Política
Domingo 02 de Julio de 2017

Martín Rosúa encabezó un almuerzo solidario

Rosúa y su equipo de trabajo se encargaron de comprar, preparar y servir los alimentos, para que todo lo recaudado por el costo de la entrada pueda ser administrado por las instituciones

Coincidiendo con la visión del programa Pateando Juntos, que desarrolla junto a su equipo de trabajo desde hace más de un año, el concejal Martín Rosúa participó ayer de un almuerzo a beneficio de distintas organizaciones sociales y del Colegio Maristas Marcelino Champagnat, que fue servido en el predio de la ex Rural y convocó a unas dos mil personas.

   Rosúa y su equipo de trabajo se encargaron de comprar, preparar y servir los alimentos, para que todo lo recaudado por el costo de la entrada pueda ser administrado por las instituciones con el objetivo de comprar diferentes elementos de uso diario para seguir desarrollando las importantes actividades que hacen cada uno dirigidas a contener y dar oportunidades a los jóvenes que más lo necesitan. Esta modalidad ya fue realizada en otras oportunidades con clubes de barrio y diferentes organizaciones de la sociedad, siempre de la mano del edil radical y el diputado provincial Julián Galdeano.

   Rosúa, quien busca retener su banca encabezando la lista Primero lo Primero, de neto corte radical, consideró que actividades como la de ayer "tienen un valor doble, ya que cada uno de nosotros es parte de la ayuda. Es un esfuerzo grande de nuestro equipo de trabajo, desde aquel que llegó a las 6 de la mañana para traer los pollos hasta el que sirvió el postre en la última mesa. Una clara muestra de que con organización y ganas de trabajo por el otro se puede colaborar con quienes realmente lo necesitan".

   En ese mismo sentido, el concejal radical destacó que "en los tiempos complejos que atravesamos, los clubes, centros comunitarios, iglesias y todo lugar que ayude a que los jóvenes estén lejos de la calle cumplen un rol fundamental con el que debemos estar comprometidos a colaborar permanentemente".

   "Un chico que encuentra contención y acompañamiento no solamente se aleja de la calle sino que muchas veces encuentra una motivación para levantarse cada día. Puede ser para jugar a la pelota, practicar otro deporte, ayudar en un centro comunitario o iglesia o simplemente sentirse útil en una sociedad donde las oportunidades para muchos chicos y jóvenes no abundan", concluyó.

Comentarios