Política
Miércoles 08 de Febrero de 2017

Marijuan pidió la detención de Parrilli por supuesto encubrimiento a un narco

Está procesado por el juez Li jo en una causa que investiga el presunto ocultamiento del paradero del ex prófugo Ibar Pérez Corradi.

El fiscal federal Guillermo Marijuan pidió ayer al juez Ariel Lijo que dicte la prisión preventiva del ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Oscar Parrilli, luego de que el magistrado procesara al ex funcionario pero no ordenara su detención en la causa que investiga el supuesto encubrimiento al entonces prófugo Ibar Pérez Corradi por un caso de narcotráfico.

El pedido de Marijuan fue a raíz de que se conocieron otras escuchas del ex funcionario con la ex presidenta Cristina Kirchner en las que ella le habría pedido que "aprete" a jueces y fiscales para que avancen en las causas que tienen en la mira al ex espía Antonio Stiuso.

"Existen escuchas telefónicas en donde claramente se advierte que se están llevando a cabo o pueden llevarse a cabo acciones para entorpecer la investigación. Tiene la capacidad para hacerlo", aseguró el fiscal.

La Cámara Federal debe decidir si hace lugar al pedido de Marijuan.

Parrilli, a través de una conferencia de prensa junto a dirigentes del FpV, calificó como "insólito" al pedido de detención y consideró que se trata de una maniobra que "tiene por objetivo justificar esta ilegitima intervención telefónica que claramente demuestra que era parte de un plan de espionaje político llevado adelante sobre la ex presidenta Cristina Kirchner" (ver aparte).

Además, dijo que no piensa "escapar ni entorpecer la labor de la Justicia" y negó que Cristina le haya ordenado "apretar" jueces.

"Nunca me pidieron apretar a nadie. Yo creo que a esta altura ya están editando los audios. Además no teníamos el poder para apretar a nadie", agregó.

Anteayer Lijo procesó por supuesto encubrimiento agravado a Parrilli por el supuesto amparo en favor de Pérez Corradi, quien fue detenido en junio de 2016 tras estar prófugo 4 años en Paraguay el marco de la causa por el Triple Crimen de General Rodríguez y el tráfico de efedrina a nuestro país.

Para el juez, el ex funcionario en su carácter de director de la AFI ocultó los informes producidos por la Dirección de Contrainteligencia de ese organismo para facilitar que Pérez Corradi eludiera a la Justicia en Paraguay.

Lijo consideró que en 2015 Parrilli omitió elevar a los fiscales datos precisos del paradero del prófugo, obtenidos por dos agentes por él designados para esa tarea.

La causa se abrió por la denuncia de la diputada Graciela Ocaña y apuntaba al ex secretario de Seguridad kirchnerista Sergio Berni, pero Lijo encontró evidencia que complicó a Parrilli y ordenó su indagatoria.

Según esa hipótesis, Parrilli designó a dos agentes del organismo que el 13 de noviembre de 2015 confirmaron datos aportados por un testigo de identidad reserva identificando en Paraguay a la pareja de Pérez Corradi y a una persona parecida al prófugo.

Ayer Parrilli aseguró que él no demoró los informes sobre el entonces prófugo y dijo que "no es cierto" que conocían el paradero del ahora detenido.

"Aproximadamente el 20 de noviembre, me llega un informe, no sobre el paradero de Pérez Corradi sino de un Facebook que podría ser la mujer de él, porque el domicilio de Pérez Corradi lo tenían desde agosto, lo tenía (el fiscal Juan Ignacio) Bidone", explicó Parrilli.

"Obviamente lo que yo les pido es que corroboren esta información, pero a los diez días nos fuimos del gobierno", comentó y agregó que "los agentes que estaban (en la investigación) siguieron trabajando".

Para el ex funcionario, la captura de Pérez Corradi "fue un acuerdo con él para que se entregue, porque no lo encontraron, se entregó, con la promesa de que iba a venir a inculpar a dirigentes kirchneristas".

Comentarios