Paso 2017
Viernes 11 de Agosto de 2017

Michetti: "El domingo se verá a una mayoría que quiere sostener el cambio"

Gabriela Michetti. Nació el 28 de mayo de 1965. Vicepresidenta de la Nación. Licenciada en relaciones internacionales. Fue vicejefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En 2013 fue electa senadora nacional.

Confiada en la victoria de Cambiemos, la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, pidió que los argentinos concurran a las urnas el próximo domingo, como una manera de ratificar el apoyo al oficialismo.

De visita a Rosario para avalar a la lista a diputado nacional encabezada por Albord Cantard y Luciano Laspina, Michetti estuvo en la Redacción de La Capital y aseguró que existe "una mayoría dispuesta a sostener el proceso de cambio" y trazó un cuadro optimista del proceso económico, pese a que admitió problemas en materia de consumo. "El poder adquisitivo se va a incrementar mucho más desde el año que viene. Y empieza a aparecer el financiamiento, los créditos Argenta. Son síntomas de mejora", dijo la número dos del poder político nacional.

—¿Qué escenario vislumbra para el domingo?

—En primer lugar, tenemos una expectativa positiva. En todo el país hay una mayoría que tiene vocación de mantener el proceso de cambio, sostenerlo y sacarlo adelante. Estoy convencida de que el escenario nacional será bueno. Lo más importante es que la gente vaya a votar, porque hay mucha discusión sobre las Paso, nosotros mismos la introdujimos. Argentina no tiene cultura de partidos y encima hay crisis de los partidos políticos en el mundo. Las primarias no se incorporaron a la cultura política.

—Salvo en Santa Fe, que tiene una experiencia previa. Acá hay una relativa competencia adentro de los frentes.

—Sí, es verdad. Nosotros tuvimos la nuestra con Rodríguez Larreta en Capital Federal, que fue una interna verdadera, pero no hay muchas. Será una discusión que vendrá después de las elecciones. Se verá. Pero ahora las Paso son una realidad, son una obligación y hay que ir a votar. De lo contrario, puede pasar que los que bancan este proceso de cambio no vayan a votar y los que están más politizados, ideologizados y fanáticos sí vayan, y éstos no son los votantes de Cambiemos.

—El gobierno no va a ganar las elecciones por la economía, pero las puede perder por la economía. ¿Está de acuerdo?

—No necesariamente puede resultar así. Hay muchos sectores que ya tienen una situación económica que les demuestra que estamos en el camino correcto. En el sector automotriz, autopartes, maquinaria agrícola están muy bien. Y el rubro construcción creció mucho en un año. Y la construcción ejerce tracción a otros sectores. Es muy disímil el tema de la economía en el país.

—Pero el hecho de que Cristina, quien se fue del poder como se fue, con 70 por ciento de imagen negativa, esté por ganar provincia de Buenos Aires es un dato fortísimo de diagnóstico...

—Es verdad que la provincia de Buenos Aires es el 40 por ciento de la Nación, pero si se hace un análisis electoral nacional lo lógico es preguntarse cómo le fue a cada uno a nivel país. El dato es la elección a nivel país, a nivel nacional. Es cierto que hay sectores territoriales como el Conurbano que tiene problemas y que está ligado culturalmente al peronismo. A mí me sorprende lo de Cristina porque no sólo se fue con una imagen negativa muy alta sino que, además, tiene muchísimas denuncias de corrupción. Y no son livianitas, son muy fuertes y sólidas. Es llamativo. Pero nosotros tenemos muchas expectativas con las elecciones ahí, en la principal provincia. No creo que Cristina vaya a ganar por una gran diferencia, ni soñando creo eso. Y mucho menos en octubre.

—A lo mejor es verdad que hay números macro con buena proyección, pero en el bolsillo no se nota una mejoría.

—Sí, en eso le doy la razón. Este gobierno dice la verdad, no es como el anterior que decía que teníamos menos pobres que en Alemania. Cristina llegó a decir en Asamblea Legislativa que la pobreza era del 6 por ciento, no hablaba de inflación. Nosotros no decimos mentiras: recuperamos el Indec en muy poco tiempo. Vamos para adelante, hay obra pública como no hubo en estas décadas. Pero sabemos que hay mucha gente que no la está pasando bien, que hay un 30 por ciento de pobreza y que hay una clase media a la que le cuesta llegar a fin de mes. El poder adquisitivo se va a incrementar mucho más desde el año que viene. Y empieza a aparecer el financiamiento, los créditos Argenta. Son síntomas de mejora. El factor de cambio más importante es que la gente, que estaba cansada del kirchnerismo, no se acostumbró a la mediocridad. Nadie tira manteca al techo y valora que las cosas se hagan seriamente.

—"Expectante", sería la manera de definir su estado de ánimo.

—Cuando la economía empiece a funcionar de manera más dinámica y el poder adquisitivo sea el que corresponde a una situación buena, los productos pueden bajar. Ahora no es un momento donde se estén abaratando los precios, pero tampoco tenemos esa inflación galopante que veníamos trayendo. No somos negadores, sabemos que existen estos números pero también sabemos que estamos en el buen camino.

—En el Senado serán dos años muy difíciles. La va a tener, casi seguramente, a Cristina en el día a día sentada en una banca.

—Es una figura política que, obviamente, no resulta indiferente. Federico Pinedo, como presidente provisional, está muy dedicado a la cuestión de los acuerdos parlamentarios y yo colaboro con lo macro. Trabajo mucho con el presidente de la Nación. Ahí, Miguel Angel Pichetto trabaja con Pinedo, de manera muy colaborativa y ojalá podemos seguir en ese clima. La duda es que alrededor de la ex presidenta hay mucho más fundamentalismo a la hora de ponerse enfrente.

—Un diario porteño publicó ayer que hay un "paper" en el gobierno en el que están las provincias en las que gana Cambiemos y en las que pierde. Y que da como perdedor al oficialismo en provincia de Buenos Aires, pero ganador en Santa Fe ¿Esto es así?

—No. Estuve en la reunión de coordinación y cuando se habló de los números electorales no se dijo eso que usted me menciona. No necesariamente se pierde la provincia de Buenos Aires. Obviamente la ex presidenta tiene su caudal de votos pero no es un hecho cantado que nosotros vayamos a perder. Es muy difícil de prever la elección bonaerense y por eso los encuestadores no se juegan con sus números. No se sabe cuánta gente va a ir a votar. Pero no es verdad que tengamos números que indiquen que vamos a perder en provincia de Buenos Aires.


Comentarios