Política
Domingo 14 de Mayo de 2017

Macri "sacrifica" parte de su gabinete para ganar las elecciones de octubre

El oficialismo pondrá en cancha a varios ministros y secretarios. Suenan Bullrich, Buryaile, Cano, Martínez y el "Colorado" Mac Allister.

Decidido a dar un mensaje político que impacte de lleno en los inversores extranjeros, el presidente Mauricio Macri definió ceder a parte de los funcionarios de su gabinete para que compitan en las elecciones legislativas y "ratifiquen el cambio".

"Si no ganamos las elecciones, va a ser un fracaso. Pero soy muy optimista de que los ciudadanos van a respaldar estas reformas que empezamos", reconoció el mandatario hace algunas semanas.

En diversas oportunidades, el jefe del Estado resaltó la importancia de obtener un contundente triunfo electoral en los próximos comicios legislativos no sólo en el aspecto político, al ganar más peso en el Congreso, sino para mostrar puertas afuera que "el cambio que votaron los argentinos en 2015 no fue algo casual, sino que sigue vigente esa voluntad", indicaron fuentes oficiales.

Sin embargo, en la Casa Rosada no dejan de admitir que gran parte de una eventual victoria de Cambiemos estará dada por una mejora en el bolsillo de los votantes.

En ese sentido, cerca del líder del PRO ratifican que el 2017 "va a ser un año de crecimiento" e insisten en que "eso se va a notar y va a impactar en la realidad del bolsillo de los argentinos".

Pero, para no dejar todo librado a lo que las cifras económicas dispongan, Macri pondrá en las listas a algunos de sus ministros y a varios secretarios provenientes del interior que integran las distintas carteras.

Definido

El más definido en esa estrategia es el ministro de Educación, Esteban Bullrich, quien en las últimas semanas profundizó sus actividades en el conurbano bonaerense y se afianza como el postulante a encabezar la lista de precandidatos a senador nacionales de Cambiemos por el principal distrito del país.

En la provincia de Buenos Aires también se da por descontada la postulación a diputada nacional de la presidenta de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar), Gladys González, quien buscará posicionarse en la campaña gracias a su gestión como interventora del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu) tras la decisión judicial de apartar al detenido ex secretario general Omar Caballo Suárez.

Los otros integrantes del gabinete que tienen número puesto para figurar en las boletas oficialistas son el ministro de Defensa, Julio Martínez, y su par de Agroindustria, Ricardo Buryaile, por La Rioja y Formosa, respectivamente.

En ambas provincias se renuevan las bancas de senadores y los dos radicales tienen buenos números en las encuestas, especialmente el cordillerano, quien supo obtener el 42 por ciento de los votos en las elecciones a gobernador de 2015, que perdió frente al peronista Sergio Casas.

Según se supo, el ministro de Defensa tiene como principal objetivo volver a postularse en 2019 por la Gobernación riojana y para este año impulsa a la presidenta del comité radical de esa provincia y diputada local, Inés Brizuela y Doria, aunque aceptará una eventual decisión de Macri de ponerse el traje de candidato.

El formoseño, en tanto, deberá sentarse a hablar con el presidente, ya que en Balcarce 50 no descartan que se opte por la posibilidad de que el también radical Luis Naidenoff busque su continuidad en la Cámara alta.

En la vecina provincia de Chaco está firme la actual secretaria de Asuntos Municipales y ex intendenta de Resistencia, la radical Aída Ayala, para encabezar la lista de postulantes a diputado nacional.

Otro con lugar asegurado en las listas de Cambiemos es el titular del Plan Belgrano, José Cano, en Tucumán, quien podría ir secundado por el secretario de Vivienda, el peronista Domingo Ayala, para así repetir la fórmula que en 2015 peleó por la Gobernación en aquellas turbulentas elecciones.

En La Pampa, el secretario de Deporte, Carlos Mac Allister, es impulsado por el gobierno para ir como cabeza de la lista de candidatos a diputado nacional, pero el ex defensor de Boca Juniors prefiere quedarse en su cargo en el Ministerio conducido por Esteban Bullrich.

Una jugada difícil, pero que en caso de concretarse será un triunfo de gran importancia simbólica, tendrá Cambiemos en San Luis, ya que deberá enfrentarse a Adolfo Rodríguez Saá, quien buscará renovar su banca en el Senado y mantener el dominio peronista en tierras puntanas.

Para intentar cambiar el rumbo de la provincia, la Casa Rosada llevará a un ex integrante de las filas de los Rodríguez Saá como es el diputado nacional y ex gobernador Claudio Poggi, quien se encuentra enfrentado con la familia que gobernó la provincia 28 de los últimos 34 años.

Entre el titular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la Amia, el radical Mario Cimadevilla, y el responsable del Plan Patagonia, el macrista Ignacio Torres, se definirá quién será el primer candidato a diputado nacional de Cambiemos en Chubut.

Las candidaturas en el resto de los distritos se definirán entre legisladores nacionales y funcionarios provinciales, aunque en algunos casos ya hay certezas para el oficialismo: son los de la ciudad de Buenos Aires, donde tendrá a la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, como cabeza de lista; o la provincia de Córdoba, donde todo indica estará representada en las urnas por el diputado nacional y ex árbitro de fútbol Héctor Baldassi.

Comentarios