Política
Lunes 19 de Diciembre de 2016

Milani apeló su procesamiento por considerarlo "arbitrario"

El ex jefe del Ejército busca que la Cámara Federal revierta la medida dictada por no haber podido justificar sus bienes en relación a sus ingresos

El ex jefe del Ejército César Milani apeló el procesamiento dictado en su contra por presunto enriquecimiento licito por entender que la sentencia en su contra fue "arbitraria" y "prematura".

La abogada Mariana Barbitta, defensora de Milani, presentó la apelación el viernes pasado en busca de que la Cámara Federal revierta el procesamiento del militar retirado por no haber podido justificar sus bienes en relación a sus ingresos.

La defensora también apeló el embargo de 5 millones de pesos por entender que es "desproporcionado".

Barbitta sostuvo que el fallo del juez federal Daniel Rafecas "evidencia infinidad de irregularidades" y advirtió que se trata de una decisión "prematura, pues restan por producir distintas medidas de prueba", tanto documental como testimonial.

"Es arbitraria, pues ha valorado la prueba que se encuentra agregada al expediente, en forma antojadiza y fragmentaria, desconociendo documentación pública, testimonios trascendentales en apoyo a la versión brindada por mi cliente y la declaración de los peritos, tanto oficiales como de parte", planteó la abogada defensora.

Al respecto, añadió que la sentencia "es infundada y violatoria del principio de legalidad al no describir en forma clara, precisa y circunstanciada el hecho concreto y su impacto en el tipo penal de enriquecimiento ilícito, y también al principio de culpabilidad al presumir el dolo", es decir, intencionalidad.

También "es violatoria del derecho de defensa, pues ha convertido una declaración testimonial en indagatoria, dejando en evidencia el criterio persecutorio" porque "invierte la carga de la prueba", argumentó la defensora, pese a que en el delito de enriquecimiento ilícito el imputado debe probar que sus bienes fueron legalmente obtenidos.

La semana pasada, Rafecas proceso a Milani y al militar Eduardo Enrique Barreiro, acusado por delitos de lesa humanidad y señalado como presunto testaferro.

Milani quedó bajo la lupa por la compra, en junio de 2010, de una casa en el barrio La Horqueta, en San Isidro, por un valor declarado en escritura pública de 1.500.000 pesos, aunque se desconoce cómo hizo para conseguir la mitad de ese dinero en función de su sueldo.

Según la investigación, para intentar justificar el origen del monto faltante, Milani habría apelado a fraguar un documento, supuestamente fechado en diciembre de 2009, por el cual su amigo y compañero de armas retirado, Barreiro, le prestaba 200 mil dólares (unos 800 mil pesos para esa fecha).

Comentarios