Política
Viernes 01 de Septiembre de 2017

Lifschitz vuelve a la carga con el reclamo a Macri por la millonaria deuda histórica

El gobierno provincial quiere garantizar que el reclamo esté contemplado en el debate por el presupuesto nacional 2018

La administración de Miguel Lifschitz reiteró ayer su preocupación por la falta de respuesta de la Casa Rosada a la propuesta elevada por la provincia para cobrar la millonaria deuda por coparticipación que le debe la Nación. Y, en ese sentido, el ministro de Gobierno santafesino, Pablo Farías, anunció que en los próximos días convocarán a legisladores nacionales para garantizar que el tema sea tratado durante el debate del presupuesto 2018 en el Congreso.

Tras las Paso del 13 de agosto, el gobierno del Frente Progresista (FPCyS), fuerza política que obtuvo una pobre cosecha de votos, volvió a la carga con su reclamo por la deuda histórica de la Nación con la provincia, que supera los 50 mil millones de pesos. Es que la incertidumbre por la falta de respuesta de la gestión de Mauricio Macri ya dificulta la elaboración del proyecto de presupuesto provincial 2018, a remitir en los próximos 30 días a la Legislatura.

Respecto de la actitud de la Casa Rosada, Farías señaló: "Esperamos que esta cuestión en particular no sea por la diferencia de signo político. Creemos sí que hay una mirada muy concentrada en asistir financieramente a la Capital Federal y a la provincia de Buenos Aires, volviendo a poner en debate incrementar el Fondo del Conurbano en detrimento de los recursos de los demás distritos del país. Pero sí nos parece que hay un manejo de fondos discriminatorio".

Acerca de la inminente convocatoria a los legisladores nacionales por Santa Fe, el ministro argumentó que "inquieta no saber si será posible contar con ese recurso para el presupuesto (provincial) 2018".

"Para eso tiene que estar previsto en el presupuesto nacional y, así que como se lo estamos requerimos a las autoridades nacionales, también les pediremos a los legisladores por Santa Fe que trabajen en ese sentido", fundamentó Farías.

Acerca del planteo a los legisladores, el funcionario añadió: "Les vamos a plantear que, al momento de tratar el presupuesto nacional, exista la posibilidad de incluir un monto que permita pensar que pueda empezar a pagarse en 2018 la deuda que tiene la Nación con Santa Fe".

"Si no incorporan en el presupuesto nacional ninguna respuesta a la deuda, tenemos tres senadores y 19 diputados a los cuales les preguntaremos qué opinan al respecto", puntualizó el ministro.

Asimismo, Farías no descartó que Santa Fe participe en la reunión de gobernadores organizada por el Centro Federal de Inversiones (CFI). "Es una convocatoria amplia y, si la temática tiene que ver con la distribución de fondos, estaremos presentes", afirmó, dejando en claro que no se trata de un encuentro exclusivamente de mandatarios provinciales del Partido Justicialista.

Por lo pronto, en la Casa Gris no plantean volver a judicializar el tema, aunque no desestiman apelar a esa vía en caso de que no avance el lobby con los legisladores nacionales por Santa Fe.

La deuda fue generada por el descuento indebido a Santa Fe del 15 por ciento de la coparticipación que le correspondía mensualmente, realizado durante la gestión kirchnerista y objetado luego por la provincia ante la Corte Suprema de Justicia.

El máximo tribunal aceptó el reclamo santafesino y ordenó la Nación la restitución de los fondos, más los correspondientes intereses.

Frente a la dilación de la Casa Rosada, la administración de Lifschitz cosechó el respaldo de todo el arco político y presentó una propuesta a la Nación para que efectivice el pago. Pero, hasta el momento, continúa sin una respuesta concreta.

El duelo

El 31 de julio pasado, en su visita de campaña para las Paso a Santa Fe, Macri se reunió con Lifschitz y, en ese contexto, abordaron diversos temas relacionados con las agendas en común que mantienen los gobiernos provincial y nacional.

"Hablamos de la deuda que mantiene la Nación con la provincia. Le insistí en la necesidad de encontrar una salida negociada y, si bien no aseguró nada, me dio la sensación de que había una mirada positiva y una predisposición a encontrar una solución. No hablamos de plazos", explicó por entonces el mandatario santafesino.

En el marco de la reciente campaña electoral, el gobierno nacional y la Intendencia de Rosario también se trenzaron en un fortísimo cruce respecto de la cantidad de empleados que tiene el municipio y el posible ajuste de la plantilla de personal como condición para hacer obras en la ciudad con financiamiento externo.

Si bien el ministro del Interior nacional, Rogelio Frigerio, negó de plano que le haya pedido a la intendenta Mónica Fein una reducción de la planta local para autorizar los aportes para infraestructura, la socialista ratificó que el funcionario de Macri le trasladó su intención de auditar los recursos que gasta el gobierno municipal.

"Nos parece que hay un manejo de fondos discriminatorio por parte del gobierno nacional"

Comentarios