Política
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Merecedor de odios y amores

Juan Pablo Medina es temido por empresarios e idolatrado y por los trabajadores de la construcción. Hace 16 años que dirige la delegación platense de la Uocra. Se lo acusa de exigir coimas para poder levantar edificios o de la cantidad de obreros afiliados al sindicato que se debe contratar. Medina niega las acusaciones. "No es cierto que haya pedido plata a los empresarios", dijo al ser consultado al respecto.

Pata Medina comenzó a ser conocido el 17 de octubre de 2006, cuando una facción de la Uocra que él lideraba se enfrentó a los tiros con un grupo del gremio de Camioneros que conducía Hugo Moyano durante el traslado de los restos de Juan Perón a la Quinta de San Vicente. En 2008, el dirigente junto a 300 obreros de la Uocra se movilizaron hasta Ensenada para protestar por la decisión del municipio de realizar una obra de desagües con trabajadores de una cooperativa de desocupados. Medina pretendía que los obreros sean tomados de los listados que maneja el gremio.

Tras ser reelegido como secretario general de la delegación local, comenzó medidas de asistencia social. Por ejemplo para el Día del Niño reparte juguetes a los hijos de los obreros. Con estas acciones Medina logró armar un ejército de seguidores que han blindado su cuestionada figura. En la inundación de 2013, grupos de obrero de la Uocra golpearon y corrieron a militantes kirchneristas de la Campora que pretendía monopolizar la asistencia social a los damnificados por el temporal. Hace tres años fue demorado por golpear a dos policías en un control de tránsito.

Comentarios