Política
Sábado 25 de Marzo de 2017

Más de 40 mil personas marcharon para recordar el golpe de Estado y repudiar a Macri

Los organizadores, reunidos en el colectivo del Espacio Juicio y Castigo, calificaron la marcha de ayer como "histórica".

En una de las movilizaciones más numerosas que se recuerden, unas 40 mil personas se congregaron en el Monumento a la Bandera para conmemorar el aniversario número 41 del golpe de Estado de 1976, que instauró en la Argentina la dictadura militar más sangrienta de la historia, con el apoyo y la complicidad de un amplio sector de la sociedad. Esta vez, la multitud marchó y se reunión con un doble propósito: recordar a las víctimas y exigir justicia, pero también fue un acontecimiento que agrupó a una variada constelación de organizaciones sociales y políticas que se proponen "resistir" al gobierno de Cambiemos. Fue, en este sentido, una manifestación contra las políticas de Mauricio Macri.

Los organizadores, reunidos en el colectivo del Espacio Juicio y Castigo, calificaron la marcha de ayer como "histórica", no solo por la cantidad de gente que concurrió, sino por el volumen político que alcanzaron las consignas que se unificaron en un documento único, leído en seis partes por representantes de organismos de derechos humanos.

El documento, aparte de mencionar las reivindicaciones históricas de la lucha por los derechos humanos, trazó un eje paralelo entre el modelo que implementó la dictadura a partir de 1976 y el que intenta llevar a cabo el gobierno de Macri: mayor endeudamiento, apertura de las importaciones con la consecuente pérdida de trabajo argentino. "En aquella oportunidad lo único que se estatizó fue la deuda privada, y una de las beneficiadas fue la familia Macri", se leyó en la proclama. Esta cita sirvió para enrostrarle al gobierno el acuerdo que quiso llegar el Estado con el Correo Argentino, propiedad de la familia del presidente. La intención fue obvia: pasaron los años, pero la metodología es la misma.

"Macri basura, vos sos la dictadura", tronó desde el micrófono y amplificó las voces que reventaron la nave del Monumento. Allí, desde el fondo, un grupo comenzó a cantar "oh, vamos a volver" (el grito emblemático del kirchnerismo desde que dejó el poder), pero no encontró demasiado eco en el resto, que optó por vitorear consignas que incluyeran a todos.

Cerca de las 18, los manifestantes comenzaron el lento peregrinar hasta el Monumento. Fue encabezado por una inmensa bandera negra con el número 30.000 estampado en letras blancas. La referencia no fue ociosa, ya que desde el gobierno y algunos sectores afines comenzaron a poner en dudas la cifra de desaparecidos.

La marcha alcanzó más de 15 cuadras, segmentada por columnas. En la primera marcharon organismos de derechos humanos, en la segunda los gremios, en la tercera los centros de estudiantes y el resto para las identificaciones partidarias de vasta procedencia, desde el kirchnerismo y la izquierda, hasta Franja Morada, el brazo estudiantil del radicalismo, hoy aliado del PRO en el gobierno.

Como ocurrió en fechas anteriores y con el fin de promover la participación ciudadana en la marcha, el municipio ofreció el servicio público de colectivos gratuito durante algunas horas, lo que permitió que muchos manifestantes de barrios alejados del centro pudiesen arribar hasta las inmediaciones de Monumento a la Bandera.

La caravana avanzó por calle Santa Fe, siguió por el bulevar Oroño para pasar por el frente de los Tribunales Federales, donde en los últimos años fueron juzgados los jefes militares y policiales que comandaron la represión ilegal en Rosario y localidades vecinas.

A las pancartas en alto con los rostros de los desaparecidos se sumaron este año carteles contra el proyecto político y económico de Macri, como "basta de despidos y ajuste", "son 30 mil, fue un genocidio" o "libertad a Milagro Sala".

Fuera de la explanada del Monumento, enfrente de la catedral, un grupo numeroso de la "izquierda dura" hizo su propio acto. Las consignas no diferían mucho, salvo en una: el pedido de cadena perpetua para César Milani, el ex jefe del Ejército del gobierno anterior.

La desconcentración, cerca de las 21.30, fue en paz y en fiesta. Rosario se movilizó en grande para recodar el 41er. aniversario del golpe y para repudiar al gobierno de Macri.

multitud. El Monumento se vio desbordado por la gigantesca convocatoria. La crisis social aglutinó los reclamos contra las políticas de Cambiemos.

Comentarios