Política
Lunes 26 de Mayo de 2008

Las entidades del campo cosecharon un histórico respaldo en Rosario

En un masivo acto frente al Monumento a la Bandera, como pocos se recuerdan en la historia de Rosario, el campo dio ayer una verdadera muestra de fuerza en la pelea que sostiene con el gobierno nacional. Ante semejante marco, desde el escenario arreciaron durísimas críticas contra la pareja presidencial...

En un masivo acto frente al Monumento a la Bandera, como pocos se recuerdan en la historia de Rosario, el campo dio ayer una verdadera muestra de fuerza en la pelea que sostiene con el gobierno nacional. Ante semejante marco, desde el escenario arreciaron durísimas críticas contra la pareja presidencial y advirtieron que si hoy no hay una solución concreta a las retenciones móviles, estaría casi decidido que mañana vuelven a las rutas.

  Una multitud de productores, comerciantes y familias completas de ciudades de todos los puntos del interior del país comenzaron a acercarse desde la mañana temprano al Monumento. Unas 200 mil personas fueron copando la costanera céntrica de Rosario de celeste y blanco, al ritmo de chacareras y mate. En segundo plano quedaron los pocos políticos de la oposición, que robaron por algunos minutos cámara hasta que arrancaron los discursos.

  Sin salirse del libreto previsto el sábado por las cúpulas de las cuatro entidades rurales, el primero en tomar la palabra fue el "quinto" dirigente, Alfredo De Angeli, encargado de que el mensaje llegara a las bases: "Si mañana (por hoy) no hay solución, el martes comienzan las acciones", azuzó, aunque insistió en el pedido de usar la "inteligencia en cada paso que demos", porque aseguró que "el gobierno quiere que lleguemos al punto de cortar rutas para enfrentarnos con la sociedad, pero si cortamos rutas va a ser por culpa del gobierno".

  En ese instante, mientras aún resonaban los aplausos a este ruralista que parece haberse convertido en el alter ego de dirigentes y productores, de aquello que quieren decir sin cuidar las formas, le reclamaban desde abajo para que también atendiera a los gobernadores (y, en menor medida, a intendentes y legisladores). "Ahora, ahora", respondió "El Melli" en una interacción entre palco y la tribuna, que se repetiría con cada uno de los dirigentes.

 

Oíd gobernadores. "A los gobernadores les pido que no entren en las chiquilinadas de la presidenta", dijo y bregó para que representen a quienes "los votamos" y no a la "chequera" del Estado nacional.

  La bronca agraria contra los mandatarios provinciales superó ayer holgamente a las críticas hacia el poder central, en una jornada donde parece haber quedado sellado el reinicio de la puja entre "el país del interior" versus Buenos Aires, de federales contra unitarios, pero ahora liderados por burguesías rurales.

  Después de que De Angelli repartiera dardos para todos lados, dejó el surco abierto para que los presidentes de las entidades más dialoguistas, Fernando Gioinio (Coninagro) y Luciano Miguens (Sociedad Rural), sembraran entre líneas algunas de las propuestas del campo para destrabar el conflicto: regalar la harina de trigo para el pan y doce cortes de carnes baratos para el consumo interno, pero que el resto se los deje exportar.

  Tras ellos, el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, retomó el discurso más crítico: "Queremos que sepan que a los legisladores los elige el pueblo y no un cheque de la Casa Rosada". Y con sesgo bien político: "Nosotros no somos la Unión Democrática ni la pareja gobernante son Perón y Evita", dijo, respondiendo así a la comparación que trazó la semana pasada el ex presidente Néstor Kirchner en un acto del Partido Justicialista.

  En este sentido, el presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, aseguró que "podrán querer decir que es un acto de la oposición, pero esto es mucho más, es el campo y la ciudad, el interior en su conjunto que decidió por fin dejar de delegarle a otro para construir presente y futuro".

  Y fue más allá: "El gobierno de los Kirchner es un obstáculo para el crecimiento", y remató la faena diciendo que la lucha es larga y que para el campo existe un solo camino: "Ganar o ganar", dijo en clara sintonía con De Angeli, de que si hoy no salen de la reunión con el gobierno con una respuesta a las retenciones móviles vuelven los piquetes a las rutas.

  "Queremos que el lunes manden los ministros a negociar y no a manosearnos", resaltó el dirigente federado.

Comentarios