Miguel Lifschitz
Martes 02 de Mayo de 2017

Oficialismo y oposición midieron las palabras del jefe de la Casa Gris

La reforma de la Carta Magna provincial es el tema que generó mayores reparos entre referentes del justicialismo y de Cambiemos.

Mientras comenzaba a ralearse el amplio hall del Parlamento santafesino, legisladores oficialistas y opositores midieron con distintas varas el mensaje brindado ayer por el gobernador Miguel Lifschitz, en el marco de inauguración del 135º período de sesiones ordinarias.

"Lifschitz hizo un abordaje minucioso de las acciones de gobierno realizadas durante este año y medio de gestión, período en el que se pudieron implementar prácticamente todas las políticas comprometidas en la campaña electoral", ponderó a La Capital el vicegobernador Carlos Fascendini.

También le dedicó un párrafo a la situación que atraviesa Sancor. "Fue gráfica la expresión del gobernador de que, para la provincia, esta empresa «no tiene precio». Porque, más allá de los valores económicos, están los valores sociales, cooperativos y de inclusión", enfatizó el titular del Senado santafesino. Luego destacó el plan de obra pública y brindó su apoyo a la reforma constitucional.

El senador provincial de la UCR Felipe Michlig resaltó "la preocupación por la crisis de Sancor, que es de todos los santafesinos, y por lo cual se hace necesario que la Nación brinde respuestas ya mismo para salvar a esta empresa estratégica". También avaló la reforma constitucional: "El 2018 debe ser el año para que, como dijo el gobernador, hagamos historia y no pasemos sin pena ni gloria por nuestras respectivas funciones".

El presidente del bloque del PJ en la Cámara alta, Armando Traferri, destacó la alusión a la intervención del Estado "en las zonas más conflictivas". Y recordó que, de hecho, el sector tiene un proyecto de ley para que el plan Abre se pueda ampliar "a todos los municipios de la provincia y no solamente a las grandes ciudades".

Sobre el planteo de la reforma constitucional, avisó: "Para que eso pueda concretarse es necesario el consenso previo de todos los sectores políticos".

El diputado provincial del PJ Luis Rubeo ponderó como "sumamente importante y categórica" la definición que el gobernador tuvo sobre Sancor. Aunque consideró que Lifschitz "debió ser más enfático respecto del acompañamiento que tuvo de la Legislatura, que le proveyó recursos y leyes para todos los enunciados que hizo en su discurso".

"También hubiese preferido un mayor hincapié en el área de Seguridad y alguna definición concreta sobre el tema autopista (Rosario-Santa Fe)", completó. Acerca de la reforma constitucional, estimó que "el momento oportuno para ponerla a consideración sería 2019, cuando se elija gobernador, legisladores e intendentes".

Jorge Henn, ex vicegobernador y actual diputado provincial de la UCR, contrastó el discurso del gobernador con las políticas de la Casa Rosada: "Un Estado que piensa en el desarrollo y no en el ajuste, que no espera que las soluciones vengan del mercado sino de las inversiones locales con una fuerte participación del Estado".

En la vereda de Cambiemos, el diputado provincial Roy López Molina destacó que "Santa Fe es una de las más beneficiadas por la acción del presidente Mauricio Macri, quien ha profundizado el federalismo".

Luego se mostró reflexivo sobre la enmienda constitucional: "Cuesta pensar cuál es el año para encararla. En el caso de Santa Fe, puede ser necesaria, siempre y cuando ponga en discusión temas clave y no la reelección del gobernador, que es el único motivo no alegado. Proponemos elegir convencionales en 2019 para luego llamar a una reforma con un nuevo mandatario provincial".

Sobre el mismo tema, el diputado provincial socialista Eduardo Di Pollina aventuró: "Ojalá que pueda alcanzarse un consenso entre los partidos políticos, porque es un tema que se ha intentado a lo largo de estos años".

Comentarios