Política
Lunes 12 de Junio de 2017

"La situación económica resultará neutra para estas elecciones"

El analista político Rosendo Fraga sostiene que la coyuntura económica no representará el talón de Aquiles del gobierno

El analista político Rosendo Fraga sostiene que la coyuntura económica, que muestra cifras dispares y, en varios casos, con índices negativos, no representará el talón de Aquiles del gobierno sino que tendrá una escasa incidencia en los ciudadanos a la hora de depositar su voto. "Con un crecimiento del 2 por ciento como está previsto e inflación superior al 20%, la economía resulta neutra para la elección. En un escenario así, los factores políticos juegan un rol preponderante", evaluó el consultor porteño.

En una entrevista con La Capital, el director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría cree que el oficialismo buscará en la polarización con el kirchnerismo (sobre todo, en provincia de Buenos Aires) y en la obra pública sus herramientas políticas más eficaces para ganar los comicios de medio mandato. Por otro lado, advirtió que la disputa bonaerense entre Cristina Kirchner y Florencio Randazzo puede judicializarse si el sector que impulsa a la ex presidenta le impide al otrora ministro del Interior competir en internas en el mismo espacio político.

—¿Cuál es el panorama general que se va prefigurando para las Paso?

—Frente a las Paso, Mauricio Macri ha impuesto en Cambiemos la política de que no se realicen y que las listas se cierren por consenso, teniendo él un rol relevante en la elección de candidatos. Hay tensiones con la UCR —pese a que encabeza las listas en más de la mitad de los distritos—, pero la sangre no llegará al río. Lo mismo ha ocurrido con las diferencias con Elisa Carrió.

—¿Qué ocurrirá en el PJ bonaerense? ¿CFK será candidata? ¿Le bloquearán a Randazzo su participación en la interna?

—Pienso que probablemente Cristina será candidata en la provincia de Buenos Aires y que el kirchnerismo intentará bloquear la presentación de Randazzo en las Paso. Pero el conflicto puede judicializarse y, entonces, tendrá un rol relevante el juez federal de La Plata con competencia electoral, que es un subrogante (Juan Manuel Culotta), considerado por la oposición como próximo al gobierno.

—Si Cristina, o el cristinismo, pierde las elecciones, ¿representa su sepultura política?

—Si Cristina pierde las Paso frente a Randazzo, puede ser su final político. Pero si queda segunda en la elección del 22 de octubre y entra al Senado, seguirá teniendo un rol, aunque difícilmente pueda volver a alinear al PJ a nivel nacional. Si gana, intentará retomar el control del peronismo y, si puede, intentará ser candidata en 2019, como también lo intentaron Carlos Menem y Eduardo Duhalde después de dejar el poder.

—¿Habrá una polarización entre cambiemos y el kirchnerismo?

—Entre Cambiemos y el kirchnerismo habrá polarización, pero sólo en la provincia de Buenos Aires. En el resto del país el peronismo se ha independizado del kirchnerismo, como lo muestran las tres elecciones locales que tuvieron lugar el 4 de junio pasado.

—¿Qué rol juega el resto del PJ que no está enrolado con Cristina?

—El resto del PJ busca terminar con la influencia K y, después de las legislativas, encontrar una fórmula competitiva para disputar la Presidencia en 2019. Cabe señalar que varios gobernadores (Juan Manuel Urtubey y Domingo Peppo entre otros), han sostenido que a Randazzo debe permitírsele competir en las Paso. Sobre 17 mandatarios del PJ, sólo dos (Alberto Rodríguez Saá y Alicia Kirchner) la están apoyando a la ex presidenta.

—¿Piensa que la coyuntura económica incidirá en las elecciones?

—Con un crecimiento del 2 por ciento como está previsto e inflación superior al 20%, la economía resulta neutra para la elección. En un escenario así, los factores políticos juegan un rol preponderante. El gobierno busca en la polarización y la obra pública, sus instrumentos más eficaces para ganar la elección.

—Si Cambiemos pierde provincia de Buenos Aires pero gana el resto del país, ¿cómo debe leerse políticamente el resultado?

—Ganar o perder la provincia de Buenos Aires es ganar o perder la elección. Así fue cuando Francisco de Narváez le ganó a Néstor Kirchner por dos puntos en 2009 y cuatro años más tarde, cuando Sergio Massa se impuso por cinco sobre Martín Insaurralde. El kirchnerismo decía que había ganado a nivel nacional, pero no logró imponer su interpretación. Además, es difícil que Cambiemos gane en todo el país, como parece adelantarlo las elecciones de La Rioja y Chaco.

—¿Cómo evalúa el posicionamiento del Frente Renovador (FR) de Massa, quien insiste en transitar la ancha avenida del medio?

—El proyecto Massa-Margarita Stolbizer va a atenuar la polarización bonaerense, pero le será difícil competir por el primer lugar. Pese a ello, está creciendo aprovechando que Cambiemos no ha definido candidatos. La consigna de la "amplia avenida del centro" ahora es: "No puede ser que nos obliguen a elegir entre un gobierno de los ricos y un gobierno de corruptos".

—Las Paso surgieron con el argumento de dar oxígeno a la política, pero sin embargo nadie quiere internas: Cristina dice que son "perniciosas" y Macri trata de que haya lista de unidad en todos los distritos.

—Las Paso surgieron para promover la participación en la política. En los hechos, son incómodas para los líderes, que prefieren eludir la competencia. En eso parecen coincidir Macri y Cristina. Pero en algunos distritos habrá, como tuvo lugar en Chaco una semana atrás.

Comentarios