Política
Domingo 16 de Abril de 2017

Macri fue insultado e increpado en Tandil cuando salía de una iglesia

El jefe del Estado fue abordado por un grupo de personas que le reclamó libertad para Milagro Sala y manifestó solidaridad con los docentes

El presidente Mauricio Macri fue increpado e insultado ayer por un grupo de personas, a la salida de la iglesia del Santísimo Sacramento de la ciudad bonaerense de Tandil, cuando estaba acompañado por su hija Antonia.

El incidente ocurrió cerca del mediodía, cuando unas 10 personas se acercaron al mandatario al momento que partía en una camioneta del lugar, donde llegó en el marco de las celebraciones por Semana Santa.

Según un video que difundió el diario El Eco de Tandil, Macri fue abordado cuando salía de la parroquia por manifestantes que portaban carteles con reclamos por la libertad de la líder de la Túpac Amaru, Milagro Sala, y en favor de la paritaria docente.

De acuerdo a las imágenes, los manifestantes comenzaron a insultar al mandatario, mientras un efectivo policial intentaba alejar a las personas para que la camioneta en la que se trasladaba Macri pudiera seguir su camino.

Entre insultos y reclamos porque se encuentra de vacaciones, el presidente se retiró del lugar junto a su hija Antonia manejando él mismo la camioneta.


Macri Tandil insultos VIDEO

Antes del incidente, el presidente sostuvo que le "hace mucho bien" estar en Tandil porque, destacó, es el lugar de sus "raíces" y le permite contactarse con momentos de su "infancia".

En la Iglesia Santísimo Sacramento fue recibido por el sacerdote Raúl Troncoso y luego fue saludado por el intendente local, Miguel Angel Lunghi, quien se acercó hasta el templo enterado de la presencia de Macri.

En diálogo con la prensa, el jefe comunal dijo que la reunión con el jefe de Estado fue "amena", al tiempo que le agradeció por "todas las obras" que se llevan adelante en Tandil, como "más viviendas sociales".


No todas malas

Antes de visitar el templo católico, Macri, acompañado por una pequeña escolta de seguridad, caminó por algunas calles de Tandil, donde realizó algunas compras y recibió el saludo y aplauso de algunos vecinos que lo identificaron en una esquina de la calle General Belgrano, en pleno centro de la ciudad.

Según el diario local El Eco, el presidente visitó la casa de su familia materna, y luego pasó por un local de venta de embutidos y quesos.

"Hace mucho bien venir acá, al lugar de mis raíces, contactarme con momentos de mi infancia", destacó el mandatario al diario durante su recorrida junto a la pequeña Antonia, de cinco años.

Distendido, el presidente contó que había comprado "un par de kilos de queso y que le mostró la casa de su abuela a su hija Antonia y que le recordó el consejo familiar de "hacer la siesta siempre antes de ir a jugar".

La familia presidencial, que arribó el jueves a bordo del avión presidencial Tango 10 para pasar Semana Santa, se hospeda en la estancia La Carlota, perteneciente a la madre del jefe del Estado, Alicia Blanco Villegas, que es el lugar donde se casó con Juliana Awada en 2010.

Comentarios