Política
Viernes 01 de Septiembre de 2017

Milagro Sala fue finalmente llevada a su casa en las afueras de Jujuy

La líder de la Túpac Amaru dejó la cárcel tras estar allí 593 días. Se cumplió así con la cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Milagro Sala fue trasladada ayer a la vivienda donde cumplirá prisión domiciliaria, tras la cautelar emitida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), que sugirió medidas alternativas de detención para la dirigente social presa en Jujuy.

El traslado de Sala se concretó después de que sus abogados cuestionaran las "dilaciones" de los jueces jujeños Gastón Mercau y Pablo Pullen Llermanos para cumplimentar el trámite, y tras la denuncia de Amnistía Internacional contra el Estado argentino ante la Cidh por "incumplimiento" de la resolución del organismo internacional.

La jefa de la organización social Túpac Amaru fue llevada durante la tarde de ayer desde el penal de mujeres de Alto Comedero, donde estaba detenida desde enero de 2016 (pasó 593 días presa allí), a la casa del Dique la Ciénaga, en la localidad jujeña de El Carmen, reacondicionada para que cumpla la prisión preventiva.

La dirigente social fue recibida por su marido, Raúl Noro, y varias personas que se abrazaron con ella en la entrada de su domicilio, en la que fue colgado un cartel de bienvenida.

Fuentes judiciales informaron que el juez Pullen Llermanos llegó al penal de Alto Comedero alrededor de las 15.30 y, en acuerdo con el director del establecimiento, dispuso el traslado de Sala a la vivienda ubicada a 25 kilómetros al sureste de la capital provincial.

Queja por las restricciones

Los abogados de la diputada del Parlasur dijeron que no fueron notificados del traslado y que presentaron las apelaciones ante lo que consideraron "restricciones" impuestas por el juez Pullen Llermanos al régimen que debe cumplir Sala en la vivienda de El Carmen.

Los letrados de Sala sostuvieron que las medidas dispuestas por el magistrado "no constituyen una prisión domiciliaria" tanto por las reglas que estableció para las visitas, limitándolas en número y horario, como por la designación de la Gendarmería Nacional para que custodie el perímetro.

"Las restricciones son absolutamente ilegales", advirtieron en declaraciones a la prensa, y agregaron: "Por la ley de ejecución penal está prohibida la custodia de detenidos con fuerzas federales".

Sala cumplirá la prisión domiciliaria con dos pulseras electrónicas y bajo medidas estrictas de seguridad, entre ellas cerco perimetral, cámaras de 360 grados y dos container frente a la vivienda.

La dirigente no podrá recibir visitas numerosas ni de madrugada ya que el juez dispuso que "podrán ingresar al inmueble un número de personas que no podrá exceder de siete a la vez" y que quienes vayan deberán hacerlo de 7 a 20, restricción que "no se aplicará a los familiares directos de la imputada.

El 16 de agosto, el juez Mercau avaló el arresto domiciliario de Sala, como sugirió la Cidh, y dos días después se pronunció en el mismo sentido el otro magistrado, Pullen Llermanos.

factores de riesgo

En la resolución del 28 de julio la Cidh fundamentó su recomendación de otorgar arresto domiciliario a Sala en la existencia de "una serie de particularidades que rodean" su privación de la libertad y advirtió que identificó "múltiples factores de riesgo", que incluyen amenaza de muerte y agresiones en su contra.

La Cidh concluyó que la jefa de la organización Túpac Amaru se encontraba "en una situación de gravedad y urgencia toda vez que sus derechos a la vida e integridad personal enfrentan un riesgo de daño irreparable".

De este modo, y pese al público rechazo expresado por el gobernador radical Gerardo Morales, Sala continuará cumpliendo la prisión preventiva domiciliaria por las causas judiciales que se siguen en su contra por los presuntos delitos de "asociación ilícita", "encubrimiento de un homicidio" y "lesiones graves".

Comentarios