a favor de la permanencia del ex ministro.

Eso significa que, incluso en el peor escenario, es decir, si no prosperase la iniciativa para excluir a De Vido al no reunir los dos tercios de los diputados presentes en el recinto, el oficialismo ya tiene preparado el discurso para no terminar con las manos vacías y obtener un rédito político en torno al tema de la corrupción, a pocas semanas de celebrarse las elecciones primarias.

La idea es trazar una "frontera moral" entre quienes sostengan el compromiso de impugnar la corrupción a través de la expulsión de De Vido y quienes, por el contrario, se muestren como "cómplices" necesarios al avalar su continuidad en la Cámara baja.

En ese sentido, el jefe del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos, Mario Negri, planteó el viernes pasado su posición para que no se autoricen las abstenciones a la hora de votar la exclusión de De Vido, ya que —de ese modo— quedará más clara la "delimitación ética" que pretende el oficialismo.

El radical recordó que, cuando se le impidió al ex comisario Luis Patti asumir una banca, "la Cámara no autorizó las abstenciones". Y explicó que "el cuerpo por mayoría simple debe definir si se autorizan o no las abstenciones".

La propuesta del oficialismo de excluir a De Vido de Diputados por los cinco procesamientos en su contra que tramita la Justicia seguirá discutiéndose mañana, a las 12, en la comisión de Asuntos Constitucionales, donde Cambiemos tiene posibilidades de lograr un dictamen de mayoría para votarlo al día siguiente en el recinto.

El objetivo de inhabilitar las abstenciones consiste en dejar en evidencia a bloques que todavía no definieron una posición concluyente (como el Frente de Izquierda, el Movimiento Evita, Compromiso Federal, el Frente Cívico por Santiago y Alcira Argumedo) pero que ya descartaron acompañar el dictamen de mayoría.

Sin embargo, esa estrategia de bloquear las abstenciones tendría grandes dificultades de llevarse a cabo porque, a priori, el Frente Renovador no estaría de acuerdo con ese criterio.

Con todo, el líder de ese espacio, Sergio Massa, se sumó al operativo de presión del oficialismo para que todos los diputados blanqueen su posición antes de la sesión especial.

"Honestamente, espero que todos hagan pública su posición previo a la sesión", el líder del Frente Renovador.

Lo que viene

El oficialista Pablo Tonelli había propuesto el cuarto intermedio hasta mañana para seguir las negociaciones y otorgar a De Vido la posibilidad de hacer un descargo, aunque el legislador del Frente para la Victoria (FpV) ya aclaró que no asistirá y que no expresará más que los conceptos vertidos en el documento enviado al cuerpo.

"En comisión no tenemos problemas, los votos nos sobran, aunque en la sesión especial es más difícil porque no hay una base sobre la cual podamos hacer un cálculo", admitieron, paralelamente, en el interbloque Cambiemos.

Comentarios